La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

ADULTOS QUE REGRESAN AL DOMICILIO PATERNO TRAS UNA SEPARACIÓN

La frustrante vida social y sexual del hijo pródigo

Uno de los fenómenos más inesperados en nuestro tiempo es el regreso del adulto independizado al nido familiar, hace algunos años propiciado por los fracasos matrimoniales
Foto: La frustrante vida social y sexual del hijo pródigo
La frustrante vida social y sexual del hijo pródigo
Autor
Tags
    Tiempo de lectura4 min

    Uno de los fenómenos más inesperados en nuestro tiempo es el regreso del adulto independizado al nido familiar, hace algunos años propiciado por los fracasos matrimoniales y actualmente acentuado por la crisis económica.

    Los hijos pródigos que han fracasado en sus parejas o que atraviesan una mala racha regresan a los domicilios de los padres y como resultado se generan conflictos generacionales que no habían tenido parangón en nuestra historia reciente. Se refuta así, en la realidad material de nuestro tiempo, una vieja utopía de diversos teóricos sociológicos que apostaban en los años 80 por la reagrupación familiar y la vida comunal intergeneracional como el paraíso perdido al que regresar.

    Estas dificultades afectan por supuesto al equilibrio emocional de los padres, quienes se ven sometidos en ocasiones a las cargas y costes que implica la reagrupación familiar (a veces con nietos mediante), así como a una limitación en las libertades que habían adquirido tras haber “vaciado el nido”. Y esto cuando no hay otros problemas añadidos en los hijos pródigos (es decir, conflictos de violencia con las parejas o de custodia de los hijos, consumos de alcohol o drogas o enfermedades mentales).

    Por otro lado, el adulto que regresa debe aceptar someterse a las restricciones y privaciones de su pasada vida adolescente. Puede encontrarse encerrado en una habitación con posters anticuados, videojuegos, porros y contenidos pornográficos en Internet, como mejor punto de partida para un posible reinicio de su biografía amatoria. Sin trabajo, sin pareja, a veces hipotecados de una casa que no se puede disfrutar tras la ruptura matrimonial y viviendo con los padres, en según qué casos junto con algún abuelo con problemas de deterioro cognitivo, otro hermano que pasa por lo mismo o un menor que presenta retraso mental.

    Pobreza, insatisfacción y angustia

    En épocas de mejores perspectivas económicas esta travesía por el desierto de padres y de sus hijos separados o divorciados se veía aliviada por las posibilidades de ambas partes de escapar del domicilio familiar en los fines de semana, de quitarse de en medio yendo a la casa del pueblo o alquilando una habitación de hotel. A las malas, se disfrutaba de un coche que aparcar en rincones oscuros o de dinero para el cine.

    Sin embargo, en las zonas que más han sufrido la recesión y la destrucción de empleo, las quejas de padres ya septuagenarios ponen al descubierto que “cuando hay que dar dinero al hijo de 37 para que tenga para tabaco, hay poco margen para poder salir de casa”. En consecuencia, padres mayores, hijos y a veces nietos tienen que pasar más tiempo juntos, y esto, en un contexto de pobreza, insatisfacción sexual y personal,  y angustia por el futuro sólo consigue acentuar la agresividad y violencia entre generaciones.

    El soporte familiar tradicional de los países mediterráneos ha salvado y salva a nuestras calles de la cara prototípica que la recesión genera en otros países (ghettos de miseria, vagabundeo, incrementos exponenciales en criminalidad, revueltas civiles violentas), pero no consigue anular sus efectos. Se limita a disfrazar la hecatombe y a canalizar su expresión en la tragedia íntima y familiar en vez de embargar el escenario social.

    Del “soltero de oro” al “separado de hojalata”

    En nuestro ámbito se disparan los índices de violencia contra padres ancianos, las tasas de suicidio en jóvenes de entre 30 y 40 años, y el resentimiento de la generación más joven, cuyas perspectivas no pueden ser menos halagüeñas, en términos laborales y de pareja. Y todo ello en un país que en el año 2008 contaba con un número de 2 millones de viviendas vacías, medio millón arriba o abajo.

    Parece intuitivo que las medidas políticas y fiscales deberán tener en cuenta que en la gestión de estas realidades se cifrará la preservación para próximos sacrificios de la familia de las clases medias y bajas, que a la postre ha sido la estructura microeconómica que ha cargado con el mayor peso de los despropósitos financieros y políticos. Proteger a la familia, prevenir la violencia doméstica y mejorar la salud mental de los individuos y de los sistemas que los encuadran, además del discurso de buenas intenciones, requiere el reparto equitativo del saco de sal que habremos de tragar.

    Michel Onfray propugnaba la posible aparición de un “soltero de oro” y lo que nos hemos encontrado es un “separado de hojalata”. Es una muestra más de que las condiciones materiales determinan la realidad sociosexual posible de los individuos.

