EL CAMINO HACIA LA BUENA VIDA

Las cinco estrategias psicológicas de los filósofos clásicos para alcanzar la felicidad

Desde los epicúreos hasta los estoicos han ideado "trucos psicológicos" para disfrutar al máximo de nuestro día a día, que pueden resumirse en 5 claves

Foto: Disfrutar al máximo de cada momento es fundamental para alcanzar la felicidad. (Corbis)
Disfrutar al máximo de cada momento es fundamental para alcanzar la felicidad. (Corbis)

Vivir cada día como si fuese el último, buscar la felicidad en cada momento, en lo cotidiano, ya sea disfrutando del café mañanero o de la canción que comienza a sonar en la radio, es uno de los caminos para alcanzar la plenitud vital. Una suerte de carpe diem que divulgaron una buena parte de los filósofos griegos, desde los epicúreos hasta los estoicos. Tenemos 30.000 días de vida y ser infelices no es la mejor manera de aprovecharlos. Con el objetivo de sacarles el máximo partido, los pensadores clásicos establecieron una serie de estrategias psicológicas que pueden resumirse en las siguientes cinco claves.

Neutralizar las emociones negativas…

Ponerse siempre en lo peor tiene un efecto irónico en nuestra psique: nos damos cuenta de que no es para tanto. Pensar detalladamente en lo mal que podrían ir las cosas hace que seamos conscientes de que, en la mayoría de casos, somos unos exagerados y catastrofistas. De este modo, lograremos, a medio plazo, reducir la ansiedad y el estrés, dos de los peores enemigos del carpe diem, así como muchas de las emociones negativas que nos acechan en el día a día.

…y exaltar las positivas

Partiendo de esta suerte de psicología negativa, las enseñanzas de los estoicos iban todavía más lejos: imagínate que pierdes a las personas y a las cosas que más quieres en esta vida. ¿Te has dado cuenta ya de cuánto los aprecias? Según estos pensadores, basta con un pocos segundos para que los niveles de gratitud por lo que tenemos y el aprecio por nuestros seres queridos aumenten considerablemente. Una manera infalible para exaltar las emociones positivas. Eso sí, un tanto drástica.

Mantener viva la llama de la felicidad

La imagen que proyectamos hacia el exterior determina nuestro estado de ánimoLa tristeza y los malos momentos acechan constantemente nuestras vidas. El consejo de Séneca para darle la vuelta a estas sensaciones es tan evidente como efectivo, y diversos estudios científicos así lo han corroborado: fuerza una sonrisa, suaviza tu tono de voz y cálmate. Para el máximo representante del estoicismo, la imagen que proyectamos hacia el exterior determina nuestro estado de ánimo. De este modo, arquear las cejas en señal de enfado no hará más que aumentar nuestra ira, mientras que si tratamos de relajar nuestras expresiones faciales conseguiremos también relajar el espíritu. Así, lo que comienza como fingimiento termina por convertirse en una sensación real.

Disfrutar al máximo de lo cotidiano e intrascendental

En la mayoría de ocasiones no valoramos algo hasta que lo perdemos. Poca importancia le daremos al trabajo de los barrenderos hasta que una huelga de basuras nos haga ser verdaderamente conscientes de la labor que realizan, por ejemplo. Por eso, negarse de vez en cuando algunos de los lujos con los que disfrutamos a diario, de forma rutinaria y casi inconsciente, es una buena forma de apreciar el valor de las cosas que damos por sentadas. Por ejemplo, pasar un día sin tomar café hará que al día siguiente lo disfrutemos el doble.

La “auto-negación”, como la ha llamado el profesor de la universidad de Harvard y autor de Happy Money Michael Norton, consiste en “renunciar a algo (principalmente al dinero, en su caso) durante breves períodos de tiempo, para que cuando volvamos a tenerlo lo disfrutemos otra vez al máximo, como realmente se merece”. Por otra parte, este ejercicio psicológico hace que aumente nuestra fuerza de voluntad, a la que par que el beneficioso auto-control.

Seguir adelante a pesar de la adversidad

Saber perdonarnos no siempre es fácil, pero como proclamaba Epicteto, nunca hay que desanimarse ni renunciar a levantarnos cada vez que nos caigamos. Perdónate y sigue adelante. La autocrítica sólo es positiva en su justa medida, pero sigue siendo bastante peligrosa pues está asociada a la falta de motivación y de autocontrol. Asimismo, diversos estudios psicológicos han asociado la autocrítica a la depresión.

En resumen, los coach modernos poco más han aportado a las enseñanzas de los pensadores clásicos para vivir una vida más feliz utilizando para ello pequeños trucos psicológicos.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios