La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

PARA CLAUDIO NARANJO, NOS HEMOS DESCONECTADO DE LA VERDAD NO CIENTÍFICA (II)

"Hay que trabajar para que quienes mandan sean capaces de ver la luz"

Cierra Claudio Naranjo su libro La mente patriarcal despidiéndose “con algo de vértigo pero también con una esperanza apocalíptica”. Nuestra civilización se cae por sí misma.
Foto: "Hay que trabajar para que quienes mandan sean capaces de ver la luz"
"Hay que trabajar para que quienes mandan sean capaces de ver la luz"
Autor
Tags
    Tiempo de lectura10 min

    Cierra Claudio Naranjo su libro La mente patriarcal despidiéndose “con algo de vértigo pero también con una esperanza apocalíptica”. Nuestra civilización se cae por sí misma. “Creo que el hundimiento es nuestra esperanza. Vamos en el barco patriarcal con nuestra parte instintiva eclipsada e implícitamente criminalizada. Parece obvio pensar que buscamos la felicidad pero lo hacemos por mal camino y tal vez nos engañemos y queramos otra cosa, quizás la comodidad. Hay muchas cosas a las que llamamos felicidad pero no tenemos ni la más mínima idea de lo que es la plenitud. El amor lo tenemos muy idealizado, pero no es una prioridad. No educamos para el amor. No se puede usar la palabra amor ni en el mundo académico, ni en el mundo burocrático, ni en los negocios. Está fuera del vocabulario. Se considera algo sentimental o un residuo de una religiosidad arcaica”.

    Explotamos de modo insaciable el planeta en que vivimos mientras quedamos subyugados a un sistema económico que sirve a las hoy todopoderosas finanzas. Mientras este orden no se revierta, y la humanidad decida cuidar del planeta que la sostiene, poniendo a trabajar para ella a la economía y a las finanzas, seguiremos caminando hacia el abismo. “Vamos de mal en peor, la crisis de las finanzas es una capa de la cebolla, y debajo están la crisis económica, la crisis psicológica generalizada, la crisis alimenticia y el hecho de no tener una economía sostenible. Devoramos el medio ambiente del cual dependemos estrechamente, y el calentamiento de la tierra provocará que el nivel de los mares suba e inunde ciudades costeras”.

    Este cúmulo de factores nos lleva “hacia algo similar a una muerte colectiva. A escala individual hay algo que se ha conocido a través de los tiempos como un proceso de muerte y renacimiento del que hablan todas las culturas y que se refleja en la mitología. La gran transformación de la mente se personifica en los héroes y en los grandes fundadores de las religiones: Osiris hizo esa muerte y resurrección, al igual que Cristo y Quetzalcoatl. Los cuentos de hadas también narran con frecuencia la vida de ese héroe que atraviesa una especie de muerte, que pasa a otro mundo y vuelve. Puede ocurrir que se dé ahora a nivel grupal, de modo que nuestra civilización sea la primera de la historia en hacer esa transformación”.

    El hombre se ha desconectado de su fe en las percepciones

    En este escenario es prácticamente imposible que los seres humanos podamos satisfacer nuestra vocación de autorrealización, lo cual provoca infelicidad manifestada en patologías diversas, cada vez más graves y generalizadas. “Estamos desconectados de nuestro ser pues somos esclavos de trabajos alienantes que necesitamos para cubrir necesidades espurias y superfluas, cuando no para un enriquecimiento excesivo, en algunos casos obsceno. Para conectar con nuestra esencia se necesita tiempo, más calma, un ambiente más relajado, tomar conciencia de la existencia. Pero el hombre busca las experiencias estéticas como un sustituto del experimentar el sentido de la vida. Se ha desconectado de su fe (entendida como la entrega a lo que venga) en las percepciones, en las intuiciones, en definitiva, en todo lo que alimenta las verdades no científicas, las que perduran en el tiempo más que las científicas”.

    Cada vez son más numerosos los ejecutivos de grandes empresas que entran en crisis personales

    Seguramente la transformación que nos llevó al patriarcado no estuvo exenta de buenas razones. La leyenda universal de la caída del paraíso refleja que una sociedad mejor, más paritaria, con hombres más felices, pudo existir en un tiempo remoto. Pero Claudio Naranjo no cree que la estructura matriarcal previa fuese mejor. “Criticar el patriarcado desde el punto de vista feminista no conduce a nada. Tuvimos la revolución patriarcal, porque la anterior sociedad era hiperestable, demasiado tradicionalista, y creó una dictadura de grupo. La tribalidad no es la solución. Hay gobiernos centrales y hay gobiernos tribales donde el individuo es aplastado por la masa. Hay tiranías centrales y tiranías de masa, y ninguna de ellas es buena. Necesitamos una heterarquía, no una jerarquía sin equilibrio entre los distintos factores que la componen. En cierta medida ese era el modelo republicano, donde encontramos la idea de un ejecutivo y un parlamento, pero lo que no funciona hoy es la representatividad. El pueblo no se siente representado ni en el uno ni en el otro, porque son los partidos políticos los que manejan todo”.

    En esta sociedad represiva y policial los hechos demuestran que ‘los malos’ siempre triunfan. ¿Quiénes son los que están en la cúspide de todo? Son los malos que pretendíamos evitar. “Antes los malos eran los que manejaban el tráfico sexual, las drogas, etc. Ahora está claro que los verdaderos malos son los que pecan de crímenes económicos y no a los que ellos meten en la cárcel”. Los potentados, los plutócratas que dominan las finanzas mundiales están en la cima de lo que Claudio Naranjo ha denominado ‘el imperio comercial global pseudodemocrático’ (“¿cuánta libertad, me pregunto, tienen los gobiernos modernos en el actual imperio global de los negocios y las grandes empresas?”) y actúan en clara connivencia con los políticos. Ellos deciden que la prioridad del mundo sea cubrir las pérdidas de los bancos, rescatarlos. Todo está sostenido por un sistema educativo que fomenta creencias muy determinadas. Sin embargo, también nos habla, quizás algo confiado, de la posibilidad de apelar a la bondad de los más poderosos cuando se refiere a la esperanza de que sean ellos quienes vean la oportunidad de una transformación. “Sí, es una apuesta muy optimista la de esperar que los caníbales se conviertan en nuestros salvadores”.

    Cambiar la empresa para cambiar el mundo

    Es cierto que cada vez son más numerosos los ejecutivos de grandes empresas, en particular las financieras, que entran en crisis personales pues acaban no viendo ningún sentido a todo esto. Pero estamos muy lejos de llegar a la masa crítica que provoque una gran transformación de un sistema que aplasta la parte más humana del individuo y que además se apropia de todo, de la cultura, de la contracultura y de la crisis psicológica (con la venta de antidepresivos y con la creación de una ‘felicidad suave o inmadura’ en forma de la llamada ‘autoayuda’). “Hasta ahora me he resistido a trabajar con empresas, pero ahora he pensado que tal vez tengo la suficiente fuerza como para probar. Nunca me he sentido con fuerza para trabajar con gente que viene con motivaciones espurias. Si vienen buscadores, me escuchan, y su propia sinceridad en la búsqueda hace que aprovechen lo que tengo para dar. Si se lo doy al mundo del dinero, éste todo lo convierte en un motivo de hacer dinero. ¿Podré trabajar con libertad o se me controlará el trabajo? ¿Habrá gente que me ponga límites? No soy un iluso pero quiero abrirme a esa posibilidad, y por ello ha nacido el SAT para empresas, considerando que así como los psicoterapeutas y educadores se han beneficiado de este programa, lo mismo puede ocurrir con el mundo empresarial. Llamé a uno de mis libros Cambiar la educación para cambiar el mundo, y también se puede decir Cambiar la empresa para cambiar el mundo”.

    La conformidad tiene mayor magnetismo cuanto más se sube en la escala social y más poder se tiene

    No parece una mala idea trabajar para que los que manejan el dinero tengan más luz, se humanicen. “Uno querría maldecirlos pero tras reflexionar nos damos cuenta de que lo que más nos convendría es que vean la luz. Tenía un tío en Chile que era agnóstico y un día me dijo: ¿No te parece Claudio que debemos rezar para que los que mandan se iluminen, pues si no desearíamos ver cómo se fríen en aceite? Sería muy conveniente para todos que los que mandan tuvieran sabiduría y amor. La transformación de las personas dentro de las empresas puede ayudar a que la empresa misma se vaya humanizando. Por otro lado, el empresario debe atender esta necesidad, pues el cambio, le guste o no, se irá produciendo y si no lo hace acabará perdiendo a personas valiosas”.

    La oligarquía es una mafia y la conformidad le da una conciencia limpia

    El doctor Naranjo es consciente de la dificultad de su tarea, ya que quienes dominan el mundo no hacen precisamente gala de su humanidad. Interesado en el estudio de los más poderosos, hace años tuvo la oportunidad de conocer a uno de los protagonistas del caso de los Papeles del Pentágono (Pentagon Papers).“La más mínima amenaza podía desencadenar una gran ofensiva que provocaría una hecatombe sin precedentes. Allí estaba el mal, representado por un botón. Él no podía entender que fueran sus amigos, personas con las que tomaba el té, con las que se reunía a conversar, a las que consideraba iguales y respetaba, los que habían llegado a una resolución tan peligrosa. Hasta el día de hoy no entiende cómo es posible que personas aparentemente tan decentes pudieran colaborar en una cosa tan monstruosa. Yo pienso que es el fenómeno de la conformidad: mientras más subes en la escala social, más estatus, más poder y consideración, mayor magnetismo tiene. Es una fuerza más potente que la familia, que tus raíces, y que te arrasa el pensamiento. La oligarquía en este momento es una mafia y la conformidad le procura una conciencia limpia. Cada uno se siente muy bueno porque está haciendo lo mismo que los demás”.

    Entre risas, con la ironía y el sentido del humor que caracteriza a las personas con una gran sabiduría, Claudio Naranjo lanza un reto para todos los que ocupan puestos de gran poder: “Yo les propongo hablar de su inmortalidad, la que les dará el ser salvadores del mundo. Existirán para siempre en el recuerdo y en la gratitud de todos los seres humanos. Esa inmortalidad se les puede conceder. La otra, la física, es muy dudoso que puedan conseguirla”. A todos los demás que quieran escucharle, nos anima a adentrarnos en lo desconocido, a osar el cambio. Para ello nos deja la cita con la que cierra Sanar la civilización, y que extrae de la que se considera la narración escrita más antigua de la historia, La epopeya de Gilgamesh: ‘Hombres de Shurrupak, desmantelad vuestras casas y construid un barco. Abandonad vuestras posesiones y las cosas bellas a las que estáis apegados, y salvad, más bien, vuestras vidas’. No lo tomemos como una huida pues, como ya advirtió Ezra Pound, en un mundo de forajidos, el que toma el sentido contrario parece que huye.

    *Este artículo es la segunda parte de una entrevista publicada ayer.

    #2
    Magnífico Artículo, Juan. Enhorabuena. Ayer hablaba básicamente sobre la educación y hoy sobre la empresa. La base de ambos es la misma y siempre nos vuelve a traer a la educación. &034;Educar mejor al individuo para mejorar la sociedad&034;. Volvemos al paradigma cuerpo-Mente y en esta historia del dualismo, que no de la dualidad, seguimos inmersos después de miles de años. Es curioso, la sociedad va cambiando impulsada por los avances tecnológicos. en poco menos de 5.000 años, hemos pisado la luna y a través de teléfonos móviles podemos hacer las cosas más impensables en cualquier lugar donde haya conexión, sin embargo, las preguntas interiores de los seres humanos [aquellos que comienzan su despertar a través de la búsqueda] siguen siendo las mismas que hace 5.000 años, y los comportamientos de los seres humanos respecto de sus congéneres también siguen siendo lo mismos que hace 5.000 años, sigue habiéndo codicia, posesión, abuso de poder, falta de respeto... entonces en realidad cabe preguntarse ¿Qué ha cambiado? la respuesta es: NADA, ni cambiará, simplemente pasará y será otra cosa. La buena noticia ya nos la decía RS Balsekar: Esto también pasará y lo demás, palabras y conceptos.
    Ampliar comentario
    #1
    Ampliar comentario