La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

"QUIEN OFENDE EN INTERNET DEBERÍA DAR LA CARA"

¿Debemos soportar la plaga de insultos que nos invade?

Insultos en los foros de Internet, en la televisión, en los periódicos, en las carreteras…. la descalificación cada día está más presente y es muy fácil
Foto: ¿Debemos soportar la plaga de insultos que nos invade?
¿Debemos soportar la plaga de insultos que nos invade?
Autor
Tags
    Tiempo de lectura7 min

    Insultos en los foros de Internet, en la televisión, en los periódicos, en las carreteras…. la descalificación cada día está más presente y es muy fácil escuchar palabras malsonantes en la boca de la gente, que parece estar esperando al fallo ajeno para dispararles su arsenal léxico. Sin embargo, estos sujetos no se paran a pensar cómo pueden afectar sus insultos a las otras personas o si en las acusaciones que están lanzando tienen algún asidero en la realidad.

    Si no, sólo hay que escuchar las críticas malsonantes que se hacen a personajes tan polémicos como Leire Pajín, Bibiana Aído o Teddy Bautista, o prestar atención a la destreza verbal de algunos colaboradores de diferentes medios televisivos, como los de los programas de Telecinco, por ejemplo.

    Javier de Rivera, investigador de redes sociales, explica a El Confidencial que con el paso de los años “se han perdido las fórmulas de cortesía. Ahora se tiende a entablar relaciones horizontales y no se utilizan esos códigos formales, lo que puede llevarnos a insultar más por la pérdida de las formas y porque cada vez esto está más aceptado. De Rivera pone como ejemplo a Belén Esteban. “Se busca que sea directa y llana”, y eso conlleva el uso de insultos o tacos, “algo impensable hace 50 años en televisión”. También asegura que “cuando el insulto entra en escena se pierde toda argumentación”, precisamente porque “cuando no tienes argumentos, lo más fácil es insultar”.

    El escritor Lorenzo Silva considera que “se ha sustituido el criterio de calidad por el de audiencia, lo que nos lleva a plantearnos qué es lo que queremos hacer”. Además, De Rivera llama la atención sobre este asunto. “Los editores de televisión deben ser menos tolerantes con los insultos”, añade.

    Silva lamenta el giro que se ha dado porque “antes los insultos no estaban tan presentes” y pone como ejemplo a autores como Cela o Quevedo, que destacaban por ser de los pocos “extraños” que los usaban. “Desde el Siglo de Oro ha habido escritores hirientes, pero antes lo hacían de forma retórica, irónica y metafórica”.

    Insultos anónimos en Internet

    Internet se lleva la palma en este sentido. El auge de las nuevas tecnologías, el que todo el mundo pueda opinar en la Red y el anonimato son la mezcla perfecta para que los insultos se perpetúen en el mundo virtual. Los usuarios de foros no se cortan a la hora de soltar por su boca lo primero que se les viene a la cabeza, sin pensar que se pueden realizar críticas constructivas sin necesidad de dañar a nadie y sin usar palabras malsonantes.

    El problema, según comenta Lorenzo Silva a este diario, es que “se ha perdido el valor de las palabras y la gente no percibe las connotaciones de éstas cuando las dice”. Además, achaca a las nuevas tecnologías “la banalización de la escritura de molde en la pantalla, ya que antes la impresión tenía filtros que ahora no hay” y por la “dejadez” para controlar este tipo de comentarios. “Internet ha empeorado la situación”, asegura.

    El escritor de La flaqueza del bolchevique corrobora el uso del insulto para descalificar al otro desde su experiencia personal. Él ha sido víctima de descalificaciones en su propio blog, donde se ha planteado eliminar los comentarios con insultos, e, incluso, ha recibido acusaciones muy graves que podrían incurrir en delito. “A mí me han llegado a acusar de recibir dinero del Gobierno de Marruecos por escribir cosas favorables al país”.

    Según Lorenzo Silva, esto se debe a “una inconsciencia generalizada” y se queja de que “nos falta responsabilidad en la Red. Se refiere al anonimato de muchos usuarios y comenta que lo normal sería que todo el mundo que establece críticas o palabras malsonantes en Internet diese la cara, con nombre y apellidos. “Hay gente que ha escrito cosas sobre mí a la que no le veo la cara. ¿Se atreverían a decir lo mismo si los tuviera frente a frente? Así es muy fácil decir lo que quieras, pero es una falta de coraje y de empaque moral. Yo recomiendo no discutir con avatares y no darles el menor crédito”. Quizás sería recomendable echar un vistazo al Manual de urbanidad y buenas maneras en la red (ed. Melusina), de José Antonio Millán.

    ¿Cómo se sienten las víctimas?