    *Javier Sánchez es psiquiatra y sexólogo. Salud y Bienestar Sangrial.

    #24
    ¿Alguien está de acuerdo en señalar la responsabilidad que tienen los abogados en todo esto? Me divorcié en otro país europeo en 1999. La funcionaria del registro trató de todo y pagamos unas 9.000 pesetas. Para reconocerlo en España, lo primero que tuve que hacer fue contratar a un abogado... Con el llamado divorcio &034;exprés&034;, aprobado aquí en 2005, el primer trámite es también encontrar un abogado [y acabas pagando, lo acabo de ver en internet, como mínimo, 450 euros]. Pues bien, ¿cuántos de ellos acaban convenciendo, en su propio beneficio, a una de las partes de todo lo que va a lucrar si empieza a presionar a la otra?

    La responsabilidad individual está, para mí, por encima de todas las cosas, pero hay factores [culturales y legislativos, por ejemplo] que no ayudan a ejercerla y desarrollarla. Suscribo muchos de los comentarios anteriores que apelan a esa responsabilidad, pero, después de haber vivido durante temporadas largas en cuatro países diferentes de España, me doy cuenta de que, aquí, es siempre todo mucho más complicado.
    Ampliar comentario
    #23
    20 Menos mal que leo a alguien que merece la pena. Creo que llevas toda la razón en tu comentario.
    Ampliar comentario
    #22
    12 ¿De qué carrera y de qué masters hablamos?
    Ampliar comentario
    #21
    23 ALEHINE.

    Se sorprendería usted de lo que tiene que pasar para que muchos padres consideren que su hijo es un zángano... sobre todo la madre, que se apunta al síndrome de Estocolmo, categoría familiar...
    Ya se sabe cómo funcionan las cosas: los hijos hacen partícipe a la madre de sus desgracias [suyas, de los hijos], y ella se convence de tales desgracias, porque le dan argumentos que tocan su sensibilidad maternal, y los hijos saben por dónde entrar... convencida la madre, lo demás, convencer al padre, es coser y cantar... casi siempre...

    Si todos los padres no admitiesen en su casa a los hijos que ya se habían independizado, habría muchas menos separaciones matrimoniales, y, en todo caso, los desahuciados armarían una revolución de aquí te espero... quizá la revolución pendiente...
    Ampliar comentario
    #20
    12 cabrero
    -
    Nos pone un caso real, en España dicen que hay 5.000.000 de parados.
    -
    Este joven se marcho o le despidieron del trabajo por falta de voluntad.
    -
    dice......&034; hastiado, cabreado, confundido&034;
    -
    Esas mismas palabras las podemos decir unos millones de españoles que nos hemos pasado la vida trabajando en curros que no nos gustaban pero que servían para dar de comer a nuestros hijos.
    -
    Este muchacho y posiblemente sus padres que han pagado esos años de estudios podrían haberle enseñado lo que es espíritu de sacrificio y que la vida hay que ganársela, no es un camino de rosas.
    -
    Que pasara si algún día sufre un accidente, un divorcio o cualquiera de las contrariedades que sufre el ser humano ? Saldrá corriendo a esconderse debajo del ala de sus padres ?
    -
    Desilusionado, decepcionado, desesperado, por que sus esfuerzos no han logrado su recompensa serían las palabras adecuadas, pero de esto esta la vida llena.
    -
    Y ahora que ? se quedará en casa deprimido o volverá a intentar buscar una forma de ganarse la vida aunque no tenga nada que ver con sus aspiraciones ?
    -
    Ampliar comentario
    #19
    22 Efectivamente hay mucho zángano/acomodado.

    No obstante, si por diversas razones, una persona pierde su trabajo y/o matrimonio, y no le queda más remedio razonable de vivir una temporada en casa de sus padres, no se debe ni sentir, ni promover por los demás que es un &034;fracasado&034;. No están los tiempos para estos radicalismos. Hoy puede suceder de todo y afectarnos a todos.

    El &034;éxito&034; no es no fracasar. Hay personas exitosas que viven con sus padres, por miles de motivos. La &034;independencia&034; es relativa y muy diferente de lo que consideramos éxito. Claro la imagen que vende es un hombre, con mujer guapa, chavales ejemplares, trabajo remuneradísimo, casa, coche, Tv de plasma, etc.

    Hay muchos, y conozco casos, de personas que renuncian a oportunidades, y se dedican mucho tiempo al cuidado de su padre o su madre. Personas ejemplares, cuyo éxito no es precísamente el material.

    Además, como padre o madre, si un hijo tiene problemas [de cualquier índole] y tiene que estar en casa por el tiempo que sea, todo se &034;apaña&034; con tal que se le facilite seguir adelante.

    Eso sí, zánganos no.
    Ampliar comentario
    #18
    5.¿Vd. habla para idiotas? Hágaselo mirar.
    Ampliar comentario
    #17
    ¿Y...?
    Cada cual tiene su problema y debe resolverlo cómo quiera o pueda...
    El hijo que se independiza, no &034;puede&034; volver al domicilio paterno; no hay marcha atrás... y si lo hace, será por breve tiempo y siempre sumiso y obediente, molestando casi como si no estuviese...
    La hija es otra historia...
    En cualquier caso, hay que advertir a las parejas en proyecto, o ya legalizadas, que la separación es algo terriblemente traumatizante... una herida que sangra mucho tiempo y que jamás desaparece del todo...
    En general, vivir juntos, mujer y hombre, durante varios años es como grabar un tatuaje que no se puede borrar...
    Y cuando uno de los dos empieza a pensar en la &034;posibilidad&034; de separarse, esa idea se convierte en realidad muy rápidamente...
    Claro que también hay gente que &034;practica&034; todo lo anterior, dándole la misma importancia que beber un vaso de agua...
    Pero no así quiénes tienen entendimiento y corazón...
    Ampliar comentario
    #16
    Quien haya vuelto a casa, mal hecho, porque ahora ya ni podrá acceder a la ayuda de renta de emancipación, lo va a tener crudo.
    Lo cual enlaza con la idea de Quien hay mejor que los propios hijos para cuidar de los padres y los abuelos?
    Menos gasto a futuro en dependencia, en pediatras, medicamentos, colegios, futuros subsidios de paro.... Y ahorro en enfermeros y geriátricos públicos.
    Luego que si eres un amargado....Pero has contribuido para recortar el gasto.
    Ampliar comentario
    #15
    [En plan jocoso]

    Pues está claro: soltero de oro con derecho de habitación en casa de los progenitores, no se cojan muchas libertades. Hay que tenerlos ocupados para evitar, en los posible, que terminen gagás y asegurarse que tengan actividad física. Porque si no, se les deja a su aire y se van a hacer yoga u otra pijada y terminan hechos cisco. O se les ocupa con los nietos [¿no tienen ganas de malcriarlos? pues que tengan oportunidad] o con los padres de los mismos...

    El menda éste que escribe el artículo lo ha hecho sin tomarse el prozac, porque anda que no es negativo. Uno piensa que toda persona que se divorcia y vuelve a casa [por navidad o por semana Santa, tanto vale] es un fracasado, drogata, alcohólico y que sufre el síndrome de Peter Pan.

    Hombre, un poco gilí sí... mira que se lo decían los amigotes, que dónde vas con esa, que mucho polvear el fin de semana pero no la conoces, que me han contado que el sargento de hierro a su lado es una nenaza, que no duráis tres días. [Otro tanto para la mujer]

    Pero nada, que tras convivir bien 2 años se casan y se separan a los 6 meses y
    Ampliar comentario
    #14
    5 Parece una proclama de un requeté frustrado.
    Ampliar comentario
    #13
    5 QUieres decir que los que nacimos antes del 75 estamos con el sindrome del paternalismo Franquista ???

    Joder no lo habia notado.. la verdad que es preocupante

    Propones alguna solucion o no tiene cura...
    Ampliar comentario
    #12
    12 Es un caso extremo aunque en ningún momento dudo que este Usted diciendo la verdad. Lo que me gustaria que reflexionara es que ata un chico joven y con esa preparación para ponerse el mundo por montera y buscar su camino en el extranjero. La oportunidad de volver siempre la tendrá cuando las cosas mejoren y ademas vendrá con un curriculum que le permitira optar a mejores puestos de trabajo. Esto es otro caso real, el mio, me fui al extranjero con menos preparación que la que comenta y no me ha ido del todo mal pero a veces sigo pensando que mi mayor error fue volverme aquí a la piel de toro.
    Ampliar comentario
    #11
    Un caso real: Joven con venticinco años, con carrera, tres masters, titulación de dos idiomas... Se va de su casa a un piso compartido mixto con un trabajo de camarero ganando poco mas de setecientos euros al mes. Después de dos años ha retornado a la casa familiar hastiado, cabreado, confundido...
    Esto es la realidad, así hay miles, te dicen que como se van a casar con el panorama que hay y menos tener hijos para verlos sufrir.
    Hay un gran responsable de ésta situación, si el sinverguenza del zparo se hubiese puesto a combatir la crisis cuando lo hicieron los paises del norte de europa, ahora no estaríamos así.
    saludos.
    Ampliar comentario
    #10
    4 Totalmente de acuerdo con Vd. Muchos prefieren vivir mejor con sus padres que vivir independientes. Lo que se ha logrado con esto es que gran parte de la juventud española tenga un nivel vida ficticio, el nivel de vida de sus padres que por otra parte les ha costado toda la vida conseguirlo.
    Ampliar comentario