Viernes, 19 de julio de 2013

DIETAS QUE NUNCA DEBEN SEGUIRSE

Así no: los seis peores regímenes para adelgazar de la historia

Así no: los seis peores regímenes para adelgazar de la historia
Las 'dietas milagro' suelen tener poca base científica. (Corbis)
6
Enviar
41
49
 
0
Menéame
Imprimir

Todos los años asistimos atónitos al surgimiento de una nueva ‘dieta milagro’ que promete que adelgazaremos mucho en poco tiempo y sin apenas esfuerzo. Los nutricionistas no se cansan de advertir del peligro que pueden suponer para nuestra salud este tipo de planes dietéticos que, en la mayoría de los casos, no sirven para adelgazar de forma efectiva y sólo esconden la avaricia de nutricionistas díscolos o profesionales del marketing, siempre dispuestos a aprovecharse de la ignorancia y la inocencia de quién no está contento con su figura.

Dicho esto, no todas las dietas milagro son iguales. Muchas no son peligrosas, sino más bien poco efectivas, y otras no son más que los consejos dietéticos de toda la vida disfrazados de algún nombre más o menos extravagante y un refuerzo en forma de fármacos inocuos para el organismo, pero devastadores para el bolsillo. Peores son las dietas que pueden provocar problemas graves de salud y, entre ellas, estas son las que nadie debería seguir.

1. LA DIETA DE LA SOPA DE REPOLLO

¿En qué consiste?

Aunque existen diversas variedades –el repollo y la col son las más habituales, pero hay múltiples versiones con otros vegetales–, esta dieta consiste, básicamente, en limitar nuestra ingesta, de día y de noche, a una sopa de verduras que no suele estar muy buena y huele francamente mal. Si consigues desayunar, comer y cenar el consabido caldo (acompañado de alguna que otra pieza de fruta), podrás perder entre cinco y siete kilos en una semana.

¿Por qué es tan mala?

Los mismos portales de nutrición donde se promociona esta dieta advierten de que no debe prolongarse en el tiempo más de una semana. Por mucho que te castigues durante esto tiempo, la probabilidad de que ganes los kilos de nuevo en la siguiente semana, debido al consabido efecto rebote, es altísima. Cada vez que se restringe la ingesta de ciertos alimentos, que a buen seguro nos gustan más que el repollo, surge la ansiedad por consumirlos, algo que sin duda haremos en cuanto se termine la dieta, creando así un ciclo de restricción-atracón que puede acabar siendo contraproducente, para nuestra intención de adelgazar y para nuestra salud.

2. LA DIETA TWINKIES

¿En qué consiste?

En 2010, Mark Haub, profesor de nutrición de la Universidad Estatal de Kansas, se sometió a una dieta basada principalmente en la ingesta de Twinkies, unos bollos industriales muy populares en Estados Unidos –similares a los “círculo rojo” de Bimbo–, rellenos de crema, y compuestos en un 42% por azúcar, un 21% de carbohidratos y un 11% de grasas. Aunque solo uno de estos bollos contiene el 13% del aporte de grasas saturadas recomendado al día, el profesor Haub estuvo 10 semanas tomando uno de ellos cada tres horas. Para no hacer la dieta demasiado aburrida, añadió a ésta paquetes de Oreo, bolsas de Doritos y otros snacks comprados en tiendas de conveniencia. Su intención era enseñar a sus alumnos que, a la hora de perder peso, lo único que importa es la cantidad de calorías consumidas y no el valor nutricional de estas. En las diez semanas que duró la dieta, Haub logró perder 12 kilos.

¿Por qué es tan mala?

Aunque el objetivo de Haub era meramente académico, su dieta se hizo relativamente popular en EEUU, donde los Twinkies tienen una nutrida legión de seguidores, y provocó la ira de muchos de sus compañeros de profesión. Para empezar, según argumentan sus detractores, no está nada claro que todas las calorías valgan lo mismo, y pese a que esto no importara, una dieta saludable tiene que ser siempre variada. Comer sólo productos como estos, repletos de grasas saturadas, azúcares, y carbohidratos, no sólo es contraproducente, además es peligroso para la salud.

3. LA DIETA DUKAN

¿En qué consiste?

La reina de las ‘dietas milagro’, una invención del médico francés Pierre Dukan, es quizás la más popular de esta lista –su autor fue la persona que vendió más libros en nuestro país en 2011, año en que se puso de moda la dieta– y una de las más peligrosas. Según la página oficial del francés, “el método Dukan propone adelgazar de forma natural, con un regreso a los alimentos fundadores de la especie humana, los alimentos de los primeros hombres, los cazadores-recolectores, las proteínas y verduras”. En resumidas cuentas, se basa en la eliminación de los hidratos de carbono de nuestras comidas, priorizando, en cambio, la ingesta de proteínas.

 ¿Por qué es tan mala?

La Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas emitió un comunicado de consenso, cuando la dieta empezó a popularizarse, en el que afirmaba que “el método del Sr. Dukan es fraudulento e ilegal, no sirve para adelgazar y, además, supone un riesgo para la salud”. Este tipo de dietas hiperprotéicas (la dieta Atkins también entraría en este grupo), pueden provocar sobrecargas en los riñones, que se ven obligados a trabajar más de lo que deberían, y disparan el colesterol.

4. LA DIETA OMG

¿En qué consiste?

La dieta OMG, acrónimo de Oh my god! ("Oh, Dios mío", en español), se popularizó este verano de la mano de  Venice A. Fulton, seudónimo bajo el que se esconde el entrenador personal Paul Khanna. La propuesta de Fulton es tan descarada como peligrosa. Las técnicas que propone para adelgazar ponen en entredicho todos los consejos clásicos de los nutricionistas. Entre otras muchas cosas, la dieta invita a saltarse el desayuno, tomar duchas de agua fría, beber café solo sin azúcar antes de hacer deporte o evitar la fruta. Todo para que las incautas que caigan en ella (está dirigida principalmente a las mujeres) adelgacen “más que todas sus amigas”.

¿Por qué es tan mala?

La dieta OMG no sólo es una fanfarronada de imprevisibles consecuencias, además es un régimen que incluye todos los consejos que suelen compartir las chicas anoréxicas en su camino hacia la autodestrucción. Todos los nutricionistas pusieron el grito en el cielo tras conocer la publicación del libro, pero aún así se convirtió en un bestseller.

5. LA DIETA DESINTOXICANTE

¿En qué consiste?

Las dietas “desintoxicantes” se pusieron de moda en EEUU a mediados de la década de los 70 y desde entonces han resurgido intermitentemente en todo el mundo y bajo diferentes versiones. La base de todas estas dietas consiste en “purificar” nuestro organismo alimentándonos durante una semana sólo a base de zumo de limón (en algunas versiones, también se hace con manzana) al que se le añade pimienta de cayena o sirope de arce, aunque hay variedades comerciales del mejunje. Sus seguidores aseguran que esta dieta, que básicamente se basa en el ayuno extremo, sirve para que el cuerpo elimine las toxinas y las grasas sobrantes y, aunque es peligrosa si se realiza a largo plazo, es saludable hacerla una vez al año.

¿Por qué es tan mala?

Este régimen, por no llamarle ayuno, no sólo es peligroso a largo plazo (o más bien mortal), además tiene importantes consecuencias sólo en la primera semana. Según han constatado numerosos dietistas, un ayuno como el que propone esta dieta puede causar fatiga, nauseas, mareos y deshidratación, sólo en los primeros días, además de hacer que nuestro cuerpo desprenda un hedor insoportable. Por supuesto, perderemos unos cuantos kilos, pero lo más probable es que los ganemos en cuanto dejemos la dieta, algo que, dado su dureza, haremos enseguida.

6. LA DIETA DE LA CAFETERÍA

¿En qué consiste?

En 1989 un grupo de investigadores de la Universidad de Barcelona se propuso experimentar en laboratorio la peor de las dietas posibles, para entender el efecto sobre la salud de una alimentación a base de azúcares, grasa y carbohidratos, no muy distinta a la que llevan algunas personas. Los científicos elaboraron unas galletas en las que se mezclaban aros de cereales azucarados, perritos calientes, galletas de mantequilla de cacahuete, Doritos sabor a queso, o cortezas de cerdo, y se las dieron a comer a un grupo de ratones, que encontraban éstas irresistibles.

¿Por qué es tan mala?

