Sigue esta sección:
DE TITUS SALT A BOTÍN

Las ciudades empresariales, ¿lujo para los empleados o "campos de concentración"?

La Ciudad BBVA, un complejo de 114.000 m2 de oficinas y servicios, que se inaugurará este verano en el barrio madrileño de Las Tablas, es la
Foto: Las ciudades empresariales, ¿lujo para los empleados o "campos de concentración"?
Las ciudades empresariales, ¿lujo para los empleados o "campos de concentración"?
Fecha
Tags

    La Ciudad BBVA, un complejo de 114.000 m2 de oficinas y servicios, que se inaugurará este verano en el barrio madrileño de Las Tablas, es la última gran sede empresarial que se construye en España. Entre junio de 2013 y el primer trimestre de 2015 se trasladarán al espacio 6.000 empleados, que, como ya hicieron en años pasados los trabajadores de empresas como Santander o Teléfonica, dejarán sus oficinas para ocupar un espacio con numerosos servicios y todas las facilidades, pero alejado del resto del mundo.

    Decenas de miles de empleados trabajan en España en uno de estos centros; faraónicos parques empresariales como la Ciudad Financiera del Banco Santander, en Boadilla del Monte, o el Distrito Telefónica, situado, al igual que la futura sede del BBVA, en el barrio madrileño de Las Tablas. En sus webs corporativas se enumeran todo tipo de ventajas para los empleados que trabajan en uno de estos espacios: cuentan con guarderías para los niños, todo tipo de restaurantes y tiendas, equipamientos deportivos… “A priori, y sin conocerlo, todo suena bastante bien”, asegura Diego Vicente, profesor de comportamiento organizacional del IE Business School, “Lo que pasa es que luego, hablando con la gente, con los que realmente están allí y pasan el día a día, descubres que hay muchos inconvenientes”. 

    En España aún no estamos acostumbrados a este tipo de complejos, pero en ciudades como San Francisco, donde tiene su sede Google, se empieza a mirar con malos ojos a esos jóvenes geeks, que van en autobuses privados a trabajar, y a los que la vida del resto de la ciudad parece importarles más bien poco. En una columna publicada hace un mes en el diario San Francisco Chronicle la periodista Caille Millner arremetía duramente contra la industria tecnológica de California, por “su falta de civismo y su nulo interés por participar en la vida de la comunidad”, y contra los autobuses de Google, que usaban a su antojo las paradas construidas para el transporte público. ¿Por qué te va a importar otra ciudad, si ya tienes una propia?

    Tal como han denunciado numerosos urbanistas, este tipo de espacios son catastróficos para las ciudades, pues llevan a sus habitantes lejos del entorno urbano, a un parque temático hipertecnificado, que es letal para el pequeño comercio. “Los entornos dónde se ubican estos centros no obtienen ningún beneficio”, explica Vicente. “Alguien podría pensar que la construcción de la Ciudad Financiera del Santander en Boadilla podría haber traído a la ciudad más movimiento, más comercios… Y no es verdad”. Este tipo de sedes empresariales no sólo perturban la vida normal de las ciudades, lo más grave es que crean una línea divisoria entre los que trabajan en ellos y los que no. 

    Las ciudades empresariales actúan a modo de burbujas, separando a los empleados de estas grandes compañías del resto de la sociedad. Así, al menos, ve estos espacios Vicente, que asegura que este tipo de complejos alienan a los empleados y los separan del mundo real: “El empleado tiene que tomar el pulso de lo que ocurre en la realidad. Antes podía hablar con el de la cafetería, con el del restaurante, con el vendedor de periódicos… Ahora no puede hablar con nadie. Solo puede hablar de trabajo, de negocios y, generalmente, de problemas, que es de lo que habla hoy en día el trabajador”. Se trata, además, de un obstáculo de doble dirección. La sociedad, asegura Vicente, también ha perdido el contacto con el empleado: “Ya no le puede trasmitir sus necesidades o sus quejas. Al final se convierten casi en campos de concentración, donde se separa a la gente del resto de la vida”. 

