La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

EL “IRÓNICO IMPACTO DE LOS ACTIVISTAS”

Por qué todo el mundo odia a las feministas y a los ecologistas

Aunque parezca paradójico, existen un gran número de rasgos negativos asociados con aquellos que, a priori, intentan hacer del mundo un lugar mejor
Foto: Las FEMEN combinan características del activismo clásico con la creación de nuevos arquetipos. (Corbis)
Las FEMEN combinan características del activismo clásico con la creación de nuevos arquetipos. (Corbis)

Parece paradójico, pero no hay más que reflexionar sobre nuestra propia experiencia para reconocer que no cabe ninguna duda sobre ello. Existen un gran número de rasgos negativos asociados con aquellos que, a priori, intentan hacer del mundo un lugar mejor. Si se trata de un ecologista, rápidamente se le acusa de ser un hippy seguidor de Al Gore; si es una feminista, se trata de una loca quemasujetadores; y así, sucesivamente, los agentes del cambio social son ridiculizados uno tras otro.

¿Qué ocurre con todas esas organizaciones e individuos comprometidos? Muchos pensarían que su oposición al poder los hace peligrosos para el sistema y, por lo tanto, este se esfuerza en caricaturizarlos de todas las maneras posibles. Sin embargo, una reciente investigación se propone arrojar una nueva luz sobre este asunto.

Según el estudio, llamado El impacto irónico de los activistas: los estereotipos negativos reducen la influencia del cambio social, los activistas pueden ser, paradójicamente, los principales enemigos a la hora de conseguir los objetivos que persiguen. ¿Por qué? Porque existen unos estereotipos tan negativos asociados a ellos que muchos evitan comprometerse con ninguna causa por miedo a que los identifiquen con ellos.

Buenas causas, malas prácticas

Como indica el resumen del artículo, la mayor parte de los estudiados muestran comportamientos y actitudes en apariencia paradójicas: “A pesar de reconocer la importancia del cambio social en áreas como la igualdad o la protección del medio ambiente, los individuos a menudo evitan apoyar dichos cambios”. 

Los participantes señalaron que las feministas odiaban a los hombresHasta la fecha, la mayor parte de investigaciones a tal respecto se habían centrado en el objeto mismo del cambio social; ahora, por primera vez, el estudio se fija en los agentes del cambio social, es decir, los activistas. Y parece ser que la mayor parte de personas no tienen una opinión muy positiva sobre ellos.

“Los participantes mantenían estereotipos negativos de los activistas (feministas y ecologistas), independientemente del dominio de su activismo, viéndolos como excéntricos y militantes”, explica el artículo. “Es más, dichos estereotipos reducían la disposición de los participantes para afiliarse con activistas ‘típicos’ y, definitivamente, a adoptar los comportamientos que dichos activistas promueven”.

El grupo de investigadores de la Universidad de Toronto, encabezados por Nadia Bashir, y que han publicado los resultados de su estudio en el European Journal of Social Psychology, indican que esa es la principal resistencia que impide que muchas personas se comprometan con movimientos sociales.

No eres tú, soy yo

Para realizar su estudio, los investigadores han recurrido a diversos trabajos previos. En uno de ellos, los consultados consideraban que todos los activistas son iguales y definían a ecologistas y feministas a través de algunos de los términos peyorativos asociados con mayor frecuencia a ambos, como es el caso de que “odian a los hombres” y “son sucias” en el caso de las feministas, o llamando “abraza árboles” o “hippies” a los defensores del medio ambiente.

Pocos simpatizan con el activista 'típico', que participa en manifestacionesOtro estudio mostraba que las estrategias de protesta llevadas a cabo por el grupo eran clave a la hora de decidir si la causa levantaba simpatías o no. Como señalaban los resultados de la investigación, los participantes se mostraban mucho más dispuestos a colaborar con aquellos que organizaban eventos sociales o querían recaudar dinero (definidos como métodos “mainstream”) que los que acudían a actos de protesta.

En el último de ellos, los analizados (140 estadounidenses) tenían que leer un texto, que trataba sobre el cambio climático y la necesidad de hacer algo para detenerlo, y a continuación señalar si estarían dispuestos a colaborar. La diferencia para cada uno de los tres grupos participantes se encontraba en la manera en que se definía al activista: para unos se trataba de un ecologista “prototípico”, que participaba en manifestaciones; para otros, era un ecologista “atípico” (que recaudaba dinero para organizaciones) y el último grupo no aclaraba su tipo de colaboración. Pues bien, la mayor parte de los participantes mostraron mucha menos simpatía hacia el ecologista típico que con los de las dos restantes categorías.

Un cambio de actitud necesario

La moraleja del estudio es clara: si los activistas de cualquier campo (incluso otros como Occupy Wall Street o los derechos de los homosexuales, señalan los autores), pretenden que se les haga caso, es necesario ser menos vehementes en su comportamiento. “Desafortunadamente, la propia naturaleza del activismo conduce a la aparición de estereotipos negativos”, indica el artículo.

