Sábado, 20 de julio de 2013

A FONDO: DE LA MERITOCRACIA A LA PARENTOCRACIA

Las profesiones en las que sólo pueden trabajar los 'hijos de'

Las profesiones en las que sólo pueden trabajar los 'hijos de'
En los servicios profesionales de élite la endogamia es la norma. (Corbis)
19
Enviar
116
89
 
0
40
Imprimir

“Como te puedes imaginar”, explica Manuel, abogado junior de uno de los grandes bufetes españoles, “la realidad es que en el trabajo te encuentras de todo. Hay mucho talento reconocido, pero también hay mucho fraude. Mucha desigualdad. Hay una tendencia un  tanto perniciosa, por la cual para entrar en grandes firmas tienes que tener un contacto importante y una presencia social destacada, o haber pasado por algún máster de prestigio que, normalmente, viene dirigido e impartido por profesionales de las grandes firmas”. ¿No entra nadie que no venga “recomendado”?. “Puedes ser un fuera de serie”, reconoce Manuel. “Pero no me refiero a ser muy bueno, me refiero a estar dentro de los 5 primeros de la promoción”.

Manuel, como todo buen abogado, toma precauciones. Asegura que no conviene generalizar, pero es de la opinión de que estamos asistiendo a un cambio en la manera en que se accede a los grandes despachos: “Mientras que el recruitment más old school ha venido reconociendo siempre la excelencia, el talento y las aptitudes por encima de todo, en la actualidad se viene imponiendo más el tema del reconocimiento social y las líneas de acceso predefinidas”. La cruda realidad es que, si no eres parte de la alta sociedad, hay profesiones en las que nunca podrás llegar a lo más alto.  

Los servicios profesionales de mayor nivel han vuelto a apostar por el elitisimoPara Xavier Martínez-Celorrio, profesor de Sociología en la Universidad de Barcelona, los servicios profesionales de mayor nivel (grandes despachos de abogados, consultorías, banca…) han vuelto a apostar por el elitisimo, dejando a un lado la meritocracia: “En lugar de promover un reclutamiento competitivo y abierto al talento global y multicultural que aspire a reflejar la diversidad cosmopolita, estas grandes firmas anteponen el poder de clase y la adscripción selectiva de candidatos. No importa el talento, sino el cierre dinástico de clase”.

La educación, principal impedimento

Pedro trabaja en el departamento financiero de una gran consultoría. Para escalar en su  empresa, asegura, hay que trabajar duro y tener talento: “Por lo general la meritocracia se respeta. Si no obtienes los resultados esperados, te echan, independientemente de quién seas. Quizá el pijerío sea más evidente entre la gente de menos experiencia, lo cual, en mi opinión, demuestra que si bien uno se ha podido valer de su estatus social para acceder a un primer puesto de trabajo, para mantenerse eso ya no es suficiente”.

Ahora bien, para acceder a trabajar en las consultorías más prestigiosas has tenido que recibir una educación de élite a la que, tal como explica Pedro, pocos tienen acceso: “En las tres grandes consultorías estratégicas, que ofrecen los salarios más elevados, y te dan un dinero de entrada sólo por fichar con ellos –unos 4.000 o 5.000 euros– para que te compres trajes en sastrerías determinadas, el perfil mayoritario se corresponde con jóvenes de familias con dinero. Pero la razón por la que esto sucede no es porque tengan una mayor red de contactos, sino porque son los que pueden pagar unos estudios elitistas en el extranjero”.

La educación es la gran barrera que impide que las mentes privilegiadas de las clases menos adineradas accedan al nivel más alto de la escala profesional, algo que acaba con la meritocracia para instaurar lo que el profesor de Ciencias Sociales de la Universidad de Cardiff, Philip Brown, bautizó en los noventa como parentocracia: “un sistema en que la educación que recibe un niño se corresponde con la riqueza y los deseos de sus padres, más que con sus habilidades y esfuerzo”.

