DATE CUENTA DE QUE NO ERES EL ÚNICO

Diez pautas para salir adelante cuando te humillan en el trabajo

Cualquier estudiante de psicología conoce a R. J. Sternberg, uno de los más grandes autores de la materia. Pero nada impide que seas humillado

Foto: Las crisis profesionales son complicadas de llevar, pero hay salida. (Gary Houlder/Corbis)
Las crisis profesionales son complicadas de llevar, pero hay salida. (Gary Houlder/Corbis)
Autor
Tags
    Tiempo de lectura6 min

    Cualquier estudiante o aficionado a la psicología conoce a Robert Jeffrey Sternberg (New Jersey, 1949). Basta adentrarse en materias como la inteligencia, la creatividad, el amor, el odio o la sabiduría para encontrar artículos científicos con su firma. Su carrera es digna de elogio: hizo el doctorado en Stanford, fue profesor de la Universidad de Yale y presidente de la Asociación Americana de Psicólogos.

    A juzgar por su impresionante currículum, parece que a Stenberg le ha ido de perlas durante toda su vida profesional. Pero no es cierto. Tal como ha explicado en una tribuna publicada la semana pasada en The Chronicle of Higher Education, durante su carrera ha tenido que lidiar con grandes crisis en las que, asegura, se sintió humillado y quiso que le tragara la tierra. La última hace sólo unos meses, cuando con 63 años aceptó el cargo de rector de la Universidad de Wyoming, para salir escaldado sólo unos meses después.

    Robert J. Sternberg. (University of Wyoming)
    Robert J. Sternberg. (University of Wyoming)
    “Me encantaba mi trabajo como preboste y vicepresidente de otra universidad pero creía que la nueva institución encajaba con mis valores y creencias sobre la educación superior”, explica Sternberg en la tribuna. “Después de cuatro meses, me di cuenta de que en la nueva universidad no compartían ni mis creencias ni mis valores. Fue un golpe muy duro. Otra vez más”.  El pasado diciembre Sternberg renunció a su cargo y ha vuelto a la docencia en la Universidad de Cornell.

    No era la primera crisis a la que se enfrentaba. Y de nuevo, pese a la vergüenza, la humillación y el enfado inicial, ha logrado recuperarse. “Al reflexionar sobre lo que he pasado me he dado cuenta de que, en cada crisis, hice 10 cosas, o al menos intenté hacerlas, que me ayudaron a superar la situación, y que podrían ayudarte a ti también”, apunta Sternberg. Estos son sus consejos.

    1. Date cuenta de que no eres el único

    “No importa lo dura que sea la crisis, alguien más habrá pasado por lo mismo, y probablemente lo haya pasado peor que tú”, explica el psicólogo. El problema, explica, es que puede que no conozcas a esa persona; pero existe, y harías bien en buscarla. “Parte del proceso de recuperación después de un revés profesional pasa por darse cuenta de que estas crisis no son algo extraordinario que sólo te pasa a ti. Aunque varíen en lo específico, hay experiencias que todo el mundo ha vivido”.

    2. No basta con la inteligencia, tienes que ser resistente

    Sternberg echa mano del concepto de resiliencia, la capacidad humana de recuperarse frente a las adversidades que, asegura, es esencial para superar este tipo de crisis. En estos momentos tu inteligencia, cognitiva y emocional, sirve de poco. Lo importante es que logres salir del paso. Y para esto hay que ser fuerte.

    3. La mayor parte de las veces no es nada personal

    Una de las grandes crisis que vivió Sternberg en su carrera profesional estuvo relacionada con la retirada de una subvención que iba a financiar uno de sus más ambiciosos proyectos. Su grupo se quedó en la estacada y el psicólogo las pasó canutas para encontrar a un nuevo mecenas. “Tras una serie de rechazos de las agencias que reparten las subvenciones, empecé a pensar que tenían algo personal en mi contra, hasta que hablé con el receptor de subvenciones más exitoso que conocía. Vi que su tasa de rechazo era similar a la mía. Sencillamente, él no paraba de mandar solicitudes”.

    A veces todo sale mal, pero es importante entender que no es nada personal: basta buscar una “ruta de escape” que te permita salir adelante. El psicólogo, finalmente, logró encontrar financiación privada, aunque tuvo que dividir el proyecto con varias universidades.

    4. Aprende de la experiencia

    “Casi siempre puedes aprender algo de una crisis”, afirma Sternberg. Y es un conocimiento que es muy valioso a la hora de encontrar un nuevo trabajo: “La gente que te entreviste para un empleo estará tan interesada en como respondiste a una crisis, y qué aprendiste de ello, como en los detalles de tu labor profesional”.

    5. Mantén siempre una red de apoyo que te ayude en los momentos difíciles

    El famoso networking, nuestra red de contactos profesionales, es muy valioso para lo bueno, pero sobre todo para lo malo. Al enfrentarte a una crisis vas a necesitar apoyos dentro y fuera de tu actual trabajo, y cuanto más sólidos sean estos, mejor. Ante un revés profesional piensa en las personas que pueden ayudarte y no dudes ni un segundo en entrar en contacto con ellas. “Puedes pensar que te bastas por ti solo”, explica Sternberg, “pero vas a ser mucho más efectivo si tienes a alguien trabajando contigo o, incluso, para ti”.

    6. Utiliza tu tiempo libre para hacer algo que realmente disfrutes

    En medio de una crisis en lo último que piensa uno es en pasarlo bien, o hacer algo que no tenga relación directa con la solución de sus problemas inmediatos, pero no es una mala idea buscar otras actividades que te distraigan del lío en el que estás metido. “Hay momentos en los que lo importante es mantener un buen estado de ánimo”, asegura Sternberg. “Por ejemplo, yo siempre he querido aprender alemán, porque todo el mundo en mi familia lo habla menos yo. La última crisis me pareció un buen momento para empezar. Necesitas energía para renovarte profesionalmente, y esa energía tiene que venir de algún sitio. Así que mejor que venga de algo que te apetece hacer”.

    7. Piénsatelo dos veces antes de vengarte

    “He visto a gente en crisis gastar enormes cantidades de dinero y tiempo tratando de ejecutar su venganza”, explica Sternberg. “Los juicios, en particular, son enormemente costosos. Puede que tu causa sea justa, pero la cuestión más relevante es si trazar tu venganza es el mejor uso que puedes darle a tu tiempo, energía, reputación y dinero. ¿No sería más prudente centrarse en trazar un nuevo futuro?”.

    8. No te escondas

    Después de una crisis todos queremos desaparecer, y cuanto más humillante es la situación menos ganas tenemos de plantarle cara. Pero la única manera de salir adelante es tirar de valentía y orgullo y plantarle cara a la situación. “Necesitas mostrarle a la gente que la crisis no te ha destrozado, y que estás listo para salir adelante y superar los obstáculos que has encontrado en tu camino”, asegura Sternberg.

    9. Observa la crisis como una oportunidad

    “Este, créeme, es el paso más importante”, asegura el psicólogo con rotundidad. Se trata de una afirmación manida, pero Sternberg asegura que, tras superar sus reveses profesionales, su carrera fue a mejor. Como dice el refrán: “nunca desperdicies una buena crisis”.

    10. Pasa página

    La crisis laborales, como explica el psicólogo, no son muy distintas a las rupturas de pareja: “Cuanto más inmerso estés en el pasado, más difícil será que avances hacia el futuro. Cuanto más tiempo gastes obsesionado por aquello que no ha funcionado menos tiempo tendrás para pensar qué hacer en adelante”. 

    Alma, Corazón, Vida
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    1comentario
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios