YOANI SÁNCHEZ, la voz de la oposición cASTRISTA

“La gestión de Rajoy del caso de los disidentes cubanos fue una chapuza"

La activista política más influyente de la esfera pública internacional reflexiona sobre el futuro político de Iberoamérica y el papel de las redes sociales

Foto: Yoani Sánchez, la influyente opositoria cubana, en uno de sus recibimientos en La Habana. (EFE)
Yoani Sánchez, la influyente opositoria cubana, en uno de sus recibimientos en La Habana. (EFE)

Yoani Sánchez, la voz por excelencia de la oposición al régimen castrista, participó ayer en el en el IV Congreso de Mentes Brillantes organizado por El Ser Creativo, que concluye hoy en Madrid. Un espacio en el que tendrán cabida las mejores ideas "para cambiar el mundo", y en el que se darán cita en esta tercera y última jornada Patricia Ramírez, Andy Miah, Teresa Perales, Javier Mariscal, Steve McCurry y David J. Peterson. Además, Michael Robinson y Manuel Campo Vidal moderarán el debate “más allá de los límites de la creatividad”.

La opositora cubana se convirtió en una de las activistas políticas más influyentes de la esfera pública internacional casi desde el mismo momento en el que dio vida a su blog Generación Y. Armada simplemente “con un móvil sin apenas conexión a internet”, su bitácora ha sido incluida por la CNN entre las 25 mejores del mundo, la Universidad de Columbia le concedió el histórico Premio María Moors Cabot de Periodismo por “conectar Cuba, digitalmente, con el resto del mundo”, la revista Time la cuenta entre las 100 personas más influyentes del planeta, Foreign Policy la incluyó entre la lista de los diez intelectuales más importantes de Iberoamérica y ha recibido el premio español de periodismo Ortega y Gasset.

La persona que más premios de periodismo ha recibido en los últimos años despierta muchas pasiones, pero también algunos odios. De ella se ha dicho de todo, desde que está pagada por el Gobierno de EEUU, como podrían sugerir algunos de los cables revelados por Wikileaks, lo que para la bloguera “no reportan nada, se trata sólo de opiniones”, hasta que las denuncias que realiza son exageraciones o meras mentiras. La guerra comunicativa está abierta, y ahora las batallas ideológicas se desarrollan en la red. Una tesis que ha profundizado con El Confidencial durante una entrevista.

Con un simple tuit denunciando la detención de un opositor podemos lograr que lo liberen¿La red será el escenario donde se desarrolle la confrontación entre el régimen castrista y la oposición? “Al Gobierno cubano le ha costado darse cuenta de que internet es una plaza de expresión de la que puede aprovecharse la ciudadanía. Ahora ya es consciente de ello y se ha convertido en un campo de batalla, pero la guerra es muy desigual. Nosotros somos sólo 150 twitteros independientes en la isla, y enfrente tenemos a un ejército de cibersoldados que reciben un salario y una conexión excelente a internet para satanizar mi figura, denigrarnos, insultarnos y cambiar las matrices de opinión. Sin embargo, como suelo decir en broma a mis amigos cuando me preguntan cómo me sienta todo lo que dicen de mí, no me molesta porque estoy acostumbrada a que de pequeña se metiesen conmigo por tener aparatos en los dientes y gafas”, explica la activista, con su característico tono sereno, propio de los perseguidos que creen en su razón tanto como en su existencia.

La red, el nuevo campo para la batalla política

Para Sánchez, el poder de la red para transformar los contextos políticos es innegable, y roza casi el ciberutopismo que la mayoría de politólogos y sociólogos comienzan a cuestionar. “A mí la red me ha servido tanto para denunciar como para protegernos, lo que es muy importante en Cuba porque durante muchos años se nos censuraba y se nos silenciaba. Así, al difundir una noticia o un simple tuit, por ejemplo, de la detención de un opositor, podemos lograr que se pare y se libere a esa persona. La red tiene esa dicotomía, que por un lado nos visibiliza ante el poder y por otro nos protege de él”, apunta.

El caso de los disidentes cubanos en España es un drama humano y Rajoy tiene que asumir responsabilidadesLa mayor dificultad, quizá, es que esa actividad de denuncia y difusión en el entorno digital se materialice en acciones y cambios en el mundo real. ¿Es posible traspasar estas fronteras y trasformar situaciones políticas, más allá de la resistencia, como evitar detenciones? “El mundo virtual parece muy lejano y que sólo está lleno de kilobytes, pero tiene consecuencias que se materializan en el mundo real por su gran capacidad de convocatoria. No sólo política, sino también enfocada a causas humanitarias, como por ejemplo pasó a finales del año pasado para ayudar a los afectados por el huracán Sandy”.

El constante activismo digital que la bloguera desarrolla en la isla puede entrar en contradicción con sus críticas a la libertad de expresión. Asimismo, cuesta entender sus denuncias a las restricciones del gobierno para salir de la isla cuando se pasa buena parte del año viajando por el mundo. Pero como insiste Sánchez, hay que saber antes de hablar que “cada centímetro de libertad de expresión ganado en Cuba ha sido a sangre y fuego, y han tenido un alto costo social y personal. La gente dice que no puedo quejarme porque viajo, pero durante cinco años se violó mi derecho a la libertad de movimiento. Es una pequeña victoria, pero todavía muy limitada porque todavía no he podido acceder a un solo micrófono dentro de mi país, no se ha permitido escribir una sola línea en la prensa ni un minuto en la radio, aunque sea a las dos de la madrugada”, lamenta la activista.

La “chapucera” gestión de Rajoy con el caso de los disidentes

Las restricciones a la libertad de movimiento siguen existiendo en la isla para numerosos opositores, que se dicen perseguidos, y a los que el Gobierno de Mariano Rajoy dio asilo en nuestro país. Sin embargo, dos años después, los cubanos que aceptaron la oferta del Ministerio de Exteriores dicen sentirse engañados y en unas difíciles condiciones económicas que ya han provocado un caso de suicidio. Su forma de protesta se ha reflejado con la instalación del llamado Campamento Esperanza frente al ministerio. ¿Ha podido reunirse con ellos? ¿Cómo valora su situación?

Si hay un cambio democrático en Venezuela, lo habrá también en Cuba, y viceversa“Llegué ayer a Madrid y no pude verlos, aunque tengo muchos amigos que sufrieron esta situación, que es el resultado de una chapuza. En primer lugar se llevó a cabo una expatriación que, si bien muchos eligieron por su propia voluntad, muchos otros se vieron obligados a salir del país porque cuando uno está en una celda y te ofrecen la posibilidad de migrar, casi no tienes elección. Esa operación fue una chapuza, han provocado mucho dolor humano y ahora los responsables se están lavando las manos”, critica la opositora. Sin embargo, cuando habla de responsables no se refiere únicamente al Gobierno español, sino también al Gobierno cubano y a la Iglesia, que actuó como intermediaria entre ambos.

¿La responsabilidad es compartida por igual? “El primer culpable para mí es el castrismo, luego el gobierno de Rajoy y en tercer lugar la Iglesia. En el caso de España no es concebible que prometan protección a largo plazo y luego no cumplan. Estamos frente a un drama humano y tienen que asumir responsabilidades”. Los disidentes dicen que si no les prometiesen unas condiciones de vida dignas se hubiesen quedado en Cuba. ¿Hay vuelta atrás? “Legalmente no podrían volver porque son expatriados del propio país que los vio nacer. Eso es abominable. Por eso digo que se trata de una chapuza. Muchos dicen que han sido engañados y otros han optado por cruzar el charco e irse a Florida. Lo que sí es seguro es que tienen una sensación de gran decepción e inconformidad”, afirma resignada Sánchez.

La transición cubana y el papel de Venezuela

Cada centímetro de libertad de expresión ganado en Cuba ha sido a sangre y fuegoEn los últimos meses se han producido ciertas reformas en Cuba, como la apertura a la iniciativa empresarial privada, el desbloqueo de los visados a los deportistas para que puedan formar parte de equipos extranjeros sin tener que exiliarse. ¿Se avecinan cambios o son simples reformas para perpetuar el poder? “Como todo fenómeno político-económico no creo que tenga una sola explicación. Por un lado se hace más por urgencia y por imperativo económico que por voluntad política. Por otro lado, estas reformas y mayor flexibilidad tienen el objeto de ganar más tiempo en el poder. Yo catalogaría estas reformas como un paso adelante y dos atrás”.

La situación geopolítica del resto de la región ha experimentado una cierta convulsión tras la muerte de Hugo Chávez y el conato de revueltas tras la elección de Nicolás Maduro. ¿En qué medida influye Venezuela en el futuro del castrismo? “Evidentemente existe una relación muy directa y estrecha hasta el punto de que yo sostengo que el Gobierno de Venezuela ha prolongado la vida del castrismo, sobre todo con los subsidios, el envío de petróleo, etc. Para mí, la realidad cubana y la venezolana están indisolublemente relacionadas, de manera que si hay un cambio democrático en Venezuela, lo habrá también en Cuba, y viceversa”.

La activista cubana apunta sobre la hipotética transición en la isla que esta debe ser “pacífica, democrática y participativa, sin extremismos y sin caer en la venganza”. De lo contrario, advierte, “saldrá mal y alimentaremos durante otros cien años a los totalitarismos, no sólo en Cuba, sino en el resto de la región porque dirán: ‘ven, eso es lo que querían’. Esperemos que podamos dar una lección al resto de Latinoamérica y que esta aprenda de nosotros”. 

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios