Jueves, 18 de julio de 2013

CUANDO EL ROCE HACE EL CARIÑO

La verdad sobre el sexo en el trabajo: la mitad de tus compañeros se han liado

La verdad sobre el sexo en el trabajo: la mitad de tus compañeros se han liado
El 52% de los trabajadores asegura haber mantenido relaciones con sus compañeros de trabajo. (Corbis)
11
Enviar
39
32
 
0
Menéame
Imprimir

El sexo entre compañeros de trabajo está más que generalizado, y no son pocas las encuestas que lo corroboran. Las conclusiones de todas ellas coinciden en lo más sustancial: la mitad de los trabajadores han mantenido relaciones sexuales con sus compañeros, al menos puntualmente. La última encuesta de este tipo, realizada por el sitio web Business Insider a más de 2.500 personas, arroja algunos resultados novedosos, como que solo uno de cada diez se arrepiente de su desliz sexual o que el 84,5% ha fantaseado con alguno de sus compañeros o jefes.

Con pareja, casados o solteros, el roce hace el cariño, y cuando se convive durante ocho horas diariamente, es frecuente que este roce se acabe convirtiendo en sexo. De ahí, que las infidelidades más comunes se cometan con compañeros de oficina, principalmente, en aquellos trabajos “donde hay más posibilidades de convivir y establecer relaciones”, explica Miren Larrazábal, presidenta de la Federación Española de Sociedades de Sexología (FESS) y directora del Instituto Kaplan de Psicología y Sexología.

La moralidad ha dejado de ser una barrera para mantener relaciones en el trabajo. Un fenómeno que puede observarse ante el hecho de que 92% de los encuestados se muestran contrarios a que la dirección de la empresa prohíba explícitamente las relaciones entre compañeros, o que obligue a dar parte de ellas. Asimismo, dos de cada tres trabajadores consultados consideran que tener sexo con los compañeros es bueno, siempre y cuando no afecte a la carrera profesional de los implicados.

Sin mayores consecuencias, siempre que no sea con el jefe

Los únicos límites que se ponen al sexo en el trabajo tienen que ver con las jerarquías. El 65% desaprueba estas relaciones cuando se producen entre jefes y subordinados. Una situación atípica según los participantes en la encuesta, pues solo el 17% de los que reconocieron haber mantenido relaciones en el trabajo, las tuvieron con sus superiores. Sin embargo, este dato contrasta con las respuestas de los trabajadores que ocupan puestos de dirección, pues el 35,5% asegura haber tenido alguna relación con los subordinados. La cadena de mando parece ser la única barrera que se mantiene en pie entre los compañeros de trabajo a la hora de dar rienda suelta a los deseos íntimos. A pesar de que solo uno de cada diez asegura que este hecho lo ha perjudicado laboralmente. Para la gran mayoría no ha tenido consecuencias profesionales directas.El 65% desaprueba estas relaciones cuando se producen entre jefes y subordinados

Perjudique o beneficie la mezcla entre sexo y trabajo, para la experta en relaciones laborales de Business Insider, Liz Ryan, la atracción entre compañeros es “inevitable” y puede funcionar perfectamente. “Lo que nunca funcionará es cuando las personas que mantienen una relación sentimental de tú a tú, tengan otra relación profesional de subordinación. Es decir, uno no puede salir con su jefe o con el jefe de éste porque se trataría de una relación injusta”, añade Ryan. Su propuesta si lo que finalmente triunfa es el amor es que “alguien va a tener que cambiar de trabajo. Si puede ser dentro de la misma empresa, bien, si no tendrá que ser en otra”.

¿Qué es lo más correcto?

Otra de las recomendaciones de la coach en asuntos laborales, a la vista de las estadísticas que muestran una clara tendencia a mantener relaciones entre compañeros es que, al menos, “no se demuestre el afecto en público, pues es algo que incomoda al resto de trabajadores”. Sin embargo, solo el 5% de los encuestados dijo haber abandonado su puesto de trabajo para poder mantener una relación consentida con un superior o subordinado.

