CAFEÍNA Y TAURINA JUNTAS, UNA BOMBA

13 muertes en EE.UU. ¿Las bebidas energéticas son seguras?

Las bebidas energéticas, que cada vez son más consumidas en todo el planeta, han sido objeto de un gran número de críticas durante los últimos años,

Foto: 13 muertes en EE.UU. ¿Las bebidas energéticas son seguras?
13 muertes en EE.UU. ¿Las bebidas energéticas son seguras?

Las bebidas energéticas, que cada vez son más consumidas en todo el planeta, han sido objeto de un gran número de críticas durante los últimos años, y no parece que la percepción que de ellas tenemos vaya a cambiar en los próximos tiempos. La estadounidense FDA (“Food and Drug Administration”) anunció esta misma semana que una bebida conocida como 5-Hour Energy, que también se comercializa en España, ha aparecido citada en los informes forenses de 13 muertes producidas durante los últimos tiempos. Aunque los investigadores no pueden asegurar que el consumo del alimento haya sido la causa principal de las muertes, la FDA se ha propuesto iniciar una investigación con el objetivo de analizar en profundidad las bebidas que esta industria, en continuo aumento, produce.

Anais Fournier entró en paro cardiaco tras consumir dos latas en menos de 24 horasLiving Essentials LLC, la empresa productora, se ha defendido asegurando que 5-Hour Energy no incluye una cantidad mayor de cafeína a la de una taza de café, y que sus niveles de vitaminas “están cerca de lo normal”. Otros de los componentes que incluye la bebida son el Niacin, la vitamina B6, la vitamina C12, citicolina, fenilananina y taurina. Además, recordaron que es muy difícil averiguar el papel que este tipo de bebidas pueden tener en la salud de los pacientes, cuyo deterioro podría estar vinculado a otros factores.

Una tragedia ¿evitable?

No es la primera declaración de la FDA sobre este tema. A finales del pasado mes de octubre, ya señaló que abriría una investigación sobre cinco muertes relacionadas con el consumo de bebidas Monster Energy. De esa manera se intentaba atajar la polémica surgida durante los últimos días de 2011, después de que una niña de 14 años, Anais Fournier, muriese por un paro cardiaco tras consumir dos latas de Monster en un período de 24 horas. Sus padres presentaron una demanda contra la compañía en la corte superior del estado de Riverside. Rápidamente, el valor de las acciones de la compañía, Monster Beverage Corps., cayó casi un 14%. Por su parte, la firma se defendió asegurando que no se consideraban responsables de la muerte de la joven. La diferencia principal en Estados Unidos respecto a otros países como el nuestro es que la legislación que regula el etiquetado es mucho más laxa, por lo que, por ejemplo, la cantidad exacta de cafeína que contiene cada bebida no figura en su etiqueta.

Según puso de manifiesto un artículo publicado en The New York Times, la FDA contabiliza un total de 90 demandas relacionadas con este tipo de bebidas desde 2009, 30 de las cuales tenían relación con patologías graves, como ataques al corazón, convulsiones y abortos espontáneos (como ocurría en uno de los casos consultados).

Efectos secundarios a tener en cuenta

El principal problema de este tipo de bebidas se encuentra en su composición. Concretamente, en los altos niveles de cafeína y taurina, que en el caso de la primera puede ser hasta cuatro veces mayor que en una bebida de cola. Estas cantidades de ambos componentes pueden provocar alteraciones en la frecuencia cardiaca y en la tensión arterial, así como arritmias y taquicardias que pueden ser especialmente peligrosas para los enfermos de corazón. Sin embargo, a menudo siguen consumiéndose tanto de forma recreativa como para mantenerse despierto en momentos de especial estrés, como en época de exámenes.

Aquellos que habían consumido las bebidas energéticas se mostraban mucho más dispuestos a adoptar comportamientos de riesgoUn estudio realizado en la Universidad de Australia publicado este mismo año señala los potenciales peligros de este tipo de bebidas de las que, no obstante, conviene recordar que no todas tienen la misma composición. El estudio avisaba que el consumo cada vez más frecuente de este tipo de productos puede afectar seriamente a gran parte de la población, especialmente a los adolescentes, que son sus mayores consumidores y que en muchos casos desconocen las potenciales amenazas de estas bebidas. La investigación señala que la toxicidad de estas bebidas “está fuera de ninguna duda”, y pueden causar tanto los problemas cardiacos anteriormente citados como “alucinaciones, toxicidad neurológica, alucinaciones, ataques o isquemias”.

Otra de las advertencias que suelen enunciar los expertos es que estos productos no deben mezclarse con el alcohol, ya que como señalaba un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Maryland y publicado en la revista científica Alcoholism: Clinical & Experimental Research, sus consecuencias no son sólo perjudiciales a un nivel puramente fisiológico, sino que también afecta a nivel conductual. Como comprobaron los investigadores, aquellos que habían consumido las bebidas energéticas junto al alcohol se mostraban mucho más dispuestos a adoptar comportamientos de riesgo, causado por un aumento de la estimulación, que provoca que, por ejemplo, se encontrasen más inclinados a conducir un coche bajo los efectos del alcohol.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios