PERO SÓLO CINCO DÍAS POR SEMANA

"Come lo que quieras cuando quieras": la dieta 5:2 causa furor

Una de las dietas que más se ha puesto de moda desde el arranque del presente año es la denominada “5:2”. Como todas las dietas exprés
Foto: "Come lo que quieras cuando quieras": la dieta 5:2 causa furor
"Come lo que quieras cuando quieras": la dieta 5:2 causa furor
Autor
Tags
    Tiempo de lectura4 min

    Una de las dietas que más se ha puesto de moda desde el arranque del presente año es la denominada “5:2”. Como todas las dietas exprés que prometen adelgazar de forma rápida y eficaz, la polémica se ha ceñido sobre este régimen alimenticio desde el primer día. En Inglaterra, la BBC emitió un documental bajo el título Horizon, para cuya realización el periodista Michael Mosley siguió las indicaciones de la dieta. En tan solo un mes perdió 6,5 kilos y disminuyó su grasa corporal en un 25 %. Además, mejoró sus niveles de azúcar en sangre y colesterol. La popularidad de la dieta 5:2 no ha parado de aumentar desde entonces y todos los ejemplares del libro The 5:2 Fasting Diet, de Jacqueline Whitehart, se han agotado en las grandes librerías del Reino Unido.

    En resumidas cuentas, la dieta 5:2 consiste en comer lo que se quiera durante cinco días a la semana y reducir drásticamente la ingesta de calorías, hasta casi rozar el ayuno, los dos días restantes. En el caso de los hombres, durante los dos días de “semiayuno” no se deben ingerir más de 600 calorías, mientras que en el caso de las mujeres se reduce a las 500. Una cantidad ínfima teniendo en cuenta que un desayuno a base de zumo, tostadas y café se acerca a las 300 calorías, y que la cantidad diaria recomendada de calorías es de unas 2.000, aunque con ligeras variaciones dependiendo del sexo y la edad.

    División de posturas entre nutricionistas y médicos

    Los defensores de esta dieta extrema, a la que se han sometido famosos como Jennifer Aniston, Jennifer López o Gwyneth Paltrow, sostienen que es buena para la salud, pues prolonga la esperanza de vida y reduce el riesgo de padecer cáncer, diabetes y alzheimer (al mejorar las funciones cognitivas). Los nutricionistas que se han posicionado a favor centran sus argumentos en que el ayuno reduce los niveles de la hormona llamada IGF-1. Se trata de una hormona que juega un papel muy importante en el crecimiento infantil y la pubertad, pero que en los adultos continúa teniendo efectos anabolizantes. Sus altos niveles en la edad adulta aumentan el riesgo de las divisiones celulares, tales como las del cáncer. Es por ello que se relaciona el ayuno intermitente con la reducción de los riesgos de contraer enfermedades graves.Sus defensores sostienen que prolonga la esperanza de vida y reduce el riesgo de padecer cáncer, diabetes y alzheimer

    La postura de la comunidad médica difiere bastante de estos argumentos al negar que existan evidencias científicas sobre el hecho de que intercalar dos días de ayuno a la semana tenga beneficios para la salud. El portavoz de la Asociación Dietética Británica, Rick Miller, advertía recientemente en las páginas del diario británico The Independent que la esta dieta puede producir hipoglucemia, problemas digestivos y estreñimiento si no se aumenta considerablemente el consumo de agua. Asimismo, añadía que los únicos estudios científicos sobre los efectos del ayuno sobre la salud se habían realizado en ratones de laboratorio “sin ninguna garantía de éxito en humanos”.

    Posibles efectos secundarios

    La posibilidad de sufrir desórdenes alimenticios e incluso de caer en la bulimia es otro de los argumentos utilizados por los detractores de este régimen alimenticio. Además, sostienen que es prácticamente imposible compensar con dos días de semiayuno las calorías de más que se comen durante cinco días a la semana.

    Lo que no se puede negar es que las personas que se han apuntado a la moda de esta dieta coinciden en señalar sus beneficios, incluyendo al periodista de la BBC Michael Mosley, que realizó el popular documental. Comer todo lo que se quiera sin tener un sentimiento de culpabilidad y encima adelgazar es a todas luces un llamativo reclamo. Sin embargo, durante los días en los que se restringe drásticamente la ingesta de calorías, se tienen muchas menos energías y el estado de ánimo empeora, lo que puede afectar negativamente al trabajo o a las relaciones personales.

    Alma, Corazón, Vida
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    7 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios

    ÚLTIMOS VÍDEOS

    Simone Biles: Golden Girl - The Trailer
    Alfred vs The Joker
    La guerra de las mujeres en 30 segundos

    ºC

    ºC