Un nuevo estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), realizado a partir de los datos del informe PISA 2012, compara las competencias académicas de los alumnos en función de la ocupación profesional de sus padres. El estudio, que se presentó ayer, ha puesto de manifiesto que, en general, los estudiantes cuyos padres son profesionales liberales (médicos, abogados o profesores, por ejemplo) tienen, de media, mejores resultados que aquellos cuyos padres son empresarios (directivos o CEO), y todos ellos mejores calificaciones que el resto de trabajadores.

Las diferencias entre países desarrollados son importantes, pero son si cabe más preocupantes las que ocurren dentro de nuestras fronteras. El informe PISA recopiló los datos por separado de estudiantes de 14 comunidades autónomas (faltan los de Canarias, Castilla-La Mancha, Valencia, Ceuta y Melilla) y, en esta nueva revisión, puede consultarse la diferencia entre regiones en función de la ocupación de las familias de los niños.

Competencias en matemáticas en Navarra y Extremadura, según ocupaciones de los padres. (OCDE)Competencias en matemáticas en Navarra y Extremadura, según ocupaciones de los padres. (OCDE)Resulta impactante comparar las calificaciones en matemáticas de los alumnos navarros, que sacaron las mejores notas, y extremeños, que sacaron las peores. De media, los primeros obtuvieron una puntuación de 517, y los segundos 461. Esta diferencia equivale a casi un año y medio de escolarización, tal como apuntó la propia OCDE cuando se presentó el informe PISA el pasado diciembre.

Pero la diferencia es aún más sangrante si comparamos las notas que sacaron los hijos de los científicos navarros (los que sacaron mejores notas) y los hijos de los basureros extremeños (que sacaron los peores). En este caso la diferencia es de unos 130 puntos, lo que equivale a unos tres años y medio de escolarización. Comparaciones similares se pueden realizar entre todas las comunidades. Un agricultor catalán, por ejemplo, sabe más matemáticas que el hijo de un directivo o empresario extremeño, y que los retoños de los trabajadores manuales y de servicios de Andalucia. Así mismo, el hijo de casi cualquier trabajador de Castilla y León, la comunidad que mejores puntuaciones obtuvo en ciencias, tiene mayores competencias en esta materia que el hijo de un CEO murciano, la comunidad en la que se registraron las peores calificaciones.

Si comparamos Cataluña con Madrid, algo que parece estar muy de moda, se observa que los niños madrileños tienen mejores cualificaciones que los catalanes en todos los perfiles. No obstante se observa una notable diferencia entre los hijos de profesionales liberales madrileños, que obtienen una mejor calificación que los de los catalanes, que no existe entre los hijos de directivos y empresarios, que sacan prácticamente la misma nota. 

En la herramienta web que la OCDE ha diseñado para consultar estos datos se pueden comparar las calificaciones de todas las comunidades entre ellas y entre la media española. Estas son las principales conclusiones, por regiones, que se pueden extraer del informe.

Andalucía

La  comunidad más poblada de España destaca por una patente falta de equidad. Si bien todos los perfiles presentan un rendimiento menor a la media de España, los hijos de médicos, abogados o profesores son los que obtienen mejores resultados. La brecha educativa es muy grande entre los hijos de los profesionales liberales y los de campesinos u obreros. En concreto, el rendimiento en matemáticas del hijo de un médico es más de 90 puntos superior al del hijo de un jornalero: esto supone una diferencia de en torno a dos años y medio de escolarización. La diferencia es similar en el resto de áreas de conocimiento analizadas en el informe.

Aragón

En Aragón los hijos de los profesionales de los negocios y la administración son, con diferencia, los que mayor rendimiento obtienen en todas las materias analizadas (matemáticas, lectura y ciencias). Es destacable que los hijos de directivos y empresarios obtienen peores calificaciones que los retoños de técnicos y administrativos, y están cerca la media de España, pese a que el resto de perfiles de la comunidad se sitúa por encima. De nuevo son los trabajadores no cualificados del sector primario los que tienen una competencia más baja en todas las materias, con una diferencia de casi 100 puntos (casi tres años de escolarización) respecto a los hijos de los profesionales de la empresa.

Asturias

En el Principado son de nuevo los hijos de científicos, abogados, médicos y profesores los que tienen un mayor rendimiento en todas las materias. En esta comunidad las calificaciones de los hijos de directivos y CEO, aunque sigue siendo menor que el de los profesionales liberales, está por encima que la del resto de perfiles. Lo hijos de mineros y trabajadores de la industria de procesado alimentario son los que menores competencias muestran: hay casi 100 puntos de diferencia entre los niños de estas familias y las de los profesionales liberales. La calificación de todos los perfiles está por encima de la media española, excepto el de los profesionales cualificados de la agricultura, la silvicultura y la pesca, que están por debajo.

Islas Baleares

El rendimiento académico de los estudiantes de Baleares es menor que el de la media española. Curiosamente, las únicas familias que rompen la norma son las formadas por profesionales cualificados del sector primario, cuyos hijos tienen un rendimiento mucho mayor que la media para este perfil de España. De nuevo son los hijos de profesionales liberales los que obtienen mejores cualificaciones.

