La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

CÓMO SOBREVIVIR A LAS ÉLITES EXTRACTIVAS

"El problema de España es la monarquía, pero no la de los Borbones, sino la de los Reyes Magos"

Un artículo del doctor en economía y exdirectivo de Merrill Lynch César Molinas (Barcelona, 1950) en el que señalaba cómo la clase política capturaba las rentas de un
Foto: "El problema de España es la monarquía, pero no la de los Borbones, sino la de los Reyes Magos"
"El problema de España es la monarquía, pero no la de los Borbones, sino la de los Reyes Magos"
Autor
Tags
    Tiempo de lectura11 min

    Un artículo del doctor en economía y exdirectivo de Merrill Lynch César Molinas (Barcelona, 1950) en el que señalaba cómo la clase política capturaba las rentas de un país y las utilizaba para intereses particulares, sacudió el mundo político y financiero español a finales del pasado año. Aquel texto no era más que un pequeño adelanto de Qué hacer con España (Ed. Destino), un repaso por los cambios que ha vivido el mundo, por los males españoles y por las soluciones que podemos aplicar. Molinas, que apuesta por un Plan Marshall en investigación, desarrollo, innovación y emprendimiento como mejor bálsamo para los problemas nacionales, contó a El Confidencial si hay vida después de las élites extractivas y qué podemos hacer para remediar los daños que nos causaron.

    El gran problema de los próximos años va a ser la clase media. Gran parte de las reformas y de los recortes tienen que ver con el gasto estatal en pensiones, sanidad, educación o servicios sociales que permitían tener capas medias potentes. ¿Qué podemos hacer?

    Es una situación muy difícil porque vamos hacia un mundo muy volátil, también en términos de ocupación. Yo he sido catedrático de instituto, profesor de economía en la universidad, funcionario de Hacienda, banquero de inversión y ahora inversor en biotecnología… Y esto va a ser así de ahora en adelante. Lo que quiere decir que hay que andar con mucho cuidado a la hora de descalificar el Estado de bienestar, porque cuando das muchos saltos necesitas que haya muchas redes porque, si no, te vas a caer. Hay que repensarlo, pero no suprimirlo. Hay que preparar a los ciudadanos para que puedan adaptarse a esta situación, porque necesitan una educación mucho mejor, necesitan saber inglés, y necesitan tener otra perspectiva. Creo que en el futuro que nos espera quien no tenga un mínimo de emprendimiento o de creatividad va a estar muy proletarizado.

    ¿Y qué solución podemos aplicar? Porque si algún sector muestra serias resistencias al cambio es esa clase media que va a desaparecer.

    Pues debemos preparar a nuestros hijos, porque a nosotros ya nos va a costar mucho; pero nuestros hijos tienen que vivir en ese nuevo mundo.  Me decía Manolo Conte que esto de las élites extractivas está muy bien, pero que en España también tenemos un problema de mayorías extractivas, de aquellos que tienen derechos que utilizan de forma extractiva. Me vino de ejemplo a la cabeza un pueblo, el de Marinaleda, que  tiene un modo de vida muy peculiar. Hay una cooperativa agrícola que contrata a los vecinos durante 20 días y al vigésimo primero los despide, con lo cual han generado derecho a prestación por desempleo por seis meses. Pasado ese tiempo, los vuelve a contratar veinte días, y así. Trabajando 40 días al año cobran 360. Eso es legal. ¿Pero de qué vive Marinaleda? Del contribuyente.

    España saldrá de esta crisis de la manera tradicional, exportando, no hay otraY hay muchos Marinaledas y muchas maneras de hacer las cosas. Las empresas que pasan de 50 empleados pierden bonificaciones de la seguridad social, con lo cual hay muchas de 50 trabajadores y, si necesitan más, pues van por otra vía.

    Siempre digo que nuestro principal problema es la monarquía, pero no la de los Borbones, sino la de los Reyes Magos. Creemos que existen unos Reyes Magos que pagan las facturas. Haces una ley de dependencia aprobada por unanimidad que no va acompañada de una memoria económica. ¿Y quién va a pagar eso? Los Reyes Magos. Hay un gran problema cultural que tenemos que cambiar. Se hizo un cambio cultural en la Transición y ahora nos vuelve a tocar. Y si no lo hacemos, tendremos que cerrar el quiosco.

    Estamos en un tablero de juego global bastante hostil, con tensiones completamente distintas a las de la Guerra Fría. Ahora los choques son otros, y tienen que ver con lo económico, con las materias primas y con la innovación.

