¿SE PUEDE TENER SEXO Y CONSERVAR LA AMISTAD?

Consejos para ser el perfecto amigo con derecho a roce

Tener relaciones sexuales con los amigos, sin que la amistad desaparezca o se convierta en una relación de pareja, es difícil, pero no imposible. Se ha
Foto: Consejos para ser el perfecto amigo con derecho a roce
Consejos para ser el perfecto amigo con derecho a roce
Fecha
Tags

    Tener relaciones sexuales con los amigos, sin que la amistad desaparezca o se convierta en una relación de pareja, es difícil, pero no imposible. Se ha hablado mucho sobre los “amigos con derecho a roce” pero siempre ha sido un tipo de relación conflictiva, que muy poca gente es capaz de sostener en el tiempo. Al final uno de los amigos acaba enamorándose del otro, si no lo ha estado desde el primer momento. Sobrevivir al sexo entre amigos es difícil, pero es más sencillo con estas cinco normas.

    1. Ten claro en qué consiste vuestra relación desde el principio

    Esta es la clave principal para tener un “amigo con derecho a roce”. Si es amigo, no puede ser novio. Si la relación se ha construido sobre esta premisa hay que respetarla. De hecho, la propia relación se basa en la convicción de que sois amigos, no pareja, y esa es la base de todo. Hay que tener claro desde el principio que ninguna de las dos partes quiere a la otra como pareja estable. Cabe la posibilidad de que uno de los dos se enamore, en ese caso lo menos doloroso es terminar con la relación cuanto antes.

    2. Encuentra a tu amigo interesante

    Aunque no sea una pareja estable, este tipo de relaciones parten la amistad. Es necesario saber divertirse, y conversar, con nuestro “amigo con derecho a roce”. No hay que engañarse, este tipo de relaciones se basan principalmente en el sexo, pero no se mantienen sólo con él, pues no se puede estar constantemente en la cama. Es necesario que la otra persona nos parezca interesante y divertida, no sólo atractiva. En caso contrario la “amistad con derecho a roce” no pasará del sexo casual. En definitiva, nuestro amigo tiene que gustarnos en el plano personal, no así en el plano amoroso, lo que incumpliría la norma número uno.

    3. No veas a tu amigo con demasiada frecuencia

    En una relación de amistad “con derecho a roce” es imprescindible controlar el tiempo que se pasa junto a la otra persona. Si se queda con demasiada regularidad la relación pasar a ser como la de una pareja normal, y en el momento en que una de las dos partes se de cuenta de ello puede surgir el conflicto. Si se sabe controlar el tiempo que pasamos con nuestro “amigo especial” la relación puede ser duradera, incluso con parejas estables de por medio.

    4. Ten siempre presente que la relación puede terminar en cualquier momento

    No te tortures con esto. Las relaciones “con derecho a roce” son una tipología frágil, un estadio intermedio entre la amistad y el amor de difícil gestión. Es importante tener claro desde el principio que el “derecho a roce” puede acabarse en cualquier momento: en el mismo instante que una de las dos partes se enamore de otra persona.

    5. La atracción sexual tiene que ser muy intensa

    No nos engañemos. Este tipo de relaciones se basan principalmente en el sexo. Es el elemento que justifica un acuerdo de este tipo. Si no existe diversión en la cama no tiene ningún sentido mantener un “amigo con derecho a roce”. 

    #15
    Compartir
    12 Jeje... Maya y Willy sólo tenían derecho a roce con las flores.

