Jueves, 18 de julio de 2013

QUÉ NO DEBE HACERSE ANTE UN TRIBUNAL

Kavanagh vs Kavanagh: los abogados que dilapidaron su enorme fortuna en el divorcio

Kavanagh vs Kavanagh: los abogados que dilapidaron su enorme fortuna en el divorcio
Tribunal tras tribunal, los Kavanagh cada vez perdían más dinero. (Corbis)
9
Enviar
42
33
 
0
Menéame
Imprimir

¿Cuánto dinero puede gastar una pareja durante un proceso de divorcio? En muchas ocasiones, la cifra puede llegar a ser astronómica, tal y como ocurrió con el matrimonio Kavanagh, formado por dos adinerados residentes en Londres que, a lo largo de un proceso de litigio que ha durado cinco años, han terminado perdiendo prácticamente todo su patrimonio. La historia sería lo suficientemente llamativa de por sí incluso si obviamos el dato decisivo de la misma, que es que tanto Giles como Anna–Marie son abogados, por lo que cabía esperar que tuviesen una conciencia mayor que la de otras parejas sobre los costes e implicaciones de dichos procesos. Un lustro después del comienzo del proceso, la pareja se ha visto obligada a vender su residencia valorada en más de tres millones de libras en Kingston-upon-Thames (un municipio situado en las afueras de Londres) y al menos 980.000 libras han desaparecido de sus cuentas corrientes, aunque otros cálculos elevan la cifra a los tres millones.

Todo comenzó en 2007 cuando, por motivos que no han trascendido a la luz pública, el matrimonio decidió que no podían pasar más tiempo juntos y el proceso de separación comenzó. Del tribunal del condado, la demanda pasó a la división familiar del Tribunal Supremo, y de ahí, a la Corte de Apelación Civil, provocando una hemorragia económica imparable. Como el juez Clive Million señaló en diciembre del pasado año, “en 2008 ya habían gastado 879.000 libras en costes legales e impugnaciones”. El juez ha sido uno de los grandes críticos de pareja, por su decisión de continuar adelante con el proceso, costase lo que costase: “el barco de un matrimonio puede irse a pique, pero esta pareja ha dirigido el suyo hacia las rocas a toda máquina”. El proceso ha tocado este año a su fin, tras el fallo del juez a favor de Giles, después de que Anne pidiese entre 18.000 y 32.000 libras más en concepto de manutención, ya que alegaba que había dejado una prometedora carrera en Simmons & Simmons para cuidar a sus hijos.

¿De verdad piensas que no me despertaba a las cuatro de la mañana pensando que había perdido medio millón de libras?Sin embargo, Million no ha sido el único que ha señalado el desacierto de la pareja. La reacción de la sociedad británica ante este proceso de separación mediático ha sido particularmente despiadada, ya que la pregunta que gran parte de los compatriotas de los Kavanagh se ha hecho es cómo pueden dos de los, en teoría, mejores abogados del país, caer en las trampas que deberían conocer bien. Hasta la fecha, ninguno de los dos miembros de la pareja había realizado ninguna declaración pública, hasta que el  pasado domingo, Anna Kavanagh ofreciese una entrevista en exclusiva al dominical The Sunday Times, donde afirmaba estar completamente arruinada.

“El Armagedón del divorcio”

“Me parece que fue todo bastante dramático y un poco ridículo, para ser francos”, señala la abogada en la entrevista, haciendo referencia a las palabras del juez Million. Kavanagh recuerda que ellos mismos eran conscientes de la imagen pública que estaban dando. “¿De verdad piensas que no me despertaba a las cuatro de la mañana pensando que había perdido medio millón de libras y que con ese dinero me podría haber comprado una casa?” La prensa no fue nada benevolente con la pareja. Por ejemplo, Jan Moir afirmaba en las páginas de The Daily Mail que la separación de los Kavanagh no había sido un divorcio, sino “el Armagedón de todos los divorcios”.