La educación que recibe un niño se corresponde con la riqueza y los deseos de sus padres, más que con sus habilidades y esfuerzoSegún apunta Martínez-Celorrio, la parentocracia es la base de “una nueva regulación social que sustituye y diluye la meritocracia y la igualdad de oportunidades”. En su opinión, esta sustitución comenzó en la década de los noventa, “de manos de las políticas neoliberales que remercantilizan la educación y fomentan los rankings de escuelas”. Aunque, tal como explica el profesor, el origen de esta tendencia  se encuentra en Estados Unidos y Reino Unido, el fenómeno también es observable en España, sobre todo desde la cohorte de nacidos entre 1971-80: “Es un proceso al que no prestaron atención los gobiernos socialdemócratas de Zapatero y que será agravado con las políticas fiscales, laborales y educativas del Gobierno Rajoy (2011-2015) que perfilan una parentocracia con mayor rigidez social como algo connatural e inevitable”.

1
2
3
Página siguiente »
19
116
89
 
0
40

LA OPINIÓN DE LOS LECTORES

19

COMENTARIOS

Escribe el tuyo

19xdavidx 13/04/2013 | 16:48

Curioso que lo diga Maria Valle quien omite su apellido [Mariscal de Gante]. De que nos suena ese apellido? Pasó de estudiar en el IE a ser directora, asi sin mas.

Becas en el IE dice, jajaja. Siempre que hagas tu reserva de plaza previa, soltando 10 mil lereles.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

18lagardere 13/04/2013 | 09:52

Creo que el articulo da en el clavo; de hecho siempre he pensado que las oposiciones a la categoría A de las administraciones publicas se ha convertido en la verdadera oportunidad para los hijos de las clase media española; cualquier hijo de un pescador con tenacidad y esfuerzo puede llegar a ser juez, abogado del estado, etc..y llegar a ser un reconocido profesional

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

17V. HUGO 23/02/2013 | 20:38

#2 cuando hablo de triangular, hablo entre otras cosas de haber participado en organizaciones y/o haberte comprometido con la sociedad, haberte movido lo que de forma indirecta te da visibilidad y te permite construir una red de contactos. El networking no sólo es cuestión de apellidos, para terminar, lo de contratar enchufados con apellidos XXL es un camino fácil [lo normal salvo que sea un impresentable, que los hay, es que le abran las puertas al día siguiente] y debemos recordar que aquí el largo plazo no lo mira ningún CEO, ni director Gral. porque si de verdad se mirara el largo plazo, a estos pájaros los bonus se les pagarían de forma escalonada a lo largo de los años una vez comprobado que la estrategia que aplicó en su día era la correcta así no tendríamos por ejemplo el problema que tenemos con las entidades financieras, este cáncer aplica a todos los sectores, cortoplacismo + falta de principios y valores.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

16martinez-boltzmangasse 23/02/2013 | 20:26

#3 No sé Vd., pero yo desconfío de los tipos con gemelos.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

15abuelo 23/02/2013 | 18:37

Ciertamente hacen falta perfiles comerciales, de los que el artículo llama "business developers", y es un hecho que tipos con abundantes guiones y preposiciones en sus apellidos tratan de hacerse con dichos puestos de "conseguidores" basados en ese gran mérito. Algunos de ellos, naturalmente tiene otros talentos y son técnicamente competentes, pero en general, una vida social dedicada a gastar el dinero por heredar, no deja mucho tiempo para el desarrollo de habilidades técnicas. Del mismo modo que lo contrario, permite desarrollar habilidades técnicas y no sociales. El problema es que a la hora de cerrar un negocio, y de poner pasta encima de la mesa, a mi como hombre de negocios me sude los cojones o no, si veraneas en Sotogrande, presumas de conocer a no se quien del colegio-ski-montería, o vas a tal o cual restaurante de postín entre risotadas varias. Una cosa es ser simpático, y otra que cuadren los números y sepas de qué hablas. Las 2 cosas son necesarias. El problema es el exceso de "singer-mornings" y fantasmas pretendiendo vivir exclusivamente de apellidos y compadreo. No hay para todos: esta crisis que vivimos a cada uno lo esta poniendo en su sitio.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

14monza65 23/02/2013 | 18:23

#10 Yo he sido testigo de una persona a la que se le negaba la licencia de actividad de su empresa porque el empresario no quería coger a la hija del alcalde de secretaria que no valía para nada...
Mientras en este país se decida "conceder" una licencia o una subvención o necesites algo que dependa de la administración mediante la gracia del funcionario de turno....
Y lo de "ser hijo de..". no hay más que ver las "universidades privadas" que han surgido para que los hijos de papá puedan tener un título universitario, que salvo Deusto, Icai o Pamplona, no valen ni siquiera para empapelar el baño.
Porque papá, ¿a quién le va a dejar el negocio sino a su hijito o hijita que no vale para otra cosa.....? ¿Todos estos que no saben delegar a quién se lo van a dejar si no?

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

13Panglos 23/02/2013 | 17:39

#9 Eso ocurre en Caminos, donde la profesión liberal como tal es inexistente. Si le cuento como se logra entrar en cualquier administración pública siendo arquitecto profesional liberal, para poder tener ocasión de licitar siquiera con garantías de que verán tu propuesta o para lograr cualquier tipo de encargo privado, a precio de asistenta del hogar, se le caerían los palos del sombrajo. En este pías llamado "Expaña" quien no tiene un padrino no se bautiza.
Saludos

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

12txapineruno 23/02/2013 | 14:23

En el tintero se han quedado otras actividades profesionales, que también se las traen con el amiguismo y la parentela. Por ejemplo,los Ingenieros de Caminos y otras especialidades de la Ingeniería, donde se mueven intereses impresionantes y se cierran las puertas a quienes no tienen parentela o amiguetes que den el visto bueno, no solo desde los Colegios Profesionales, en donde discriminan a los colegiados hasta las mismas secretarias. Y vaya negociado el tener que pagar una colegiatura prácticamente de por vida, para poder ejercer una profesión que se ha conquistado en los claustros y se le ponen palos en las ruedas cuando se trata de ejercerla, con accesos discriminados.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

11telefonica 23/02/2013 | 14:06

#4 Está ocurriendo lo mismo en Telefónica, quienes son Directores Generales? Todos los que han estado en los últimos 10 años han resultado ser unos profesionales impresionantes, vean donde están ahora la mayoría de estos Directores Generales, si són buenos lo lógico es que siguieran o no? Para ser Director General en empresas de ésta dimensión tienes que tener un padrino como la copa de un pino, pero luego vienen los resultados, pero no importa, como son multinacionales, no pasa nada, te cambian de área y a otra cosa mariposa, distinto sería sí de verdad la empresa fuera del Presidente, ya veríamos sí de verdad les colocarían en estos puestos, pero como el dinero es de los accionistas, no pasa nada.
Por supuesto, en estos puestos no dejan acceso al resto de españoles, y si no miren Vds. los apellidos y la procedencia de los mismos.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

10roses 23/02/2013 | 13:55

No hace falta irse a EEUU ni a Gran Bretaña para cpomprobarlo, pero no se trata solo de abogados y firmas financieras, en otras profesiones menos "conservadoras" se repiten los apellidos con una tranquilidad pasmosa, miren sino en el mundo de la farándula y en el de los medios de comunicación. La paja en el ojo ajeno pero en el nuestro una viga como un piano y sin querer verla!

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

CONÉCTATE A LA ACTUALIDAD

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN
BoletínUrgentes
Las más, patrocinado por Caja Mar
ANÚNCIATE BOLETÍN
Nov
2012
1ª Edición
2ª Edición
L
M
X
J
V
S
D

HEMEROTECA

Mostrar Calendarios