Miércoles, 10 de julio de 2013

NO TE RINDAS Y CONFÍA EN TUS POSIBILIDADES

Cómo hacer del fracaso una herramienta para el éxito

Cómo hacer del fracaso una herramienta para el éxito
El fracaso es un compañero inseparable en la búsqueda del triunfo. (Corbis)
0
Enviar
75
72
 
0
Menéame
Imprimir

Todos huimos del fracaso. Al fin y al cabo, fallar no es algo positivo; implica no haber logrado lo que se quería, y es, en cualquier caso, tal como lo define la Real Academia Española, un “suceso lastimoso, inopinado y funesto”. Negativo, en cualquier caso, pero inevitable. Tal como dijo Truman Capote, “el fracaso es el condimento que da sabor al éxito”. No hay un gran logro que no vaya acompañado de decenas de fracasos.

Saber aprovechar nuestros fallos es la clave para el triunfoDesafortunadamente, mucha gente no sabe cómo superar sus errores. En vez de aprovecharlos para insistir en su objetivo su influjo les empuja a abandonar la empresa acometida, y esto es lo peor que se puede hacer ante un fallo. La habilidad para aprovechar las oportunidades que nos brindan los fracasos es la gran diferencia que distingue a la gente exitosa de la mediocre. Hay algo que hay que tener muy claro, y es que sólo a través del fracaso se puede lograr el éxito. Aprovecharse de él es la clave para el triunfo. Estos son unos consejos, alumbrados por grandes mentes de los negocios, la ciencia y la cultura, para aprovechar todo lo que el fracaso puede ofrecernos.

No te arrepientas, has gastado tu tiempo sabiamente

Cuando fallamos podemos tener la tentación de pensar que hemos malgastado nuestro tiempo en algo que no hemos logrado, y nos arrepentimos de haber empezado siquiera a intentarlo. Esto es un error. La realidad es que hacer algo, aunque sea errado, es siempre mejor que no hacer nada. La inacción es el peor de los fracasos, y muchas veces la gente que nos critica es la misma que prefiere no intentar absolutamente nada. No les hagas caso. Lo que es lamentable es no hacer nada, no intentarlo y fallar. Tal como explicó acertadamente el filósofo y teólogo Paul Tillich, “aquel que escala y cae puede ser olvidado. Aquel que nunca escala y nunca cae es un fracaso en todo su ser”.

El fracaso existe para ofrecer sabiduría

Los errores tienen el significado que queramos darle. Si lo consideramos como un aprendizaje nuestros fallos tendrán un sentido distinto, nos servirán para darnos la sabiduría que necesitamos para alcanzar el éxito. Y cada pequeño fracaso será un paso hacia el triunfo. Si cambias el punto de vista verás el fracaso de forma diferente: será una oportunidad para aprender. Henry Ford decía que el fracaso “es sólo una oportunidad para empezar de nuevo de forma más inteligente”.

Aprende todo lo que puedas de cada fracaso

“No he fallado la prueba, sólo he encontrado cien maneras para no hacerla mal”. Así explicaba Benjamin Franklin como los errores pueden verse como un éxito. Y es que, tanto en la ciencia como en la vida, un fallo nos enseña lo que no debemos hacer para lograr el éxito. Nuestra habilidad para identificar por qué hemos fallado es esencial en este sentido. Debemos reflexionar para encontrar la manera en la que no repitamos los mismos errores. Algo que es esencial para no caer en el mismo error una y otra vez.

No te rindas; quizá estás a sólo un paso del éxito

Nadie podría explicar esto mejor que Thomas A. Edison: “Muchos de los fracasos vitales son de gente que no se dio cuenta de lo cerca que estaba del éxito cuando decidió rendirse”. Tirar la toalla es muy tentador, especialmente cuando los fracasos se repiten. Pero es precisamente la concatenación de intentos fallidos lo que puede conducirnos al éxito. Si de verdad crees en lo que estás haciendo, sigue intentándolo. En algún momento lograrás tu objetivo. En caso contrario, al menos tendrás la satisfacción de que lo intentaste hasta el final.

Mantén tu entusiasmo

No basta con seguir intentándolo, además hay que hacerlo con el mismo nivel de entusiasmo con que se comenzó la empresa. De otra manera, los intentos serán cada vez menos poderosos. La clave reside en lograr que la emoción no decaiga. Una buena manera para lograrlo es poner sobre el papel los avances logrados, para tener claro que estás un paso más cerca del éxito. El fracaso puede ser una gran motivación. El dramaturgo Tennessee Williams contaba que siempre encontró impulso en las críticas negativas: “El fallo aparente de una obra me llevaba directo a la máquina de escribir, incluso antes de que salieran las críticas. Me sentía más obligado a trabajar que las veces en las que el estreno era un éxito”

Sigue apuntando alto

“Todos nosotros hemos fallado en alcanzar nuestros sueños de perfección”, decía William Faulkner, “así que nos ponemos nota sobre la base de nuestro espléndido fracaso al intentar lograr lo imposible”. Ten siempre claro el objetivo de tus esfuerzos; sigue apuntando alto y no rebajes el nivel de exigencia. Para alcanzar el éxito no hay que evitar las ensoñaciones, estas pueden servir para darte la fuerza que necesitas. La pasión y entusiasmo son clave. Si rebajas tus expectativas perderás la energía y abrazaras la mediocridad. Siempre hay que tener una motivación. Si no, los esfuerzos vitales carecen de sentido.

Confía en tus posibilidades

Ya lo decía Napoleón Bonaparte, “podemos detenernos cuando subimos, pero nunca cuando descendemos”. Mantener la autoconfianza, a pesar de los fracasos, es esencial para superar los obstáculos. Por supuesto, es necesario esforzarse por no repetir los fallos y aprender lo máximo posible de ellos, pero además, debes tener la habilidad para hacer que tu sueño se haga realidad. Muchas de las personas que han logrado grandes descubrimientos o logros no tenían un especial talento, sólo eran personas ordinarias con una extraordinaria actitud. 

0
75
72
 
0
Menéame

LA OPINIÓN DE LOS LECTORES

0

COMENTARIOS

Escribe el tuyo

CONÉCTATE A LA ACTUALIDAD

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN
BoletínUrgentes
Las más, patrocinado por Caja Mar
ANÚNCIATE BOLETÍN
Nov
2012
1ª Edición
2ª Edición
L
M
X
J
V
S
D

HEMEROTECA

Mostrar Calendarios