    Un regreso velado al fordismo

    El parque uniempresarial es un modelo de sede que ha causado furor en todo el mundo, y tiene un origen muy concreto: el complejo que Bill Gates concibió en 1986 para aglutinar a los trabajadores de Microsoft, en Redmond, a escasos kilómetros del garaje de Seattle dónde nació el gigante informático. Con el tiempo las empresas del ámbito de las nuevas tecnologías fueron imitando el modelo. Hoy empresas como Google, Facebook o Twitter cuentan con sus propios macrocomplejos, o campus, como les gusta llamarles; lugares diseñados por arquitectos famosos, con todas las facilidades y unos equipamientos de primera. Lo que no muchos se plantean es que lo que se está promocionando como un diseño novedoso de los centros laborales es, en realidad, un retorno al pasado más oscuro de las relaciones laborales.

    Carlos Fernández, profesor de sociología de la empresa de la Universidad Autónoma de Madrid cree que “este tipo de ciudades empresarias entroncan con viejas prácticas de control de la fuerza de trabajo que ya tenían lugar en el siglo XIX”. Existen, claro está, algunas diferencias pues, tal como ha explicado Fernández a El Confidencial, este tipo de centros laborales implicaban antes el alojamiento de las familias y ahora se convierten en espacios fantasmales una vez concluyen las jornadas de trabajo.

    Bill Gates no fue el primero al que se le ocurrió tener cerca a todos sus trabajadores. Fernández cita el proyecto de ciudad-fábrica ideado en Reino Unido, en 1853, por el magnate  de la industria textil Titus Salt. Un pueblo al que puso su propio nombre: Saltaire. Hoy el complejo es Patrimonio de la Humanidad, y uno de los mayores ejemplos de la visión urbanística de la revolución industrial. Entonces fue un avance para los trabajadores, que tuvieron mejores casas, hospital, escuela, biblioteca y hasta una sala de conciertos, pero inauguró un tipo de paternalismo industrial que generó enormes conflictos. “Este tipo de ciudades modelo”, explica Fernández, “proliferaron durante el XIX en varias versiones (incluidas las socialistas) y continuaron bajo los modos de producción fordista, entre los que la Ciudad Pegaso en Madrid es un buen ejemplo”. Hoy en día, no obstante, el modelo decimonónico sigue plenamente vigente en lugares como China, dónde la multinacional taiwanesa Foxconn, especialista en manufacturas electrónicas, tiene la ciudad-fábrica más grande del mundo. Cientos de miles de empleados (algunas fuentes hablan de que ha llegado a albergar a 450.000 trabajadores) viven en una ciudad amurallada donde se ensamblan productos para Apple, Sony o Microsoft.

    No todo son beneficios para las empresas

    En occidente poca gente vive en las ciudades empresariales (aunque la mayoría tienen viviendas), y este tipo de complejos empresariales se justifican por la reducción de costes, la creación de economías de escala, la conciliación familiar y el sostenimiento medioambiental. Pero Fernández cree que detrás de todo esto hay objetivos no tan fáciles de vender en un folleto: “El verdadero objetivo reside en evitar distracciones e intensificar la cultura de empresa. Los trabajadores están juntos, no hay espacios que rompan la rutina, hay más concentración. En cierto sentido, uno no puede escapar. Contribuyen a construir una comunidad dentro de la organización y, a la vez, a segregar a sus trabajadores del resto de la vida social del espacio urbano, empobreciendo sus experiencias cotidianas”.

    Para Fernández no cabe duda de que las nuevas ciudades empresariales son el ejemplo perfecto de cómo, de “forma aterradora, estamos regresando al siglo XIX en materia de trabajo, aunque eso sí, rodeados de nuevas tecnologías que sirven para controlarnos mejor”.

    No cabe duda de que la peor parte de este tipo de ciudades empresariales se la llevan los empleados, pero Vicente cree que, si bien a corto plazo este tipo de espacios son beneficiosos para las empresas, a la larga acaban por jugar en su contra: “No hay cosa peor que un ambiente endogámico en el cual se pierda el contacto con el mundo exterior. Generalmente las buenas ideas se generan en entornos distintos a los laborales. Si estás permanentemente, 8, 10 o 12 horas, en el mismo sitio, con la misma gente y haciendo las mismas cosas, es imposible que penetre la innovación. Es imposible que surja la creatividad”.