    :_]]
    Ampliar comentario
    #14
    Compartir
    Comentarium significa explicar glosar ; los que estudian saben que un comentario es un escrito que debe contener las frases suficientes que sustenten una postura o permitan facilitar la comprensión del mismo. Aquellos pensamientos, textos u obras complejas y difíciles de comprender requieren de notas, observaciones o comentarios facilitadores Generalmente, obras muy, muy antiguas requieren de estos escritos. Asimismo un comentario puede referir a alguna historia testimonial. En la antigua Roma, el término gozaba de otras tantas referencias como ser: un libro, las memorias de una personalidad pública, escritos que versan sobre la vida de un ciudadano, un ritual pontificio, la colección de actas en las cuales se contenían las sesiones realizadas por el Senado, una pieza judicial que es empleada en el proceso de un juicio, libro que compendia recetas médicas, obras sobre gramática y retórica. En fin, los comentarios estaban escritos para gentes que gustaban de leer y reflexionar. Obvio decir que no se escribían para limitados intelectuales o desganados visuales, pues para los solípedos, sobra la fusta.
    Ampliar comentario
    #13
    Compartir
    Las amistades con derecho a roce, existen. Pero en mayor grado con las ex-novias. Cuando ya hubo relaciones y cuando ya te conoces. A mi me tocó tener una relación [o dos...] de estas características. Lo mas sorprendente es que se mantienen a lo largo de la vida. El artículo esta muy bien planteado. Lo apoyo por su síntesis.
    www.arquiterapiaa.blogspot.com
    Ampliar comentario
    #12
    Compartir
    De todas formas el título del artículo está rematadamente mal. Prácticamente incita a pensar que se trata de consejos para conseguir un buen roce con alguna de esas amigas [según éllas, claro] que quieres beneficiarte, cuando en realidad se trata de las pautas que éllas desearían que tuvieras con éllas, en su mundo ideal. Sí... ese que aparecía en los dibujos de la abeja Maya, cuando Maya y Willy eran amiguitos.
    Ampliar comentario
    #11
    Compartir
    10 Jooooooooooooer que coñazo, tío jajajaja. Este es peor que un panchito ofreciéndote la nueva tarifa plana por teléfono.
    Ampliar comentario
    #10
    Compartir
    Por favor parad al salido este que anda escribiendo novelas en la seccion de comentarios!
    Ampliar comentario
    #9
    Compartir
    No deseo que esta historia pudiese tener receptividad de prejuicios machistas, apenas si deseo establecer que la amistad con derecho a roce es mucho más frecuente que lo imaginado; demás está decir que los actores deberán tener absoluta claridad respecto a sus nulas posibilidades como pareja y obvio expresar que la química y la técnica sexual tiene que ser empática en clave de excelencia, esto es debe dejar intensamente gratificadas a las partes. Cuando ello se da es simple superar la certeza existencial de otro u otra, y el tiempo permite digerir a ese otro como una persona que actúa en otro plano y desde ahí despierta otras afectividades y compromisos y por supuesto también otros proyectos. Proyectos además que de cuajar darán fin ipso facto a la relación, pues si uno fue transparente en su información a la pareja estructural, casi con certeza deberá renunciar a esa amistad, pues una cuestión es que dos lo comprendan y acepten y otra muy distinta que quien llega con distinta afectividad lo trague sin establecer innegociables recaudos.



