Jueves, 18 de julio de 2013

EL 62% DE LAS MUJERES INFIELES PIERDE PESO

Quizá el sexo no adelgace, pero tener una relación extramatrimonial sí

Quizá el sexo no adelgace, pero tener una relación extramatrimonial sí
El estrés y los cambios conductuales que conlleva la infidelidad nos hace perder peso. (Corbis)
7
Enviar
63
115
 
0
Menéame
Imprimir

Hay quienes afirman que el sexo adelgaza, pero cada vez más investigadores se muestren contrarios a tal afirmación. Peor lo que nadie parece poner en duda es  el papel que las relaciones extramatrimoniales tienen en el adelgazamiento de los adúlteros. Una nueva encuesta realizada en el Reino Unido ha puesto de manifiesto que ser infiel puede ser una útil –aunque inmoral– herramienta para perder esos kilos que nos sobran. Lo que no aclara, de todas formas, es si esta pérdida de peso se debe a los quebraderos de cabeza que mantener una doble vida amorosa proporciona, o si está originada por otras actividades más físicas, aunque las explicaciones señalan a ambas tesis.

Como mostraban los resultados de la encuesta, más de la mitad de los hombres infieles (exactamente, un 53%) perdieron peso después de comenzar la nueva relación. Un dato aún más significativo en el caso de las mujeres: un 62% de las mismas afirmaban que la infidelidad les hace perder peso. Además, la cantidad perdida era mucho más alta que en el caso de los hombres, ya que mientras los hombres perdían seis libras de peso (unos 2,7 kilogramos), las mujeres llegaban a pesar diez libras menos (nada menos que cuatro kilos y medio). Por supuesto, dichos resultados deben tomarse con precaución, ya que, aparte de las implicaciones éticas de la infidelidad, las razones que pueden causar este adelgazamiento no son nada saludables.

Un cambio conductual inesperado

Como buena actividad física intensa que es, practicar sexo provoca la pérdida de peso, o al menos eso dice la tesis más popularmente compartida. Los estudios suelen apuntar a que se pierden entre 100 y 300 calorías por cada sesión de media hora, una teoría bastante extendida. Sin embargo, el New England Journal of Medicine ha publicado recientemente un informe en el que pone en tela de juicio tal afirmación, e indica que la cantidad de calorías que se queman no es superior a las 3,5 en cada acto sexual. Desde luego, una cifra muy lejana a la defendida hasta la fecha, por lo que probablemente esta no sea la razón principal de la pérdida de peso de los adúlteros.

Dejando aparte explicaciones puramente físicas, lo que la mayor parte de psicólogos han aducido históricamente para explicar los cambios en la persona infiel, y que se producen a niveles muy diferentes, es que originan una serie de cambios conductuales que generalmente implican la pérdida de peso.

Este adelgazamiento causado por el estrés repercute de manera negativa en nuestra saludEl estrés es común a todos ellos, a pesar de que aparentemente una infidelidad estaría ocasionada por la búsqueda del placer. Para empezar, una relación extramatrimonial implica que debemos mentir a nuestra pareja (salvo que esta sea extremadamente liberal) y ocultarle información, así como compatibilizar agendas y emociones. Como han puesto de manifiesto diversos estudios, como el realizado en 2012 por un grupo de científicos de la Universidad de Nôtre Dame encabezados por Anita Kelly, mentir provoca que se liberen de manera inconsciente hormonas del estrés que, a su vez, hacen que el corazón lata a más velocidad, que la respiración se acelere, que la digestión se ralentice y que los niveles de serotonina aumenten.

Todo ello contribuye a la quema de calorías. Además, también cambia nuestra organización del tiempo. En algunos casos, los infieles han de saltar una comida para poder encontrarse con su amada (o amado), o encajar en su agenda dicho encuentro, lo que provoca que se coma más rápido o menos, o que se pase menos por casa, donde la comida siempre será más abundante y sana que picoteando algo entre horas. También el comportamiento manipulador, directamente relacionado con las relaciones adúlteras, puede causar estrés. Al mantenernos mucho más alerta para hacer encajar los relatos que ofrecemos a unos y a otros, el desgaste psicológico es sensiblemente superior.

Como señalan los responsables del estudio, “tener un affaire puede provocar un importante estímulo psicológico. Todos sabemos que cuando somos infelices tendemos a comer más y de forma menos saludable”, lo que conduce al engorde, una visión inocentemente positiva de las consecuencias de las infidelidades. Para afirmar tal cosa, hay quienes identifican felicidad e infidelidad, pero la experiencia ha demostrado que no suele ser lo más frecuente.