Cantabria

Cantabria es otra de las comunidades donde el rendimiento académico de los estudiantes está por encima de la media española. Los hijos de profesionales liberales obtienen mejores cualificaciones que el resto de alumnos en todas las materias. Destaca también el bajo rendimiento de los hijos de directivos y CEO, que está por debajo del de todo tipo de managers y profesionales. De nuevo existe un abismo entre los alumnos con peores notas –los hijos de los operarios de la industria alimentaria– y los que obtienen las mejores –los hijos de científicos e ingenieros– de unos 100 puntos.

Castilla y León  

Los estudiantes castellanoleoneses son de los más aplicados de España: segundos en matemáticas, terceros en comprensión lectora y primeros en ciencia. Es una de las pocas comunidades que puede presumir de una brecha menor entre los distintos perfiles: la diferencia entre los estudiantes con peor rendimiento –los hijos de profesionales de la limpieza y la construcción– y los que obtienen mejores notas –los hijos de profesores– no llega a los 75 puntos y, aunque sigue siendo mucho, está entre las más bajas de España.

Cataluña

En Cataluña los alumnos también superan en competencias académicas a la media española, pero la equidad, de nuevo, brilla por su ausencia: más de 100 puntos separan a los hijos de profesionales de la limpieza y obreros de los hijos de abogados o profesores. Cabe destacar que en Cataluña el rendimiento de los hijos de empresarios y directivos, aunque es más bajo que el de los retoños de los profesionales, es algo más alto de lo normal.

Extremadura    

Los estudiantes extremeños son, con los murcianos, los que peores calificaciones académicas obtienen de toda España. La equidad es también una de las más bajas: la diferencia en conocimientos matemáticos del hijo de un médico y el de un basurero es de casi 150 puntos, en torno a 4 años de escolarización. Cabe destacar, además, que mientras los hijos de profesionales liberales extremeños obtienen cualificaciones por encima de la media española, los hijos de directivos y empresarios están muy por debajo de ésta.

Galicia

Galicia es otra de las comunidades que supera a la media española en rendimiento académico. La diferencia entre los distintos perfiles es importante, pero menor que en las regiones del sur de España. En esta comunidad son los hijos de administrativos y trabajadores del mundo de los negocios los que obtienen mejores cualificaciones, los hijos de agricultores y ganaderos los que obtienen las peores. Es también destacable las malas cualificaciones que obtienen los hijos de empresarios y directivos, por debajo de todos los profesionales y técnicos e, incluso, peores que las de los hijos de electricistas o vendedores. La calificación de las familias cuyos padres tienen ocupaciones básicas o de baja cualificación es mayor que la media de España, la de las familias de profesionales y directivos es menor.

La Rioja

La comunidad de La Rioja es una de las que mayores desigualdades presenta. Los hijos de agricultores, leñadores y pescadores obtienen un rendimiento en torno a 130 puntos menor que los hijos de los profesores –los que mejor notas sacan–. Esto supone una diferencia abismal de algo menos de cuatro años de escolarización. Las calificaciones, en cualquier caso, son mayores que la media española en todos los perfiles, pero es más pronunciada entre hijos de profesionales y técnicos, mientras que los hijos de directivos se encuentran en un rango similar a la media.

Madrid

Los alumnos madrileños son de los más aplicados de España: terceros en matemáticas, primeros en comprensión lectora y segundos en ciencias. En la comunidad de Madrid son los hijos de los profesionales de la información y la tecnología de la comunicación los que obtienen un mayor calificación en todas las materias (son, además, los que mejor puntuación obtienen en matemáticas de toda España). Su calificación es en torno a 100 puntos superior al de los hijos de obreros de la construcción, los que peores notas sacan.

Murcia

La Región de Murcia es, junto a Extremadura, la comunidad cuyos estudiantes tienen un peor rendimiento académico. Los hijos de los trabajadores de la construcción de Murcia son, en concreto, los que obtienen la puntuación más baja en matemáticas de todos los perfiles de España. Hay que destacar también que los hijos de los empresarios murcianos tienen unas calificaciones menores que las de todos los profesionales de rango superior y medio de la Región.

Navarra

Los estudiantes navarros son los mejores de España en matemáticas, segundos en comprensión lectora y cuartos en ciencias. Son los hijos de científicos, abogados y profesores los que obtienen mejores calificaciones; los de limpiadores, electricista y cuidadores los que peores. La diferencia entre el perfil con mejor cualificación y el de menos es de 75 puntos, por lo que la equidad es algo mayor que en la mayoría de zonas de España. Todos los perfiles se encuentran por encima de la media del país.

País Vasco

En Euskadi son, de nuevo, los hijos de los profesionales liberales los que obtienen un mayor calificación académica. Cabe destacar que en esta comunidad los hijos de directivos y empresarios obtienen mayor cualificación que en el resto de regiones, sólo por debajo de los hijos de científicos, abogados, médicos y profesores. Las competencias académicas de los estudiantes vascos hijos de operarios, trabajadores manuales y personal sin cualificación está muy por encima de la que obtienen de media estos en el conjunto de España.