La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

¿SE DEBE MEDIR LA CALIDAD COMO UNA CANTIDAD?

"Los rankings de la educación de élite son un inmenso negocio"

La educación superior española vive un episodio de bochorno con cada publicación de un ranking de mejores universidades. La primera institución nacional en el ARWU –Academic
Foto: "Los rankings de la educación de élite son un inmenso negocio"
"Los rankings de la educación de élite son un inmenso negocio"

La educación superior española vive un episodio de bochorno con cada publicación de un ranking de mejores universidades. La primera institución nacional en el ARWU –Academic Ranking of World Universities– es la Autónoma de Madrid, que sólo aparece a partir de la posición 200. En el prestigioso QS World University, por su parte, consideran que la mejor universidad española es la Autónoma de Barcelona, que ocupa el puesto 176 en la lista mundial.

Una situación que contrasta con la excelente posición que nuestro país tiene en los podios de escuelas de negocios. En el Global MBA Ranking 2012 elaborado por el Financial Times, dos escuelas de negocio españolas –la IESE Business School de la Universidad de Navarra y la IE Business School de Madrid– se sitúan entre las diez mejores del mundo, mientras que el Executive Education de BusinessWeek incluye en su top ten a la catalana ESADE. El esquema se repite en las listas de Forbes, The Economist o The Wallstreet Journal. ¿Deberíamos preocuparnos por la pobre puntuación de las instituciones españolas en los rankings universitarios mundiales? ¿O deberíamos celebrar, por el contrario, la posición aventajada de nuestras escuelas de negocio?

Cuestión de ¿calidad?

La respuesta, según Ellen Hazelkorn, se encuentra a medio camino. Esta profesora en el Dublin Institute of Technology acaba de publicar Los rankings y la transformación de la educación superior Rankings and the reshaping of higher education, Ed. Palgrave Macmillan– un manual en el que habla –y alerta– del modo en que estas listas eminentemente competitivas están cambiando, en fondo y forma, el tramo superior de nuestros sistemas educativos. “Los rankings no pueden evaluar integralmente la educación”, explica Hazelkorn a El Confidencial. “Seguramente sí pueden calificar algunos aspectos de la misma, pero no todos. La calidad educativa es un concepto muy complejo”.

Muchas instituciones invierten para elevar su posición en las clasificaciones, no para mejorar su propuesta educativa

Para esta especialista, la posición de un centro educativo en los rankings internacionales sólo es el correlato directo de un factor: la inversión que realiza para llegar a ese punto. “Se están haciendo muchas inversiones en las escuelas y en los centros educativos para mantener y fomentar algunos aspectos que sólo aparecen en las listas, y que en realidad no tienen nada que ver con la educación”. En otros casos, la metodología somete a un mismo procedimiento a centros y especialidades que poco tienen que ver entre sí. Esto también hace que el ranking premie “las disciplinas científicas y tecnológicas” por encima de cualquier otra, según Hazelkorn, haciendo que centros especializados en disciplinas sociales y humanistas lo tengan más complicado. “Al final se reduce a una mera cuestión de inversión”, que proviene en su mayor parte del ámbito público. “Eso es claramente una desventaja para países que atraviesan dificultades económicas, como el mío –Irlanda– o el vuestro”.

Educación elitista

Hazelkorn concluye que “los rankings transforman educación, especialmente a nivel nacional”. Ya la han transformado y lo harán aún más, según expone en su libro, pues cada vez concedemos más credibilidad a estas listas. La experta cita los métodos de evaluación de conocimientos como uno de los aspectos que más acusan esta inferencia: “Muchos de los métodos de evaluación acaban resumiéndose en términos cuantitativos cuando la educación es una materia cualitativa”, explica.

La exposición a los rankings hace que la inversión económica se concentre en unas pocas instituciones

La financiación es otro de los planos donde la educación se pliega en ocasiones al imperio de la clasificación. “Para que uno o dos centros entren en el Top 100 o Top 50 mundial, hay que gastar dinero. En muchos países se invierten grandes cantidades económicas en una o dos instituciones, sólo para que figuren en el ranking”. Algo que ocurre con frecuencia, según la experta, y a ritmo creciente. “Muchos países viven con frustración el hecho de que sus universidades más emblemáticas no puntúen en los rankings e invierten lo que haga falta para posicionarlas bien”.

Y la práctica, por supuesto, fomenta una educación asociada al estatus económico. “La mejor educación está reservada para los mejor posicionados económicamente”, explica Hazelkorn. “Eso no es nuevo. El problema es que las instituciones más dotadas económicamente son las que puntúan en los rankings, y a su vez son las que más dinero reciben de los Gobiernos”. Para la experta, toda inversión es “buena y necesaria” cuando se trata de mejorar la calidad de la enseñanza, pero cuando hablamos “sólo de mejorar la posición en una lista”, el dinero no se invierte necesariamente en políticas pedagógicas. Los ejemplos que recoge en su libro ilustran cómo los centros tienden a invertir este “gasto orientado al ranking” en factores como la estrategia de comunicación, las labores de promoción o la contratación de personalidades estrella, entre otros. También que, en este supuesto, la financiación implica una subida de las tasas de matrícula del centro, en muchas ocasiones hasta hacerse sencillamente inasequibles para el común de los mortales.

Herramienta para el cambio

En realidad, la noción que Hazelkorn pretende aportar es la de que la institucionalización de las listas no es un hecho pasivo, sino activo. “El ranking es una herramienta de transformación”, sintetiza. “Esta dimensión tiene especial importancia en países emergentes, con sistemas educativos incompletos. En muchas ocasiones los utilizan igual que en otros contextos, como un indicador, pero también como una herramienta de cambio a nivel interno”.

La elaboración de 'listas de mejores' es un arma cargada política e ideológicamente

De hecho, muchos rankings educativos no nacen con el ánimo de ilustrar, sino con el de transformar. Sirva el ejemplo de una de las listas más prestigiosas de nuestro país, el Ranking Mundial de Universidades en la Web –elaborado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas–, que persigue el objetivo de “promover la publicación web” y “apoyar las iniciativas Open Access, así como el acceso electrónico a las publicaciones científicas y a todos aquellos materiales de tipo académico”. Otro ranking, el ISI según Campos y Disciplinas, promociona la publicación de resultados de investigación en revistas internacionales. En muchas ocasiones, los gobiernos vehiculan sus necesidades educativas estratégicas a largo plazo mediante la puesta en marcha de programas competitivos que premien un determinado plano de lo pedagógico.

En otros casos, no obstante, los intereses que median en la elaboración de estas listas no son tan loables. “Hay un inmenso negocio en torno a los rankings”, explica la especialista, que en ocasiones conducen a prácticas deontológicas cuestionables. Los grandes nombres del negocio, por ejemplo, “compran y venden” los datos; los periódicos –fuente de algunos de las listas más prestigiosas de Estados Unidos– “buscan el favor de las universidades” para así favorecer su posición en sus rankings; los gobiernos “infieren interesadamente” en las metodologías, cuando no directamente en los resultados; etcétera. A esto se suman los “intereses políticos”, que conducen al sesgo ideológico y en muchos casos, nacionalista. “Las instituciones suelen salir mejor paradas en los rankings de su propio país”, ejemplifica Hazelkorn.

La solución, según la experta, pasa por cambiar el enfoque integral que tenemos de esta herramienta y "depositar la credibilidad en los rankings elaborados por instituciones internacionales sin ánimo de lucro". Y sobre todo, por perder la fe ciega en lo que es, a fin de cuentas, "una reducción numérica" con fines competitivos.
#4
Compartir
La universidad española tiene muchos problemas, pero no es cierto que el que va a la universidad lo hace sólo para buscar un puesto de trabajo. Y si fuera así másl vamos. Hay carreras que albergan en su seno una ciencia o disciplina, y otras que albergan en su seno una ciencia más una profesión. A la universidad hay que ir a buscar una educación científica, la capacitación profesional concreta normalmente se perfila con los estudios de postgrado.
Ampliar comentario
#3
Compartir
Pues nada, señores,sigamos ciegos ante la evidencia. En España tenemos universidad hasta en Villaneuva del Patatal, somo el pais con más porcentaje de universitarios, y con la mayoría EN PARO.
Todo eso de la educación que no se puede medir son milongas. Los que hemos ido, o irán, a la universidad lo hacen para formarse de cara a su incorporación al mercado laboral. Pero en este pais de mogigatos, a los catedráticos les da sarpullido colaborar, o incluso tratar con la empresa privada, porque mercantiliza la universidad. ES LA ECONOMIA, IDIOTA. Si la universidad sigue con planes de estudio caducos, alejados de la realidad de las empresas, y protegidos en su nada util academicismo, seguiermos en el puesto 200, pero argumentando que los rankings no sirven para nada. El único ranking indiscutible es: cuantos parados hay de Oxford, Harvard, MIT o EHT? Pocos muy pocos. Ahora la misma pregunta sobre las de aquí. Cual es el ranking?
Ampliar comentario
#2
Compartir
1 Cuando yo trabajaba en una gran multinacional de consultoría, yo la llamaba &034;Great Place To Pork&034;.
Ampliar comentario
#1
Compartir
La validez de estos ránkings es igual que la de los &034;Best Place to Work&034;, osea, ninguna.
Ampliar comentario