    Periodistas, árbitros, controladores aéreos, políticos, famosos... son algunos de los colectivos más afectados por este 'maltrato'. Estos profesionales tienen o han tenido que estar expuestos a la opinión pública, algunos de forma constante, y aguantan no sólo críticas, sino descalificaciones personales que siempre están injustificadas y que pueden crear inseguridades e, incluso, problemas de salud y psicológicos en los afectados. Mucha gente consigue dejar a un lado el tema, pero hay otros que cargan con esta lacra toda su vida. Hay que utilizar herramientas como la empatía e intentar ponerse en el lugar del otro cuando insultamos. Así sabremos de la forma más precisa si nos hemos pasado de la raya o no.

    Imagínense cómo se sentirían si cada vez que dan un paso en su trabajo estuviesen vigilados con mil lupas, controlados ante cualquier error mínimo y atacados de forma inmediata y sin piedad ante el desacuerdo sobre una opinión o la crítica a una actuación. Además, en muchos casos se realizan campañas de descrédito que no cesan contra ciertos personajes.

    Entre los más expuestos a las descalificaciones, están los árbitros. No ha sido una, ni dos, las veces que la afición, los jugadores, los entrenadores y los propios medios de comunicación han utilizado insultos para mostrar su opinión discordante ante el trabajo del árbitro de turno. Es más, ha llegado a haber verdaderos problemas en este sentido porque algunos árbitros han llegado a ser agredidos. Y no es una cosa aislada de Segunda o Tercera División, sino que en Primera ha ocurrido con mayor asiduidad de la deseada.

    El árbitro de fútbol base Ángel A. Jiménez cuenta en El Confidencial una situación que ha vivido recientemente. “He visto compañeros que están empezando en el arbitraje con 15 años, que llegan con ilusión y acaban derrumbados. Esto no es sano ni ayuda a nadie, pero les puede afectar psicológicamente”.

    Ángel corrobora que "hay mucha falta de respeto. Se da por hecho que el insulto forma parte del juego, pero no está en el origen del fútbol  y ni siquiera esta conducta se repite en otros deportes como el golf o el rugby, donde está desterrado”. Jiménez alude a que el problema “es que se acepta y no se hace nada para evitarlo. Cuando se escuchan descalificaciones en el campo, los clubes, la afición o los propios padres de los jugadores deberían hacer algo, pero la gente pasa”. Por eso, este árbitro malagueño ha creado la asociación Deporte sin insultos, que lucha para erradicar del fútbol los insultos y las actitudes irrespetuosas, condenando la violencia y fomentando el juego limpio.

    Este árbitro se queja de que no se aplique “la moral cotidiana a este deporte” y pone como ejemplo cómo Rafa Nadal, que “pone su honor por delante” y si es necesario avisa al árbitro de que una bola no es válida, a diferencia de lo que hacen muchos futbolistas, que intentan engañar para conseguir una victoria. “Los futbolistas británicos tienen otro concepto, no fingen como aquí. Además, las propias aficiones les recriminan actitudes fingidas”.

    El verdadero problema para Ángel es que “la gente joven necesita ejemplos y en el fútbol no los tienen. Hay que cuidar los valores que inculcan los deportes porque se meten en los niños con mucha facilidad”. Como ejemplo de este efecto imitación, el árbitro se refiere a que él intenta en su círculo evitar estas conductas, pero luego va Cristiano Ronaldo, hace una “peineta” y echa por tierra todo el trabajo que árbitros como Ángel han realizado. El árbitro andaluz asegura que ellos actúan “como jueces” y deben ser respetados. “En un juicio, la gente no grita ni insulta al magistrado aunque esté en desacuerdo, o si lo hace, lo dice de buenas maneras”.

    #11
    Los dos personajes MAS insultados, vilipendiadoas, paradiados, vejados, etc. en mi opinión han sido Adolfo Suárez [que lo fue por la derecha y por supuesto la izquierda] y J.L.Rodriguez Zapatero, que la derecha como tenia el gobierno en las manos y se lo arrebataron en sus narices, jamas lo perdonó y de ahí los 7 años de crispación diaria.
    Pero si en el Parlamento los Srs. que deberian dar ejemplo de educación y buenas maneras vemos como se comportan [no todos,pero que se lo pregunten al Sr. Marin]que esperamos del pueblo llano y el no tan llano.
    Ampliar comentario
    #10
    Buen artículo. Totalmente de acuerdo.