Aunque se trata de una dieta experimental, la dieta de la cafetería sirve para entender los efectos que una mala alimentación tiene en nuestra salud y desde que se diseñó, hace ya 28 años, ha servido para comprar el efecto de una u otra dieta, siendo esta, por consenso, la dieta que más engorda y la que tiene un mayor impacto negativo sobre todo los aspectos de nuestra salud. La dieta de la cafetería demostró, además, lo adictivas que son este tipo de comidas, al menos en los ratones, que no podían dejar de comer las galletas aunque estuvieran dejándoles en un estado deplorable.
6
41
49
 
0
Menéame

LA OPINIÓN DE LOS LECTORES

6

COMENTARIOS

Escribe el tuyo

6CHONITA 22/01/2013 | 18:51

Se salva Montiñac? me alegra saberlo.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

5silk 22/01/2013 | 12:19

#3

Obviamente donde dije "dieta hipocalórica" quiese decir "dieta hiperproteica", y es que a determinadas horas el cerebro aún no se ha descongelado.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

4registradarg 22/01/2013 | 10:22

Por favor “OH, Dios mío” en español también lleva H!! ¿Es que nadie lee los artículos antes de publicarlos?

http://lema.rae.es/drae/?val=oh

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

3silk 22/01/2013 | 09:58

#2

Yo soy otro de los beneficiados de dieta hipocalórica. Estoy de acuerdo en que la acidosis metabólica causada por la cetosis no es la mejor situación en la que un ser humano puede vivir, pero:

1. No se prolonga en el tiempo de manera significativa si los métodos [no solo el Dukan, sino otros igualmente eficaces] se siguen con eficacia.

2. Si bien un sostenimiento a largo plazo de la acidosis podría en teoría provocar los efectos que usted menciona, dudo que haya a dia de hoy estudios randomizados de la suficiente amplitud y con la suficiente perspectiva temporal como para afirmar que los usuarios de las dietas hiperproteicas presentan tales efectos a largo plazo.

3. Lo que está claro que provoca graves efectos a largo plazo [como usted sabe muy bien] y a varios niveles, incluido el cáncer, es un sobrepeso de 25 kgs y la dieta hiperproteica lo elimina en 3 meses. El trabajo randomizado que tendría que hacerse [y usted y yo lo sabemos], no es sobre población general, sino sobre obesos que hacen régimen hiperproteico y obesos que no lo hacen.

4. Las fases acidóticas de estas dietas son las de ataque. Dudo que incluso usted pusiera pegas a la dieta clásica de crucero.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 2

2OSMAR 22/01/2013 | 09:04

#1 El gran problema de la dieta Dunkan, no es que no sea efectiva para adelgazar, que lo es. El riesgo radica en que es una dieta altamente acidificante [fácilmente comprobable midiendo el ph de la 2ª orina de la mañana] y es ésta acidosis que genera la que predispone a un gran número de enfermedades degenerativas [incluido el cáncer, artrosis, osteoporosis, alteraciones en el sistema inmune, etc.], que aunque no se ven en un principio en los controles analíticos, sí que pasarán factura a medio - largo plazo. Por desgracia, ya estoy viendo pacientes con los "efectos" de esta dieta.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 1

1Desde Albacete 22/01/2013 | 08:31

Yo sólo conozco la dieta Dukan y sinceramente las cuatro o cinco personas que la han realizado correctamente, incluido yo, les ha ido bien o muy bien.
En mi caso personal la inicié hace un año aproximadamente y desde hace seis meses peso algo más de 25 Kg. menos de lo que pesaba, he pasado de un IMC 31 a 23, creo recordar. Los análisis y pruebas que me he ido haciendo sin problemas y mi forma física ha mejorado sustancialmente.
Que los dietistas y nutricionistas hagan un comunicado conjunto no es otra cosa que ver como un chollo que tienen se les pierde pues este método Dukan solo necesita comprar un libro, si quieres, y seguir unas pautas, que no digo que sean las mejores normas para vivir pero que su presencia en el tiempo se pueden calificar de brevedad.
Realmente te va educando en la forma de comer pues de cerrar muchos productos, estos se van incorporando poco a poco hasta llegar a una normalidad que te permite comer de todo a cambio de un día a la semana centrarte en las proteínas.
A mi y a otras personas que conozco le ha ido y les va muy bien.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

CONÉCTATE A LA ACTUALIDAD

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN
BoletínUrgentes
Las más, patrocinado por Caja Mar
ANÚNCIATE BOLETÍN
Nov
2012
1ª Edición
2ª Edición
L
M
X
J
V
S
D

HEMEROTECA

Mostrar Calendarios