    La guerra no va a desaparecer, pero la naturaleza de la guerra ha cambiado: va a ser una guerra muy privatizada, la época de los grandes ejércitos nacionales desaparece, pero la lucha por la hegemonía no va a dirimirse por medios militares. Se va a dirimir, entre otras cosas, por las materias primas. Ahora EEUU ha descubierto que es autosuficiente en energía con el gas de esquisto. Eso no lo van a poner en el mercado global, se lo quedarán, tendrán energía más barata que otros y podrán competir así. Pero lo que va a dirimir de verdad quién manda es el capital humano. Serán la creatividad y la innovación. Y hay una cosa muy clara: nos esperan décadas de dominio de EEUU. Lo de China es un cuento. Tiene mucho mérito sacar a dos mil millones de tíos de la pobreza pero…

    ¿Su peso global es limitado? ¿Si las empresas occidentales deciden que dejan de producir allí, se acabó China?

    Claro. Aquí el que tiene la sartén por el mango es EEUU, el modelo de sociedad de EEUU. Como suele decir ese excelente economista que es Rafael Doménech, el modelo nórdico, el de Finlandia y Suecia, no es generalizable, porque necesita de EEUU. El mundo necesita una caldera que vaya produciendo innovación y nuevas idas, y eso lo hacen los americanos y no los nórdicos.

    Hay muchos millones de personas que no son empleablesY, en ese contexto, ¿qué debemos hacer? Porque para que la innovación surja hemos de tener contextos que las favorezcan. ¿Debemos transformar España para convertirla en un territorio favorable a la innovación?

    Hay que intervenir a lo bestia, porque no se puede hacer de otra manera. España saldrá de esta crisis de la manera tradicional, exportando, no hay otra. Ya no podemos salir devaluando, porque ya no tenemos la peseta, y ya estamos haciendo la devaluación interna de la manera más dolorosa posible. Cuando Rajoy va a ver a Merkel y le pide que estimule la demanda interna y que suba el sueldo a los funcionarios, porque si no hay consumo no salimos de la crisis, Merkel pone cara de póquer y no le escucha. Para conseguir algo necesitas ofrecer algo. Y si nosotros ofertamos un Plan Marshall sí podemos pedir que nos saquen del hoyo. No podemos hacer una devaluación interna cada 15 años, porque es social y políticamente imposible repetirla. Lo que necesita España es acercar su productividad a la de los países del norte, que tienen mejor capital humano. Eso tiene que converger en algún momento, porque si no Europa reventará. Si hacemos ese tipo de plan, de manera que norte y sur tiendan a igualarse en ese aspecto, el euro sí que estará aquí para quedarse.

    Se suelen poner encima de la mesa dos recetas para salir de la crisis. Una insiste en la necesidad de aprovechar las fortalezas de España a fuerza de abaratar costes y ser así más competitivos. La otra señala a la innovación y a la creatividad como principal fuente de futuro. Parece que la primera postura está ganando la batalla…

    Porque la segunda postura no está tan articulada y porque las principales empresas españolas están por la primera opción, aunque también haya compañías punteras en innovación. El problema de fondo es qué haces con aquellos que no saben hacer nada o con los que no saben hacer lo suficiente, que son mayoría. Tienes que tener un programa para ir reduciendo esa bolsa de gente. Hay muchos millones de personas que no son empleables. Los contratas y les pagas el salario mínimo, e incluso puedes bajar este, como dice el gobernador del Banco de España. Pues vale, pero ni pagando menos… Esos millones de personas ¿qué saben hacer? ¿Servir copas? Pues a lo mejor tienes que reciclarlos para el cuidado de los dependientes… Pues hagamos una apuesta clara de convertir el Levante y el sur de España en la Florida de Europa y que vengan todos los vejetes de Europa. Es evidente que no todo el mundo va a ser ni emprendedor ni creativo, y por eso tienes que fomentar empleos competitivos.

    Uno de los resortes que identifica como opuestos al progreso es la clase política en sí misma, que sirve mucho más para poner piedras en el camino que para potenciar los cambios.

    ¿Sabes cuántas instituciones públicas hay en España? Me acaban de decir que hay más de 21.000 empresas y fundaciones que estarían sujetas a la ley de transparencia. Eso es la clase política porque esas instituciones están formadas, sobre todo, por gente nombrada a dedo.