    Seguro que ahora aparece algún idiota criticándolo. ;-]
    Ampliar comentario
    #9
    En cuanto a los politicos,esta mal insultarnos,pero peor esta aguantar a politicos corruptos,que mienten,que exigen esfuerzos a los demas mientras ellos se suben el sueldo,o dictan normas en contra de la sociedad a sabiendas,y los ciudadanos debemos aguantarnos
    Al final la unica democracia quie nos queda,es el pataleo o el insulto,a quienes nos roban,eso si,de forma anonima,sino los politicos &034;honestos&034; usaran nuestro dinero para denunciarnos.Encima de robados ,vapuleados
    Ampliar comentario
    #8
    El problema actual no son las formas,los insultos no suponen nada,ni significan nada en el fono.El problema actual es el fondo,los mas &034;malos&034; son los mas formales a la hora de expresarse,y los que mas critican a los que insultan,pero en el fondo no hacen daño a nadie
    Mejor cuidar el fondo,y no tanto las formas.Claro que lo ideal serian los dos,pero mejor un falton que te ayuda cuando te estas ahogando,que uno muy ecducado que esta ahogando
    Ampliar comentario
    #7
    1 Hola Averno, alguna fecha hay que poner. Habíamos pensado inicialmente el 1 de enero, pero creo estando básicamente todos de acuerdo en esa mejora, lo adelantamos. La medida beneficiará la imagen de los dos partidos. Luego, claro, tendrán que portarse en consecuencia, porque si la corrupción continúa, no se qué sentido tiene proteger su reputación. No vamos a decir que sin querer se llevó tal vez lo que pertenecía al pueblo, qué contrariedad. O que por casualidad a lo mejor han votado todos de acuerdo en mejorarse lo suyo o por casualidad han formado el tribunal que les conviene, qué mala suerte para la democracia.

    Evitaremos las palabras malsonantes o las referencias familiares, pero calificaremos las cosas por su nombre con la contudencia y beneficio de presunción que haga falta.

    Así pues, argumentaremos mas y mejor nuestras posiciones a falta de palabras descalificadoras sin mas. Educados, pero críticos e impertinentes seguiremos siendo, no se preocupe. Faltaría mas que les dejásemos tranquilos. Aplausos cuando toque y críticas cuando las merezcan.

    Saludos.
    Ampliar comentario
    #6
    1 y 2, creo que se han insultado los politicos hasta limites insospechados, asi que si ellos, nuestros representantes, lo hacen, pues &034;algo bueno tendra en insulto&034; 1 , si a partir del 20/11 se hace algo por los insultos, bienvenido sea, algun dia habra que empezar ¿no?. Por cierto hay que cambiar a los jovenes la manera de pensar. Si dices algo del insulto, resulta que eres &034;antigua&034;. Habra que hacerles entender que simplemente es malaeducacion.
    Ampliar comentario
    #5
    Creo que la plaga del insulto es común en todas las sociedades modernas. Si se pasan ustedes por un foro inglés, se encontrarán el mismo nivel de agresividad, racismo, malos modos, etc. Creo simplemente que el ser humano está perdiendo el norte.
    Ampliar comentario
    #4
    solo hay que ver tv o leer foros, twitter la gente a perdido el respeto al otro, al diferente a tí,y amparados por sus colegas abruman al distinto... no obstante todo torna y se volverá contra ellos, y no habrá nadie que los defienda porque acsao no eran ellos los guardianes de la ortodoxia

    Ampliar comentario
    #3
    1 Si lo ve como lo describe su comentario, vaya mente conspiratoria la que tiene.
    Yo creo, como partícipe de estos foros, que efectivamente el abuso verbal, que hará algunos años estaba limitado, se ha generalizado en todos los sentidos. En la TV se insulta, desacredita, se generan infamias, se supone, se ataca, y demás a cualquiera por cualquier cosa.
    En el Deporte lo mismo, empezando por la prensa, jugadores, público, y lo peor, los padres de los niños que practican algún deporte. Solo hay que ir a un campo de alevines o infantiles y ver lo que los padres insulta, agreden verbalmente [y hasta físicamente] a árbitros, entrenadores, y si los dejaran hasta los mismísimos jugadores [niños].

    La sociedad se ha vuelto más agresiva que lo era antes, y el anonimato de Internet ayuda a fomentar que la gente se agreda verbalmente/por escrito utilizando foros, blogs, y las famosas y a mi juicio perjudiciales &034;redes sociales&034;. Hará unos días aparecía la noticia de una chica intentó matar a otra porque &034;la borró de su Facebook&034;.
    Aquí mismo en el EC el moderador tendría que borrar el 20/30% de los comentarios o más, pero es imposible hacerlo pues algunas cosas ya las vemos &034;normales&034;.
    Ampliar comentario
    #2
    1 ¿Según tu sólo se ha insultado a Zapatero?
    ¿Y a Rajoy, Aznar y Aguirre no se les ha insultado?
    Se trata de dejar de insultar A TODOS, si no lo has entendido es que no lo has leído con atención.
    Ampliar comentario
    #1
    Veo que algunos se preocupan ahora por este tema, cuando han estado durante muchos años insultando, vilipendiendo y vejando a todo aquel que no comulgaba con sus ideas. Por que a partir del 20N no se van a tolerar insultos, y hasta el 20N sí?. Es decir no se van a tolerar insultos a Rajoy cuando se han estado tolerando insultos a Zapatero.

    Una buena medida, sin duda.
    Ampliar comentario