La jurista lamenta la posible influencia que la publicitación del divorcio puede tener en los tres hijos de la pareja, que considera que la prensa no ha respetado la privacidad de la familia. De hecho, fue esta cuestión, la de la custodia de los niños, lo que causó un mayor conflicto entre los Kavanagh, a quienes los separaban cinco años de edad (él tenía 52, ella, 47). Giles fue el que solicitó la custodia de sus tres descendientes, por lo que no hubo otro remedio que solucionar el conflicto a través de la mediación de un juez. “Por supuesto, tienes que luchar”, respondía Anne. “No vas a decir ‘venga, vale’”. El problema aparece cuando, al igual que ocurre en el póker, una vez estás dentro y has invertido una gran cantidad de dinero, resulta difícil retirarse. “¿En qué punto te retiras?”, se pregunta la mujer durante la entrevista. “¿Después del primer mes de negociación? ¿Después del sexto? Pensando en todo lo que había gastado, merece la pena seguir otro mes más”. Y así, hasta que pasaron cinco años.

La denuncia de una ley injusta

La abogada intenta interpretar sus últimos cinco años desde una óptica más positiva, al señalar que su cruzada puede ser de utilidad para otras mujeres y ayudar a la toma de conciencia de la necesidad de una reforma de las leyes británicas existentes. Por ejemplo, haciendo que las decisiones sobre la custodia de los hijos, el mantenimiento económico de estos y el de la esposa se coordinen de una manera más satisfactoria, ya que en estos momentos cada una de estas decisiones se toma por separado. “Debería ser mitad y mitad”, indicaba Kavanagh, “ya que tuvimos a los niños juntos y construimos juntos nuestro patrimonio económico”. La abogada señala que espera que un cambio en las leyes de divorcio derive en un comportamiento más “racional” de las parejas, y que se agoten todas las vías de negociación antes de sumergirse en los inevitablemente dolorosos procesos judiciales.

Mi mala experiencia puede servir a mis clientesKavanagh, que actualmente sobrevive gracias a un empleo como abogada a tiempo parcial y vive en una casa de alquiler porque no puede conseguir una hipoteca, afirma que es consciente de que su reputación se ha visto seriamente dañada después del divorcio, pero que aun así debe intentar salir adelante ya que su marido dejará de tener la obligación de pagarle una pensión en 2014. “No es que haya tenido exactamente a la gente llamando a mi puerta para contratarme”, señala con ironía, aunque como concluye, aún es optimista. “Quizá mis clientes puedan beneficiarse de mi terrible experiencia”, asegura. Desde luego, si se trata de hacer valer la (mala) experiencia, pocos abogados pueden batir a la inglesa.

9
42
33
 
0
Menéame

LA OPINIÓN DE LOS LECTORES

9

COMENTARIOS

Escribe el tuyo

9MtOlive 16/11/2012 | 14:48

#1 Suicidados hay 3200 al año. Unos 2500 hombres, y de ellos la gran mayoría afectados por las leyes socialistas-feministas españolas.

La palabra del hombre no vale nada; la de la mujer ES PRUEBA. Un insulto de la mujer, es falta, en su caso; si el hombre, hace lo mismo es DELITO...

O se le acusa de él, por lo menos. Lo que implica la competencia de la jurisdicción especial de violencia doméstica creada por el PSOE-PSC [como si no bastase con juzgados de familia especializados], y lo que a su vez implica que no puede haber custodia compartida. Jaque mate.

Ni uno sólo de esos suicidios de hombres heterosexuales [otra cosa si fuesen mujeres u hombre homosexual; como sabemos y hemos comprobado recientemente] se comentan en los medios. Pero hay están. Cada uno de los 2000.

No espere Ud. ningún cambio en las leyes, ni nada al respecto. Con tal de que no escupan a sus cadáveres, podemos estar contentos en los tiempos y lugar en los que vivimos. Seguirán miles de suicidados varones cada año y esas leyes y prácticas no las cambiará ni el profeta.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

8cachamuinha 16/11/2012 | 14:17

#4 #3 Sí señor. Mucho mejor la mía con el escudo del Bribón, y los chorizos sustentándolo!

Hasta ahí podíamos llegar.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

70088 16/11/2012 | 13:51

#5
Para ser libre hay que cumplir la ley. Siendo libre, se debe tener libertad para exibir la bandera nacional sin comentarios como ese, a no ser que se refiera usted a la del águila, que no lo parece, en cuyo caso tendría usted razón, pero adolecería de su propio comentario, lo cual sería ciertamente incongruente. Exibir esa tricolor no demuestra libertad sino libertinaje, aplaudirlo sólo demuestra descontento hacia la ley. La libertad de expresión y pensamiento le otorgan eso mismo: pensar lo que uno quiera y poder expresarlo, los unos y los otros, todos; pero nada más, ningún tipo de patente de corso hacia algo legal, guste o no, esgrimiendo algo ilegal, guste o no también.
Le gusta la libertad? Presuma de ella cumpliendo la ley, esa que se utiliza por "muchos" y por "pocos" cuando se ven afectados por el libertinaje de otros.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