Para Ryan es urgente visibilizar este fenómeno y se trate más abiertamente porque, “si continuamos de espaldas a la realidad, los departamentos de recursos humanos nunca sabrán cómo afrontar este tipo de situaciones y todos saldremos perdiendo”, sentencia.

11
39
32
 
0
Menéame

LA OPINIÓN DE LOS LECTORES

11

COMENTARIOS

Escribe el tuyo

11Mateo Ricci 19/06/2013 | 16:26

#6 Exacto, por eso las relaciones jefe-empleado cuajan de un modo extraño. A eso se refiere el artículo.

Pero no se preocupe. Mi jefe me avisó [sic] que la primera duele, la segunda escuece y la tercera se agradece.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

10rodionito 31/05/2013 | 19:12

#9 Pero hombre... ¿qué sería la vida sin ese tipo de problemas? Por otro lado es casi inevitable tener un lío con alguien del trabajo, ya que entre el aumento de las horas que se echan, la falta de tiempo para salir por ahí, el precio de la gasofa, etc., etc., etc... Pues en algún lado habrá que tener el caladero.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 1

9Arcano1964 31/05/2013 | 17:35

El refranero es sabio: "donde tengas la olla, no metas la p*lla"

[Con perdón]

No hay mejor forma de crearse problemas

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 1

8escopolomino 31/05/2013 | 16:08


Es sólo una pregunta...... Si este artículo se ha redactado en EL CONFIDENCIAL, y EL CONFIDENCIAL es un centro de trabajo......¿Quiere decir que esto es lo que pasa en EL CONFIDENCIAL?....porque si alguien me dice que todas las mujeres ponen los cuernos,y ese alguien está casado, quiere decir que su mujer tragará rabitos...pues eso,pues nada, que yo sólo pregunto....que era sólo por preguntar, ná más...haber si vamos a pollas y pensar lo que no.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

7juan azaceta 31/05/2013 | 14:35

Un poco de aritmética, por favor. Claro que el porcentaje de subordinados que ha tenido relaciones con los jefes es muy inferior al de los jefes que han tenido relaciones con los subordinados; es que los jefes son muchos menos que los subordinados.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

6clgg 31/05/2013 | 12:15

Totalmente cierto, todos los días mi jefe nos da por el culo a todos los empleados.
Eso es sexo verdad?

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 2

5josefsg 31/05/2013 | 10:41

Prefiero no tener sexo en la oficina. Deberíais de ver a mis compañeras.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

4ambierto 31/05/2013 | 10:14

¿Este tipo de artículos está basado en estudios reales? Porque me parece a mi que en algunos trabajos poco se hace, así que en otros estarán todo el día juntando los cacharritos de mear...

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

3ambierto 31/05/2013 | 10:14

¿Este tipo de artículos está basado en estudios reales? Porque me parece a mi que en algunos trabajos poco se hace, así que en otros estarán todo el día juntando los cacharritos de mear...

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

2Pedromorkon 31/05/2013 | 10:13

De la misa, la media...Menos lobos.. Todos los artículos de este sector del periódico versan sobre lo mismo: la promiscuidad hombre-mujer.. Si hoy es esto ayer fue lo fácilmente que mi mujer me puso los cuernos, aunque ella no quería, claro.. Todos están orientados a lo mismo: promocionar la promiscuidad, acostumbrarnos a que "eso de la infidelidad" ocurre y no lo podemos evitar...que es lo mas normal.. Yo diría que el que escribe no relata el comportamiento humano.. sino sus imaginaciones y fantasías.. Psicología novelada..
Ya tenemos bastantes cuernos en esta sociedad para que, encima, nos ofrezcan mas compo plato del día.. ...

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 1

CONÉCTATE A LA ACTUALIDAD

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN
BoletínUrgentes
Las más, patrocinado por Caja Mar
ANÚNCIATE BOLETÍN
Nov
2012
1ª Edición
2ª Edición
L
M
X
J
V
S
D

HEMEROTECA

Mostrar Calendarios