    Ampliar comentario
    #8
    Compartir
    Cuando regresó, se ubicó en su puesto y por el interno me pregunto si podía atenderla, le comenté que por supuesto; sentada, frente mío me agradeció el gesto y al marcharse decidió comentarme que le agradaría mucho, conversar conmigo alguna vez, pues mi conducta había constituido para ella una lección respecto de los prejuicios. Algunas semanas después coincidimos al salir de la oficina y decidimos disfrutar de ese viernes. Hablamos de lo posible e imposible, y empatamos intensamente desde lo complejo que era haber nacido en un lugar y tener que vivir en geografías distantes de madres, hermanos y amigos. Fuimos a bailar y ello nos comunico además químicamente y el terminar acostados concluyo siendo absolutamente inevitable. Al despedirnos coincidimos que el raid fue intensamente placentero y que valdría la pena repetirlo algunas veces, que las circunstancias fuesen iguales. Y así lo hicimos por ocho años, mientras cultivamos una amistad incomparable, sincera, generosa, confidente y asistencia, pues ella muchas veces lloró sus malos amores en mi hombro y cuando a mi me toco casarme, ella fue apoyo trascendente.
    Ampliar comentario
    #7
    Compartir
    Cuando regresó, se ubicó en su puesto y por el interno me pregunto si podía atenderla, le comenté que por supuesto; sentada, frente mío me agradeció el gesto y al marcharse decidió comentarme que le agradaría mucho, conversar conmigo alguna vez, pues mi conducta había constituido para ella una lección respecto de los prejuicios. Algunas semanas después coincidimos al salir de la oficina y decidimos disfrutar de ese viernes. Hablamos de lo posible e imposible, y empatamos intensamente desde lo complejo que era haber nacido en un lugar y tener que vivir en geografías distantes de madres, hermanos y amigos. Fuimos a bailar y ello nos comunico además químicamente y el terminar acostados concluyo siendo absolutamente inevitable. Al despedirnos coincidimos que el raid fue intensamente placentero y que valdría la pena repetirlo algunas veces, que las circunstancias fuesen iguales. Y así lo hicimos por ocho años, mientras cultivamos una amistad incomparable, sincera, generosa, confidente y asistencia, pues ella muchas veces lloró sus malos amores en mi hombro y cuando a mi me toco casarme, ella fue apoyo trascendente.
    Ampliar comentario
    #6
    Compartir
    Cuando regresó, se ubicó en su puesto y por el interno me pregunto si podía atenderla, le comenté que por supuesto; sentada, frente mío me agradeció el gesto y al marcharse decidió comentarme que le agradaría mucho, conversar conmigo alguna vez, pues mi conducta había constituido para ella una lección respecto de los prejuicios. Algunas semanas después coincidimos al salir de la oficina y decidimos disfrutar de ese viernes. Hablamos de lo posible e imposible, y empatamos intensamente desde lo complejo que era haber nacido en un lugar y tener que vivir en geografías distantes de madres, hermanos y amigos. Fuimos a bailar y ello nos comunico además químicamente y el terminar acostados concluyo siendo absolutamente inevitable. Al despedirnos coincidimos que el raid fue intensamente placentero y que valdría la pena repetirlo algunas veces, que las circunstancias fuesen iguales. Y así lo hicimos por ocho años, mientras cultivamos una amistad incomparable, sincera, generosa, confidente y asistencia, pues ella muchas veces lloró sus malos amores en mi hombro y cuando a mi me toco casarme, ella fue apoyo trascendente.
    Ampliar comentario
    #5
    Compartir
    La distancia nos separo, pero los ocho años que compartimos trabajo y cama con Martha fueron años de amistad irrepetible. Cuando ella me conoció le parecí un imbécil insufrible y así fue que desde la repulsión, solo me daba el saludo. Un mediodía ingreso la secretaria a mi despacho y angustiada me comentó que desde la ciudad donde vivía la familia de quien me aborrecía, llamaron para comunicar que el padre había fallecido. Me informo también que Martha recién regresaría al finalizar la tarde. Cómo sucede siempre en estos casos, nadie deseaba darle la pésima noticia y así por descarte, quede encargado de la tarea. No sabía cómo hacerlo, pero solo atine a instruir se le comprase un boleto en el vuelo de medianoche y que en tesorería le preparasen un sobre con efectivo. Así apareció en el estudio me acerque a su escritorio y le informe que de manera extraña una llamada de larga distancia ingresó a mi teléfono, que la atendí y ahí me enteré que era una hermana de ella, que deseaba informarle, que el padre había sufrido una emergencia médica y que, razonable sería que viajase. Le entregue boleto y dinero y me ofrecí llevarla al aeropuerto.
    Ampliar comentario
    #4
    Compartir
    si ;lo que hay es muchos amigos con derecho a goce ,eso si lo entiendo
    Ampliar comentario
    #3
    Compartir
    Voy a poner algo que constituye, sin duda alguna, una generalización de las que normalmente el 90 por ciento son absurdas, pero que en este caso es absolutamente cierta: Este artículo lo ha escrito una mujer, y además una mujer no demasiado mayor. Sólo una mujer como la descrita puede creerse esas cosas. Mirad, niñas, tomad nota: Un hombre no puede ser amigo de una mujer, salvo que a] sea muy fea; b] NO HAY LETRA B, NI C, NI NADA MAS. Y en el caso de a] yo me lo pensaría dos veces, no sea que cualquier noche vaya uno un poco &034;tajadín&034; y la liemos.
    Ampliar comentario
    #2
    Compartir
    Nunca puede haber amistad, lo que hay son pagafantas.
    Ampliar comentario
    #1
    Compartir
    Ante la &039;dura&039; realidad, el español opta por fantasear, y construir un mundillo que existe en su imaginación. Inmadurez.
    Ampliar comentario