    Alma, Corazón, Vida
    Comparte en:
    Sigue esta sección:
    #16
    Compartir
    Hombre, el artículo dice que la implantación de estos complejos empresariales ó ciudades financieras no reportan beneficios a las poblaciones donde están ubicadas. Falso. Cuando se fué trasladando la gente a la ciudad financiera Santander, en el municipio de Boadilla y alrededores subieron las viviendas una barbaridad y se vendieron muchas a gente que fué a trabajar allí. Se construyó el metro ligero y se mejoraron [y mucho] los accesos por carretera. Asi que eso de que no reporta beneficios, nada de nada.
    Ampliar comentario
    #15
    Compartir
    Las grandes empresas tienen que tener grandes sedes y a todos sus departamentos lo más unificados posibles
    Ampliar comentario
    #14
    Compartir
    13 A mi no.
    Ampliar comentario
    #13
    Compartir
    Yo lo que creo es que hay mucha envidia, a cualquiera nos gustaría trabajar en un sitio así, no nos engañemos
    Ampliar comentario
    #12
    Compartir
    Las ciudades empresariales para Madrid son un cancer. Madrid es una ciudad planificada desde el siglo XX al estilo cutre soviético [y la cutre arquitectura de las colmenas ladrilleras asi lo refleja], pero que vive para y por el coche, porque se ha descentralizado toda la actividad empresarial que hace imposible el transporte publico. En vez de centralizar el trabajo de oficinas en un distrito tipo La Defense, se descentraliza y atomiza, haciendo el transporte público costoso e impráctico, y convirtiendo el uso diario del coche en algo necesario, convirtiendo las calles en autopistas por las que no dan ganas de pasear, nuevos barrios aislados por autopistas que no crean ciudad y donde se sustituye el comercio a pie de calle por el centro comercial. No muy diferente a los EEUU, pero con pisitos colmena horrendos en vez de viviendas unifamiliares. Vamos, lo peor de los dos mundos.
    Ampliar comentario
    #11
    Compartir
    He trabajado 5 años en la ciudad del Santander con la categoria de Externo de Mierda, y aun asi es un lujo, y eso siendo como digo un E.M.

    Para comenzar, el acceso, entre la m-40 y la m-50, osea, que si coges atasco es porque quieres ya que el horario de entrada es a las 8 de la mañana, casi todos los empleados tienen plaza de parking ya que lo que no se ve, es que la ciudad entera, todos los edificios que se ven a vista de pajaro, son diafanos por debajo, 2 plantas de parking del tamaño de la ciudad. Luego, tienes guarderia, si bien la pagas, tienes a tu hijo al lado y furgonetas que te conectan cada 5 minutos con cualquier zona de la ciudad, tienes gimnasio, piscina, pistas de padel, la comida por la patilla en 5 restaurantes distintos, si bien no es gran cosa, es gratis y hay variedad, hay hasta un pequeño supermercado por si tienes que coger algo antes de ir a casa, tintoreria, optica, un servicio medico que ya ha salvado mas de 1 y de 2 vidas, fisio, en fin, UN LUJO si eres empleado del banco. Y todo a cambio de estar igual de esclavizado que en otro sitio, solo que mejor tratado ya que no tengo que preocuparme mas que por trabajar.
    Ampliar comentario
    #10
    Compartir
    Hombre a la ciudad del Santander sus ocupantes la llaman La Roca [por la peli] con eso creo que queda mucho dicho
    Ampliar comentario
    #9
    Compartir
    5 Efectivamente, volvemos a las colonias fabriles del siglo XIX y principios del XX. Tenemos a los &034;esclavos&034; en mejor estado de salud para que rindan más... y de paso les hacemos un lavado de cerebro abusando del instinto gregario, hacemos que el rebaño levante con &034;honor y gloria&034; la bandera roja o azul... creamos heroes y una mitología, y luego los lanzamos al &034;campo de batalla&034;.

    Mientras tanto el señor feudal duerme, como el tio gilito, encima de su BOTIN. Y desde allí arenga a sus tropas a conquistar el castillo del enemigo.

    Si siguen así cualquier día encontraremos bandas juveniles y &034;maras&034; con los colores de la empresa acuchillandose por los centros comerciales, o peleando al salir del cine. Formadas por los hijos de los ejecutivos...
    Ampliar comentario
    #8
    Compartir
    La verdad es que los que trabajan en la ciudad financiera del Santander, viven en Boadilla o alrededores, no tienen que perder el tiempo en buscar aparcamiento o restaurante, tienen la comida gratis, y tardan 15 minutos en coche, sin meterse en los atascos bestiales de Madrid, seguro que tienen una opinión muy distinta. Y además, los domingos por la mañana pueden ver la Cibeles tranquilamente.
    Ampliar comentario
    #7
    Compartir
    Por supuesto que es un campo de concentración y algunas mas que otras... Alguna que te obligan incluso ir con corbata roja porque sino te miran mal.... Incluso lo de la concilación familiar lo tienen bastante olvidado.... Jornadas eternas calentando la silla para nada.....
    Ampliar comentario
    #6
    Compartir
    Campos de concentración sin mas. Sentirte numero y punto. En la era de las comunicaciones, internet y demás tiene mas sentido el teletrabajo que &034;todos a la fabrica&034;.
    El modelo productivo es distinto pero piensan que es una ventaja de coste...no tan clara a medio plazo. Time will tell
    Ampliar comentario
    #5
    Compartir
    Hace muchos años,me comento un funcionario a costa de un debate con él:no te engañes,prácticamente todas las cosas que se hacen con un supuesto fin &034;benéfico&034;[ incluidas ONGs,todo tipo de Iglesias y obras solidarias, etc.etc.],tiene otros muchos ocultos,e infinitamente peores, verdaderos &034;fines&034;;qué,son los que realmente motivan la acción.
    Es algo similar a cuando le dejas a los ratones del desván,un magnifico queso,supuéstamente olvidado;pero &034;envenenado&034;.
    En el mundo &034;laboral&034;;y cuanto mas grande la empresa peor,toda supuesta mejora para el trabajador,en realidad,no es sino una forma disfrazada,para incrementar más la productividad del mismo y por consiguiente los beneficios de la misma[sino no se haría,pues cuesta dinero].
    Véase esas empresas &034;punteras&034; que permiten echarse una &034;siestecíta&034; de media hora a sus trabajadores,en mitad de su jornada laboral.
    Lo hacen única y exclusivamente,nó por la salud del trabajador[que también,aunque únicamente como efecto secundario];sino porque se ha demostrado que así,los trabajadores rinden más y se evita el descenso de productividad por cansancio.
    Ampliar comentario
    #4
    Compartir
    Yo creo que se asemejan a campos de concentración y son perversos para las relaciones humanas.
    De hecho yo he tenido que trabajar, poco tiempo, en uno y me recordaba a LA FUNDACION de Buero Vallejo
    Ampliar comentario
    #3
    Compartir
    Como hija de militar y con una edad, conozco muy bien que es vivir en un entorno como el que se habla en el artículo. Los militares vivieron hace años en condiciones parecidas. Había barrios solo para militares y hasta casas cuartel para la guardia civil. Íbamos a clubs privados para hacer deporte o actividades sociales , teníamos iglesias castrenses, hasta colegios e institutos para hijos de militares, hospitales y economatos y farmacias. El ambiente me resultaba asfixiante ya que se vivía continuamente bajo unos valores y unas consignas muy específicas con las que quisieras o no tenias que identificarte.
    Ampliar comentario
    #2
    Compartir
    conozco la ciudad del Santander. Para empezar no ea ciudad porque hay kiosko de la Once pero no hay viviendas. El lujo de toda la urbanizacion es fascinante. La comodidad depende de &034;carnet&034; que tengas porque no puedes asar filtros si no estas autorizado. La seguridad es bestial. Las distancias hechas para pasar en coche...no se pueden disfrutar los jardines paseando porque no hay ni bancos.

    Me recordo una especie de ciudad universitaria para viejos cuyo trabajo es trabajar, no pensar. Los empleados esran felices por las comodidades pero a mi personalmente no me gustaria perder mi cafelito intimo de las 9,00 de la mañana. O ver la cibeles desde el bus al volver a casa.

    Estoy de acuerdo con el articulo pero sin dramatizar. Les falta ser mas permeables al resto del mundo mundial y ser mas accesibles a los propios trabajadores. Es un control ferreo de la piramide del trabajo. Pero seguro que sera rentable para el banco y los trabajadores.
    Ampliar comentario