LA ASERTIVIDAD ES LA CLAVE

Estrategias para pedir lo que quieras y obtener siempre un “sí”

¿Crees que mereces un aumento de sueldo? ¿Necesitas que tus padres te dejen su coche? ¿Planeas pedirle un favor a tu pareja? No siempre es sencillo
Foto: Estrategias para pedir lo que quieras y obtener siempre un “sí”
Estrategias para pedir lo que quieras y obtener siempre un “sí”
Autor
Tags
    Tiempo de lectura4 min

    ¿Crees que mereces un aumento de sueldo? ¿Necesitas que tus padres te dejen su coche? ¿Planeas pedirle un favor a tu pareja? No siempre es sencillo conseguir lo que deseas, sobre todo si otras personas deben dar su brazo a torcer. Pero hasta la petición más estrafalaria puede ser concedida si sabemos cómo plantearla. Todos tenemos amigos que siempre consiguen lo que quieren, y no es una cuestión de suerte, todo gira en torno al modo en que piden las cosas.

    Desde que nacemos, gran parte de la relación con nuestros congéneres tiene como objetivo satisfacer nuestras necesidades. Al bebé le basta con llorar, al niño con chantajear y al adolescente con insistir, pero los adultos necesitan otras estrategias.

    Haz peticiones razonables

    Hay que tener claro que las relaciones personales no funcionan con las mismas dinámicas que las relaciones comerciales. Cuando pedimos un favor a nuestra familia o nuestro jefe no podemos andar regateándoles. Si, por ejemplo, necesitamos que la empresa nos dé dos días para hacer la mudanza, no podemos pedir una semana para ver si cuela. Quizás una petición de este tipo pueda concederse una vez, pero al final todos sabrán a lo que estás jugando y no conseguirás que nadie te haga un favor. En definitiva, si te dan la mano, no cojas el brazo.

    Sé concreto y honesto

    A la hora de pedir un favor tenemos que tener claro qué es lo que necesitamos. Sobre todo cuando se trata de peticiones económicas, debemos ser concisos en cuanto el asunto para el que necesitamos el dinero. No es conveniente decirle a tu familia que necesitas una ayuda “para salir del bache”, sino que necesitas una cantidad concreta para pagar un recibo o afrontar una deuda. Por supuesto, las razones deben ser reales. Si el favor que necesitas requiere un esfuerzo importante lo mejor es que lo plantees desde el principio. A nadie le gusta “ir a echar una mano para montar un mueble en la nueva casa” y acabar haciendo la mudanza, pintando el salón y poniendo la tarima flotante. Tenlo claro: esa persona no volverá a echarte una mano.  

    Piensa antes si de verdad necesitas lo que pides

    Este consejo tiene una doble lectura. Por un lado hay personas que piden y piden sin dar nada a cambio y sin necesitarlo realmente (algo que acabará pasándoles factura) y por otro están las personas que no piden nunca nada porque creen que no se lo merecen, aun que no sea cierto. Ambos comportamientos son perniciosos y deben evitarse haciendo una reflexión sobre lo que realmente necesitamos o nos merecemos. Si todas las personas que te rodean cobran más que tú y hacen el mismo trabajo, quizás ha llegado el momento de pedir un aumento.

    Sé humilde y no amenaces

    Si quieres que la gente siga haciéndote favores debes aprender a aceptar un “no” por respuesta. Las amenazas no sirven en este tipo de situaciones. Es importante que aceptes, además, que las personas pueden echarse atrás en un determinado momento. Aunque fastidien tus planes debes comprender que tienen motivos para hacerlo. Si aceptas las negativas con una sonrisa, te será mucho más fácil conseguir lo que quieres la próxima vez, pero si te muestras agresivo con la gente que decide no conceder lo que pides entrarás en su lista negra, y nunca conseguirás nada de ellos.

    Ponte en el lugar de la persona a la que vas a pedir un favor

    Esta es, sin lugar a dudas, la estrategia más importante. A veces nos olvidamos de que nuestros familiares, nuestros jefes o nuestros compañeros también tienen motivos para hacernos o no hacernos un favor. Y conocer estos es la clave para conseguir lo que queremos. En este sentido no sólo es importante ser razonables en nuestras peticiones, además tenemos que ser conscientes del momento en el que pedimos las cosas. Si la persona a la que pensamos pedir un préstamo está pasando por un mal momento personal o económico es conveniente que busquemos a otro o esperemos a que las cosas vayan mejor. Esto puede ser cuestión de días, semanas o meses, pero siempre nos irá mejor si hacemos las peticiones en algún momento apropiado para la otra persona. 

    Alma, Corazón, Vida
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    9 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios

    ºC

    ºC