Los activistas más agradables y cercanos desafían los estereotipos“Al promover de manera agresiva el cambio y proponer prácticas poco convencionales, los activistas son asociados con la militancia hostil y la excentricidad y lo poco convencional”, proseguía el texto. “Por ello, esta tendencia a asociar a los activistas con estereotipos negativos y percibirlos como gente con la que sería desagradable trabajar reduce la motivación de los individuos para adoptar los comportamientos a favor del cambio que promueven los activistas”.

Quizá sean precisamente movimientos como el llamado grassroots, basado en la asociación espontánea, local y con unos objetivos muy concretos los que, en ese sentido, resulten más simpáticos para el ciudadano medio. Como indican los autores, los simpatizantes pueden verse más inclinados a apoyar “a aquellos que desafían los estereotipos siendo agradables y cercanos”. Y, por ello mismo, quizá ese tipo de movimientos sean los candidatos idóneos para acabar con los mitos que han rodeado al activismo político clásico. 

#10

No son feministas sino hembristas.

 

A cada cual lo suyo.

Ampliar comentario
#9

Es lo que tiene ser y estar educado en la civilización, en los principios socialmente aceptados... Con todos sus aciertos y defectos... Y en aceptar sus términos absurdos o injustos...

 

. Las sufragistas eran despreciadas hasta por las propias mujeres... Y, sin embargo, gracias a ellas, la mujer tuvo acceso al voto.

. Los insumisos eran insultados como cobardes y afeminados; pero, finalmente, se consiguió eliminar la mili como obligatoria.

. Eppur si muove...

 

...Y tantos y tantos casos...

 

Se rechaza al diferente (porque es distinto y/o porque difiere).

Se rechaza al disidente (por su condición autoexcluyente).

 

Cambiar es difícil.

Hacer cambiar a alguien, agotador; casi imposible.

Cambiar las cosas, a todo el mundo, utópico:

Conseguimos hacerlo porque no sabíamos que era imposible...

Ampliar comentario
#8

-Hoy en dia y en España, sólo quedan feministas en el asilo o en la nostalgia al machismo.No encontrará a una por debajo de los 50.

 

-Y los ecologistas, al menos en España, responden más a intereses politicos de la izquierda que a otra cosa. No encontrará a uno que no sea afín a la izquierda, IU o afines.

 

 No es que se les odie por ello, ya que los que rebosan odio son ellos, pero se les tiene más que calados y ya no cuela su mensaje.

Ampliar comentario
#7
En respuesta a laho

Creo que estamos dando vueltas a un mismo molino. Lo que tu y yo decimos, en el fondo, no se diferencia en gran cosa. Lo que hay que tener claro es que los extremismos ideológicos (y hoy por hoy tanto el feminismo y el ecologismo han caido en ello) son simplemente rechazables. Por estúpidos y por imposibles. 

 

Un cordial saludo.

Ampliar comentario
#6
En respuesta a escorpion

 

No es ninguna crítica. Es el problema de las etiquetas, y yo prefiero hablar de casos concretos en los que cabe una postura 'ecologista' por sentido común, y en otros en los que no. Por ejemplo, potenciar el ahorro vs energía barata que potenciaría el gasto.

 

Se trata de ir a lo concreto, y no de perderse en generalidades amparadas por etiquetas como el ecologismo, feminismo, y todos los ismos. Y argumentar pros y contras de manera técnica.

 

Lo mismo ocurre con los feminismos (entendiendo por esta palabra la igualdad de derechos, oportunidades y deberes por ejemplo) pero teniendo en cuenta las diferencias. Por eso, en las competiciones deportivas hombres y mujeres compiten por separado. Bajo esa definición puede haber feministas en contra del aborto, por ejemplo. 

 

Lo que pasa es que el término se ha degenerado tanto, que habría que definirlo previamente o, mejor aún, ir a lo concreto evitando el uso de los ismos.

Ampliar comentario
#5
En respuesta a laho

¿Y que cojones (o coño, como prefieras) tienen que ver el culo con las témporas?.

 

El ahorro de energía, a todos los niveles, NO TIENE NADA QUE VER CON EL ECOLOGISMO, sino con el DESPILFARRO.  Se quiera o no, el ser humano ha de consumir energía para sobrevivir, y esta ha de proceder de diversos medios. Como esos medios son recursos limitados en su mayor parte (lo de la energía solar es un recurso hoy por hoy insuficiente para satisfacer las más mínimas necesidades humanas, aparte de carísimo), es muy lógico que se limite su uso, y evitar el despilfarro. Pero eso no es ecologismos, ESO ES SENTIDO COMÚN. Y no hace falta ser ecologista para llegar a esa conclusión tan simple.

 

Ecologismo radical es el oponerse, por ejemplo al desdoblamiento de la carrtera M-501, en Madrid, por la sencilla razón de que alguién manipuló una caca de Lince (falsa, era de gato), para impedir una carretera que, desde que se desdobló, ha evitado la muerte de muchas personas en accidente. Es decir, para evitar el talar unas pocas encinas (a la fauna no la afectado absolutamente en nada) se  pedia a cambio la muerte de personas . Y eso no es que sea ecologismo, ES ESTUPIDEZ. Aparte de un cierto sentido homicida y asesino.

 

Lo de lso alimentos, que quieres que te diga. La sociedad de consumo es la que és. Y de la misma manera que se desperdician muchos miles de kilos en alimentos, mientras parte de la humanidad las pasa putas, pues so tampoco es ecologismo. Eso es justicia social, simplemente.

 

Y respecto a tu última frase: "Y cuando hablemos de igualdad, digamos ¿igualdad en qué? porque yo no soy igual que un hombre (precisamente por eso me gustan)", no encuentro la diferencia en nada con lo que yo digo en: "Igualdad que en algunos aspectos de la vida si se puede conseguir, pero en otros es imposible, por la sencilla razón de que AL NO SER IGUALES HOMBRES Y MUJERES NI FÍSICA NI PSICOLÓGICAMENTE, esa igualdad panfletaria no se podrá conseguir nunca. Es pura naturaleza, no es machismo, ni estupideces similares". Luego no veo la crítica por ningún lado.

 

 

Ampliar comentario
#4

2escorpion

 

A mí lo que me parece RADICAL es que haya edificios acristalados sin ventanas, y me muera de calor en invierno y baje la humedad (con todos los problemas que conlleva)... aparte del despilfarro

 

RADICAL miles de luces encendidas cuando no hay nadie

 

RADICAL el exceso de iluminación en el metro, que casi te obliga a llevar gafas oscuras

 

RADICAL que un pequeño líquido con tintes (y algo de fruta) de apenas un vasito lleve tantos envases y tengan la caradura de anunciar que "es como una pieza de fruta"

 

RADICAL que en Rusia hayan prohibido la exportación de carne desde España por rebasar el límite de antibióticos

 

RADICAL es toda la comida desnaturalizada, ultrarefinada, con componentes químicos ajenos a nuestra naturaleza.. causantes de obesidad y otras enfermedades.

 

Es decir, en lugar de centrarnos en energía barata nuclear (cuyos residuos tardan miles de años en desintegrarse) ¿por qué no nos centramos en evitar el despilfarro (que veo constantemente)? Ahorrar energía y utilizar energías limpias (si eso es ser ecologista, viva el ecologismo)

 

Y respecto al feminismo ¿no sería más correcto decir feminismos, en plural? ¿todas las feministas están a favor del aborto, por ejemplo? ¿qué entiende cada uno por feminismo?

 

Y cuando hablemos de igualdad, digamos ¿igualdad en qué? porque yo no soy igual que un hombre (precisamente por eso me gustan)

Ampliar comentario
#3

1 Santiago, al 100% contigo. Lo has definido perfecto. 

Ampliar comentario
#2

Pero vamos a ver, si la cosa es muy sencilla: estos movimietos producen rechazo POR SU RADICALISMO Y SU INTOLERANCIA. Además, su falta de soluciones alternativas a sus principios maximalistas hacen que se les conidere mas unos tocapelotas por todo, que una opción alternativa a lo tradicional.

 

Los movimientos ecologistas tienden a oponerse a todo lo que signifique cierto progreso social y humano. Si por ellos fuese, no habríamos salido todavía de las cuevas, ni hubiésemos inventado el fuego, ya que ambas situaciones conllevan necesariamente que el medio natural se doblegue ante el desarrollo humano.

 

Y que decir de las feministas (ya no existen ni las moderadas. Ya todas son radicales cortapichas, que han usurpado ciertas justas reclamaciones por otras de tipo impositivo y discriminatorio contra el varón). Pues que son, simplemente, unas machistas con coño. Y esto es así por lo mismo que acusan a los hombres de imposición del más fuerte: ellas simplemente intentan quitar el dominio másculino, para apropiarselo para sí mismas, no para conseguir cierta "igualdad quimérica". Igualdad que en algunos aspectos de la vida si se puede conseguir, pero en otros es imposible, por la sencilla razón de que AL NO SER IGUALES HOMBRES Y MUJERES NI FÍSICA NI PSICOLÓGICAMENTE, esa igualdad panfletaria no se podrá conseguir nunca. Es pura naturaleza, no es machismo, ni estupideces similares.

 

Por cierto, estas feministas son muy duras en el civilizado de occidente, pero no se las vé el pelo en el mundo musulmás. Es más, algunas de estas psicópatas del feminismo hasta lo defienden.... Manda huevos, como diria el otro.

Ampliar comentario
#1

Me encantan las mujeres, me encanta la naturaleza. Disfruto de ambas y las respeto.

Me repulsa el Feminazismo y me asqueo ante el que presume de ser el mejor ecologista del mundo y va de progre.

Los de Greenpeace hacen cosas bien, pero muchas mas muy mal. Numeritos para sacar a la biena gente la pasta.

Las de Morao se lo tienen que hacer ver. Tener bigote o ser fea no significa ser mas mujer que otra. RESPETO les hace falta estudiar.

Ampliar comentario