    Barcelona está llevando muy mal su proceso de independentismoCuando se publicó el artículo sobre Las élites extractivas, hubo una respuesta desde el sector político, que decía que “los banqueros y financieros nos han metido en este lío, hemos tenido que salir a rescatarlos y encima nos critican”. Al final, parece haber una desconfianza recíproca, ya que desde el sector económico se ve a los políticos como gestores incapaces y el desde la política se cree que los banqueros sólo piensan en sus intereses.

    Yo no exageraría la desconfianza entre sectores regulados, incluyendo la banca y los reguladores… Pero mezclar todo eso lleva a la parálisis. Sí es verdad que cuando hay un desastre como el español  todo el mundo tiene un grado de culpa. Pero hay que distinguir entre culpa y responsabilidad. Cuando eres un político que está al frente de un país o de una ciudad, la responsabilidad es tuya. La responsabilidad de un banquero es maximizar los beneficios de sus accionistas. El problema lo tenemos con el sistema de remuneración, ya que tratan de maximizar el valor en bolsa porque así cobran bonus. Piensan, "hago esto, me jubilo y el que venga detrás, que se preocupe". Este es un sistema difícil de cambiar mientras que EEUU no dé un paso adelante. Si no cambian ellos, los demás perdemos pie. Porque puedes implantar una tasa a las transacciones financieras, que si los americanos no la implantan no va a funcionar. Hay un problema de gobernanza muy grande y la crisis no ha hecho más que empeorarlo. A lo mejor teníamos bancos demasiado grandes para dejarlos quebrar, pero han salido de esta aún más grandes. Debiéramos haber vuelto a la ley Glass-Steagall, que separaba la banca comercial de la de inversión y que ponía límites geográficos a la expansión, y sin embargo hemos ido en sentido contrario. En España teníamos 45 cajas y no hemos dejado quebrar ni a las pequeñas. Ahora no tenemos cajas, pero sí tres o cuatro bancos a los que hemos hecho mayores. Dicho esto, es cierto que todos somos culpables, pero cada uno tiene sus responsabilidades. No todos gobernamos un país.

    Una de las tesis que sostiene en el libro es que si Felipe II hubiera elegido como capital de España a Sevilla, Lisboa o Barcelona, nos habría ido mucho mejor. Señalas cómo la ciudad se convirtió en una corte situada en un lugar poco accesible donde sólo iban aquellos que pretendían medrar acercándose a los monarcas. Mientras Sevilla y Barcelona prestaban más atención a las nuevas ideas, Madrid se convertía en un lugar demasiado cerrado. Esa idea ha permanecido en las últimas décadas, cuando se decía que Barcelona era mucho más avanzada. ¿Tiene hoy alguna realidad esa creencia?

    Eso fue más o menos verdad hasta el año 92. Después Madrid cambió y también lo hizo Barcelona. El proceso de construcción nacional catalán empezó cuando se puso en marcha la Generalitat, lo que hizo perder fuelle a la sociedad civil. La energía de Cataluña se pierde en construir una especie de estado. Por otra parte, Madrid se beneficia de la globalización de las telecomunicaciones, y ya no es ese risco perdido en medio de un páramo. Tiene aeropuertos, AVE, y buenas conexiones, y las ideas circulan tanto o más que en Barcelona. Madrid no destaca por nada, pero es una ciudad de aluvión en la que todo el mundo se encuentra cómodo rápidamente. Por el contrario, Barcelona está llevando muy mal ese proceso de independentismo y está fomentando energía destructiva en lugar de constructiva. 

    #12

    HACIA MUCHO QUE NO HABIA LEIDO UNA CONCLUSION TAN INTERESANTE Y TAN ACERTADA, SI HUBIERA CABEZAS SENSATAS, LE HARIAN ALGUN CASO, VEO QUE HAY COMENTARIOS BASTANTES CRITICOS, PERO CREO QUE SI SE HICIERA ESTO, ALGUNOS TENDRIAN QUE IR EVIDENTEMENTE DE CAMAREROS [con todo el respeto para dicha profesion].
    Ampliar comentario
    #11
    ¿Y quien coño es este tipo para dar por buena su opinión?
    Si quereis os cito 200 personas que creen en la Monarquía como algo bueno, buenisimo o excelente... Pero claro esto en El Confidencial no tiene cabida...
    Ampliar comentario
    #10
    15 Correcto, pero todo eso procede de la mentalidad de muchos conciudadanos, que es vivir de la sopa boba y que lo pague otro. No hay conciencia de que el dinero público es de todos, y eso es lo que hay que cambiar. Con la crisis algo ha cambiado, pero no lo suficiente.
    Ampliar comentario
    #9
    Mire señor de la barba, yo no he ido a la universidad pero tengo un cerebro que hago trabajar.Y sin titulitis. Pero al que le gusta leer, lee. Y al que le gusta un tema, aprende sobre ese tema.No necesito a parsonas con su CV para saber cuál es realmente el cáncer de España.EL CANCER DE ESPAÑA SON LAS 17 AUTONOMÍAS Y LOS 2M DE ENCHUFAOS QUE NOS CUESTAN CADA AÑO...¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡VEINTE BBILLONES DE PESETAS, UN 1,2% DEL PIB!!!!!!!!!!!!!!!!!Estoy segurísimo que no me puede señalar ni un solo país de Occidente cuya administración requiera del 1,2% del PIB.¡¡¡¡¡¡¡NI UNO!!!!!!!!!
    Ampliar comentario
    #8
    Hay que prescindir del que hace los titulares de las noticias de EC, pues de esta noticia se desprende que la monarquía es un problema en sí misma, cuando el chascarrillo de los &034;reyes magos&034; es el que centra la noticia cuando el investigador entrevistado se refiere a que no se puede hacer una ley de dependencia [ZP] sin financiación [Reyes Magos]. Y ¿para qué quieren más los leidos foristas?: la noticia torna de la irresponsabilidad de ZP de lanzar una ley sin financiación [reyes magos] a que el problema es la monarquía. Pero lo cierto es que el responsable de tal dislate no es el realizador de los titulares de EC sino la propia Editorial de la cabecra del EC. Se os ve demasiado el plumero...

    Al paso que vamos no hace falta que Más proclame la independencia de la república catalana; a lo mejor lo hace unilateralmente la cabecera de EC para España; y no srrá por fal ta de ganas.
    Ampliar comentario
    #7
    Lo de Marinaleda retrata [ desgraciadamente ] una mayoria significatica de este pais , que explica perfectamente la degeneracion de nuestros politicos,banqueros y del incontable numero de falsos empresarios que viven de y / o a costa de la administracion o de la banca corrupta.

    Unos no son peores que los otros simplemente &034;extraen &034; a distinto nivel . Eso si ninguno de los dos produce
    Ampliar comentario
    #6
    11 Discúlpame, no soy capaz de seguir tu lógica.
    Ampliar comentario
    #5
    9 &034;pero ni el dinero ni las regulaciones públicas son malas en sí mismas, sino que lo son en la medida en que se ponen al servicio de esas élites&034;.

    Pero hombre, no digas obviedades. Son las élites públicas las que lo regulan, ¿al servicio de quien se van a poner?
    Ampliar comentario
    #4
    ni monarquía ,ni senado

    ni tantos chupones como tenemos los necesitamos

    al igual que en USA ,ni monarquía ni república

    más democracia consultiva ,con participación directa del pueblo ,es lo que queremos

    y.......así será en este siglo ....es imparable
    Ampliar comentario
    #3
    Cuando un banco perdona la deuda a un partido político, ¿está también maximizando beneficios para sus accionistas? ¿cómo se controla esto?
    Ampliar comentario
    #2
    Sí, todo eso está muy bien, pero para que funcione de verdad un país se necesitan BUENOS Y HONRADOS GESTORES QUE MIREN POR EL BIÉN COMÚN y no por intereses particulares, el problema está en que los ciudadanos y contribuyentes no parecíamos ser muy conscientes de EN MANOS de quién habíamos puesto NUESTROS IMPUESTOS Y NUESTRA CONTRIBUCIÓN PARA QUE NUESTRO PAÍS funcione. Ahora creo que ya lo sabemos por la porquería que está saliendo y la que saldrá si los JUECES actúan como deben y nadie se lo impide.
    Esto debe servir para que las cosas cambien a mejor y si no lo hacen entonces sí que se hundirá nuestra economía para siempre.
    Ampliar comentario
    #1
    1 Tres críticas al entrevistado:

    1.- No hay forma de salir de una crisis económica usando dinero público. De las crisis se sale, precisamente, creando las condiciones ambientales propicias para los ciudadanos. Y la primera condición es bajar los impuestos. Es decir, que use el dinero la gente, no los políticos.

    2.- Cierto que hay mucha gente que no sabe nada y no hace nada, pero eso es porque los políticos los han anestesiado usando dinero público.

    3.- Las clases extractivas están ligadas TODAS ELLAS de un modo u otro al dinero público o a regulaciones públicas.
    Ampliar comentario