7
63
115
 
0
Menéame

LA OPINIÓN DE LOS LECTORES

7

COMENTARIOS

Escribe el tuyo

7skeptical side 22/02/2013 | 18:44

esto viene a explicar algunas cosas entre los miembros PP

.....=.......

politicastros y periodistas tertulianos ...

el roce hace el goce......

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

6martinez-boltzmangasse 22/02/2013 | 15:04

#1 Es Vd. carne de cañón cornamental, mi pobre amigo.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

5jaimajua 22/02/2013 | 14:37

y II.-Cuando estudié estadística me pusieron un ejemplo real por error de muestreo: A finales de los cincuenta en una nación tan seria como Dinamarca llegaron a la conclusión de que las mujeres rubias tenían el triple de posibilidades de tener cáncer de mama [entonces terrible] sobre las morenas; un analista nada agudo mostró la falsedad de la conclusión: En la muestra se encontraban tres mujeres rubias por cada morena. Más acertada conclusión: la posibilidad es igual a unas que a otras. ¡¡¡Véase la diferencia de resultados!!!.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

4jaimajua 22/02/2013 | 14:32

[I] Algo sé de la estadística como ciencia; no demasiado pero lo suficiente como para valrar la inconsistencia de sus resultados según la metodología del muestreo.
Si yo hago una estadística de mi entorno me encuentro con que dos conspicuos adúlteros han engordado cómo si hubiesen dejado de fumar; uno lo explica por las comilonas que se da con su querida, otro por lo bien que cocna igual ejemplar; los demás -que yo conozca- ni fu ni fa.
En el terreno de los divorcios si que percibo que la mayoría de los varones están asténicos y adelgazados. La sobriedad anda pareja a su inhabilidad para comer en casa unas buenas judías con patatas y un poco de guindilla.
Mi estadística con mujeres adúlteras que conozca es escasa; las poquitas que conozco son prepotentes y casi presumen de 'cuernear' a sus maridos; salvo este perfil del "aquí estoy yo', no les he notado cambios apreciables.
O sea mi estadística ambiental me conduce a NADA; que creo que es a lo que debería conducir una con un muestreo superior; evidentemente a mí se 'me escapan' aquellos y aquellas de las que desconozco si son adúlteras o no.
[sigue en II]

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

3joseasturias 22/02/2013 | 09:53

#1
Totalmente de acuerdo, la lógica es aplastante. De hecho ellas, más intuitivas, nos suelen pillar en nuestras infidelidades porque, aparte de que no resistimos las ganas de comentarlo [sí, somos unos bocazas, renocozcámoslo], cambiamos de hábitos: de repente hacemos más deporte, nos volvemos más limpios, incluso cambiamos más de muda, etc, etc
Lo mismo sucede con los divorcios: mis amigos que se han divorciado, una vez superado el trauma inicial, han rejuvenecido 10 años o más; como dicen ellos, "es que ahora volvemos a estar en el mercado".
Y claro, tienen que ganarse el pan, ja, ja.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

2tumbita 22/02/2013 | 09:44

#1 Muy bueno tu comentario, aquí estamos ante la falacia "Cum hoc, ergo propter hoc", es decir , que una cosa vaya detrás de otra no quiere decir que la primera sea causa de la segunda.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 1

1Pipote63 22/02/2013 | 07:56

A ver paquetes...no confundáis causa-efecto.

No es que la infidelidad adelgace, es que para ser infiel has de encontrar socio o socia y es más sencillo ese proceso si no tienes sobrepeso, si no mides 1,60 y talla 44 etc...

Echad vistazo oficina, si tuvierais q apostar por 3 infieles sobre 50 personas en toda la planta donde apostaríais? Las gorditas chismosas pelotas? O alguna talla 38 rebelde y no acomplejada?

Y luego van los científicos y se ponen a contar las estilizadas dentro del universo de infieles....ains...qué manera de hacer estadísticas...así va todo

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 1

CONÉCTATE A LA ACTUALIDAD

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN
BoletínUrgentes
Las más, patrocinado por Caja Mar
ANÚNCIATE BOLETÍN
Nov
2012
1ª Edición
2ª Edición
L
M
X
J
V
S
D

HEMEROTECA

Mostrar Calendarios