6Fede 16/11/2012 | 13:46

Los procesos matrimoniales no son especialmente complejos, el problema es que generalmente hay un enconamiento personal que hace que las partes actúen de forma totalmente irracional. Pero además, cuando hay hijos de por medio aparecen los conflictos post-separación que suponen dinero y preocupaciones para los ex-conyuges, y mal ambiente para los hijos.
El mejor consejo que se puede dar es dejar que los abogados de las partes negocien, de manera que se eliminen dentro de lo posible las rencillas personales.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

5lector_333 16/11/2012 | 12:30

#4 Viva la libeetad de expresión y de pensamiento. Pero la salida de tono del comentario 4 está fuera de lugar. Para muchos otra bandera hubiera sidoi igual de "nauseabunda" pero no lo dicen.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

4ber 16/11/2012 | 11:45

#3 Mausebubda, antigua, casposa, vieja, superada y despreciable bandera tricolor republicana que utilizas.
Para los jovenes, esa bandera suena a batallitas del abuelo y paridas del Cayo Lara ese.
Saludos.
B. Bereterra.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

3piofoncillas 16/11/2012 | 11:26

.

"El abogado que se defiende a si mismo, tiene a un tonto por cliente", dice un viejo aforismo, de todo punto real.

El abogado es el peor de los litigantes posibles, como el médico horribilis paciente.

Cuando se auna, la condición de letrado, con la de irreflexiva pareja, en proceso de convertirse en ex, olvidanse cautelas propias del escepticismo profesional y pueden mas los sentimientos, pésimos consejeros siempre del litigante, y como se supone que se sabe, al menos, lo mismo que el abogado contratado, se impone a este locuras y barbaridades, actuaciones que jamás, el pobre togado hubiera aconsejado.

Un proceso matrimonial, desde lo íntimo, no tiene otra función que demostrar la ajena culpa y desde lo profesional, el mínimo/máximo pago, según la parte que se defienda.

Desde luego, no me extraña.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

2Douglas Quaid 16/11/2012 | 11:16

Por una vez ha ganado el hombre en uno de estos casos, aunque haya perdido una fortuna, con su trabajo podrá reponerse nuevamente. La que no lo hará será la arpía vividora de la señora, arruinada y mantenida hasta dentro de un par de años, luego se acabó. El asqueroso egoísmo de estas meretrices que están deseando pillar a un marido rico para no dar golpe me pone enfermo. Ahora toca joderse y trabajar, porque con más de 50 años que tiene ya no va a pillar a otro idiota que se deje engañar para que la siga manteniendo.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

1Amigo Sancho 16/11/2012 | 09:31



Un buen artículo Sr. Barnés, destacable entre tanta paja insustancial de esa sección.

No hace falta irse a UK, tenemos esos mismos casos en nuestros Juzgados y Tribunales, bien en un divorcio contencioso de un matrimonio de abogados, o bien en un litigio entre un abogado y la abogada feminista de su exmujer, están a la orden del día, en nuestro país podemos hablar perfectamente de procesos que duran diez años.

La insensata y cruel legislación sobre el uso de la vivienda familiar y la custodia [propiedad] de los hijos, un pack sexista que atribuye ambos de forma sistemática a la madre, da lugar a situaciones de ruina y conflicitividad de por vida.

Hablamos de cientos de miles de desahucios de hombres, también suicidios, ahora que están tan de moda, arrojados a la calle y arruinados, y de más de un millón de niños y jóvenes privados por Ley de poder vivir con su propio padre, no así con cualquier extraño ocasional, resultado de la ideología y el derecho penal de género.

Ignorar que un divorcio contencioso, más ahora con la caída inmobiliaria y de la bolsa, significa perder el 40-60% del patrimonio familiar es una forma de estulticia mayúscula.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

CONÉCTATE A LA ACTUALIDAD

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN
BoletínUrgentes
Las más, patrocinado por Caja Mar
ANÚNCIATE BOLETÍN
Nov
2012
1ª Edición
2ª Edición
L
M
X
J
V
S
D

HEMEROTECA

Mostrar Calendarios