MUCHOS SE VUELVEN CON UNA MANO DELANTE Y OTRA DETRÁS

El timo de los españoles exitosos por el mundo

"Más de una vez pasando la aspiradora o fregando platos te acuerdas de lo que has estudiado y te preguntas: ¿qué hago aquí? Pero siempre miras el

Foto: El timo de los españoles exitosos por el mundo
El timo de los españoles exitosos por el mundo
Autor
Tags
    Tiempo de lectura8 min

    "Más de una vez pasando la aspiradora o fregando platos te acuerdas de lo que has estudiado y te preguntas: ¿qué hago aquí? Pero siempre miras el lado positivo o recuerdas que en España tus amigos tampoco lo están pasando muy bien laboralmente. Además, sabes que si pierdes el curro te costará bastante encontrar otra cosa y que necesitas el dinero para permitirte el lujo de buscar algo mejor". Miguel, granadino de 25 años, decidió hacer las maletas hace 14 meses. Su destino: Cambridge. Su objetivo: cómo no, aprender inglés. Recién licenciado en periodismo y publicidad decidió probar suerte en la isla británica. Cargado con dos maletas y mucha ilusión llegó a un albergue el 18 de enero del año pasado. "Encontrar una casa no fue fácil, los alquileres en Cambridge rozan las 400 libras por habitación y en algunas ocasiones dejan mucho que desear". Después de mucho buscar encontró una acorde a sus necesidades.

    Pero la batalla no había hecho nada más que empezar. A Miguel le costó dos meses obtener el número de la seguridad social, actualizar su CV y probar a encontrar algo de trabajo a través del Job Center (centro de trabajo). Impaciente y necesitado de libras, decidió echarse a la calle a entregar currículos. Los primeros días limpió e hizo camas en una guest house (casa de invitados) y repartió el periódico gratuito de la ciudadCambridge First– los jueves desde primera hora. "Los dedos se me quedaban helados", recuerda.

    Limpié, hice camas y pasé mucho frío repartiendo un periódico gratuito para poder costearme los gastos

    En marzo encontró un trabajo en la pequeña cafetería familiar Benets of Cambridge. "Empecé haciendo los trabajos más duros, de friegaplatos, limpiando, ordenando el almacén, sacando la basura...", recuerda. Con el tiempo se ganó la confianza de los dueños, pero las interminables jornadas laborales y la mala relación con su compañera de piso y trabajo terminaron de convencer a Miguel para probar suerte en otro sitio. "En octubre decidí empezar una vida nueva en Brighton", dice. A las tres semanas de pisar la localidad costera encontró trabajo en un hotel de lujo, aunque lamenta que en estas fechas de temporada baja su cuenta corriente flaquea. "No me dan más de 30 horas semanales", asegura.

    El flujo migratorio español está cambiando. Los datos oficiales del Ministerio de Trabajo de Reino Unido confirman que 25.000 españoles se apuntaron a la Seguridad Social en el último año, lo que supone un incremento del 85%. Pero estas cifras no incluyen a todos los que llegan para hacer trabajos temporales o estudiar. Según las previsiones del Instituto Nacional de Estadística (INE) a finales de 2011, 580.850 personas abandonaron el país. Miguel confiesa que si no le queda más remedio volverá a España. Mientras tanto, no desiste de sus objetivos y asegura estar buscando algo relacionado con lo suyo.

    Programas como Españoles por el mundo crean falsas esperanzas

    La actual situación laboral ha provocado fuga de cerebros pero también de gente corriente que, como Miguel, hace la maleta en busca de una oportunidad. Alentados por programas como Españoles por el mundo o Callejeros viajeros, en el que irse fuera parece ser un camino de rosas, miles de españoles esperan cada año contagiarse de la misma suerte. Según el último indicador del INE, el registro de españoles que viven y trabajan fuera supera el millón y medio. En muchos casos se van con una mano delante y otra detrás y muchos se vuelven igual, o peor. Cada vez son más las quejas que circulan por la Red advirtiendo de la otra cara de la moneda. Acusan a estos programas de ofrecer una visión sesgada de la realidad. Porque no todo lo que reluce es oro, El Confidencial ha recopilado testimonios de españoles que, como Miguel, cruzaron nuestras fronteras en busca de una vida similar a la de los que salen en estos programas, pero con peor fortuna. No consiguieron encontrar trabajo acorde a su cualificación, pasaron alguna que otra penuria en la ardua tarea de encontrar residencia y la convivencia fue difícil. Sus historias reflejan la odisea de nuestros nuevos inmigrantes.

    En Berlín no encontré un trabajo decente y antes de pedir dinero decidí volver a España

    El año pasado, a finales de febrero, con 28 años recién cumplidos C.G., actriz y escritora, decidió embarcarse rumbo a Berlín, la capital de las oportunidades. Su principal objetivo: hacer un curso de teatro y aprender alemán. "Durante mi estancia en Berlín tuve muy buenas experiencias, pero las primeras semanas resultaron terribles", confiesa. ¿La razón?: La mala relación con su compañera de piso, asegura. Y es que encontrar un techo bajo el que dormir es la primera prueba que se le pone a cualquier español en busca de una experiencia u oportunidad. Lo peor de la convivencia para C.G. fue la falta de higiene y el desorden. "Mi compañera no entendía que los pelos del baño se recogen o que hay que fregar las sartenes", asevera indignada. El clímax de la mala convivencia llegó a las tres semanas. Incapaz de aguantar más, C.G. decidió mudarse.

    Pronto descubrió que en la capital alemana la búsqueda de trabajo para españoles no es nada fácil. Tuvo que escribir posts de moda para costearse la supervivencia. Teniendo en cuenta que le pagaban 2 euros por cada uno, se lo tomó como una oportunidad para cubrir algunos gastos, nada más. "En una hora escribía 6 posts, por lo que me daba para cubrirme los gastos de comida al mes porque allí se gasta poco", reconoce. A los tres meses de aterrizar en el país germano, regresó a España. "Me volví porque acabé el curso de teatro en inglés y no encontré un trabajo decente y, para estar pidiendo dinero, preferí volverme antes de que la experiencia se tornara negativa", explica.

    Estudiar para quedarse, opción muy recurrida

    De camarera no me da para vivir en Edimburgo y sigo necesitando la ayuda económica de mis padres

    Silvia, de 27 años, aterrizó en Edimburgo en septiembre de 2008. Licenciada en publicidad y relaciones públicas pensaba estar solo unos meses. "Dicen que está ciudad atrapa y yo lo confirmo. Llegué con un inglés pésimo y apenas podía comunicarme", recuerda. Esta madrileña reconoce que llegó a la capital escocesa con ayuda de sus padres. "En los inicios siempre se necesita una inversión para asentarse, buscar piso, curro, para fianzas…, pero desde que llegué he intentado mantenerme por mí misma", reconoce. Silvia empezó trabajando en una agencia de trabajo temporal. "A poco más podía aspirar con mi inglés, y mis curros eran básicamente de chica de limpieza en residencias de universitarios. No se me caían los anillos pero la verdad es que agradecía saber que no era para toda la vida". Silvia confiesa que en ese momento lo que quería era aprender inglés, así que estaba contenta de poder trabajar para costearse la estancia.

    En verano se le planteó la tesitura de quedarse o volverse, y finalmente decidió aguantar. "Ya estaba entendiendo el inglés y no tenía sentido volverme porque las cosas en España ya estaban mal, así que después de verano me apunté a un curso de inglés gratuito que iba de septiembre a junio", cuenta Silvia, quien compatibilizaba el estudio con un trabajo de camarera. "Cuando terminé el curso decidí solicitar un máster de periodismo. Tuve que hacer un examen de inglés (el IELTS) y pasar una nota de corte. A la segunda lo saqué y entré en el máster en septiembre del año pasado". Silvia reconoce que de camarera no le da para vivir y que sigue necesitando la ayuda de sus padres. "Poco más puedo hacer", se lamenta.

    El éxito de triunfar fuera radica en la actitud

    En técnicas de comunicación y en saber vendernos los españoles no estamos a la altura de Europa

    El adiós de estos jóvenes cuando se marchan y sus inestables condiciones de vida se ven recompensados por la experiencia, la promesa de un futuro mejor y los nuevos amigos que se hacen por el camino, pero no por el éxito. Paloma Bilbao, profesora de Gestión Empresarial de ICADE no cree que los españoles fracasen fuera de manera especial, sino que acacha el golpe a los déficits de formación. "El que fracasa fuera es, probablemente, porque no llega laboralmente bien preparado, o porque elige un destino en el que es muy difícil encontrar un empleo que encaje con su perfil", asegura. Bilbao cree fehacientemente que los españoles con estudios universitarios, como los ejemplos expuestos, están muy cualificados. "Tienen un nivel profesional estupendo. Si fracasan es porque carecen de otras habilidades fuera de las académicas, especialmente en los idiomas y las relaciones interpersonales".

    Gonzalo Sanz-Magallón, profesor de Economía Aplicada de la Universidad CEU San Pablo, considera que el nivel teórico español es más que suficiente pero no el conocimiento práctico. "En el trabajo en equipo, en técnicas de comunicación y en saber vendernos no estamos  a la altura". Sanz-Magallón considera que para que un español triunfe fuera tiene que tener actitud. "Tienen que saber que la actitud proactiva, tener iniciativas y la capacidad de trabajo autónoma se valora en general bastante más que en España".

    Alma, Corazón, Vida
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    103 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios