Sigue esta sección:
UN MILLÓN DE JÓVENES JAPONESES VIVE DURANTE AÑOS AISLADO DE LA SOCIEDAD

Soy un hikikomori, mi mundo es mi habitación

Apartarse de la familia y la sociedad y dar la espalda al mundo y a cualquier tipo de relación encerrándose en una habitación durante meses e
Foto: Soy un hikikomori, mi mundo es mi habitación
Soy un hikikomori, mi mundo es mi habitación
Fecha
Tags

    Apartarse de la familia y la sociedad y dar la espalda al mundo y a cualquier tipo de relación encerrándose en una habitación durante meses e incluso años es uno de los comportamientos que algunos jóvenes japoneses han decidido adoptar para huir de las presiones o de traumas y conflictos.

    Se trata de los ‘hikikomori’, las víctimas de un síndrome homónimo nacido en Japón y que en España se conoce como el de la “llave cerrada”. Esta enfermedad social provoca que adolescentes y universitarios se aíslen por completo del mundo exterior de forma voluntaria, permaneciendo encerrados en una habitación durante semanas, meses o años.

    Lo más frecuente es que en su encierro estos jóvenes estén acompañados únicamente de videoconsolas y ordenadores, aunque en la mayoría de los casos la basura acumulada termina por ser omnipresente en la estancia. Las razones que les llevan al confinamiento pueden ser múltiples pero las más comunes son el rechazo social en el colegio, un fracaso amoroso o el pánico a no ser capaces de cumplir las expectativas que la sociedad posa sobre ellos.

    Por ese motivo, este síndrome afecta más a los hombres que a las mujeres, ya que en la sociedad nipona son ellos los protagonistas y los que reciben más presión para conseguir una buena casa, una buena esposa y un buen trabajo. Según el psiquiatra japonés Tamaki Saito, un 86% de los ‘hikikomori’ son varones, aunque resulta difícil dar cifras exactas porque la vergüenza hace que muchas familias no hagan pública esta actitud de sus hijos.

    Sin embargo, una investigación del año 2005 de NHK estima que hay aproximadamente un millón y medio de jóvenes en esta situación. Si a esta cifra añadimos todos los tipos de hikikomori, por ejemplo, el pre-hikikomori (jun-hikikomori), que el que sale de vez en cuando y asiste al colegio o universidad algunas veces pero carece de toda relación social, el número total sería de unos 3 millones.

    Compañía digital, si acaso

    En muchos casos estos jóvenes, que no consienten en mantener contacto ni siquiera con sus padres (aún viviendo en la misma casa) invierten el ritmo de vida, durmiendo durante el día, y pasando la noche con el ordenador, la televisión, la consola o directamente sin hacer nada.

    Como asegura el jefe de Psiquiatría del Complejo Asistencial de Burgos, Jesús J. de la Gándara, en un estudio titulado ‘Hikikomori y tumbados. Un análisis literario y social sobre la conducta patológica de aislamiento social’, el hikikomori, durante sus meses o años de aislamiento, no se relaciona absolutamente con nadie, si acaso a través de internet. Y ni siquiera, porque según estudios recientes parece que solamente el 10% lo usa. Su familia sabe que sigue respirando porque devuelve vacía la bandeja de comida que le deja en la puerta y porque oyen el crujir de la madera en el piso de arriba cuando decide dar una vuelta por su pequeña habitación.

    La situación puede llegar a ser insostenible en la casa pero la actitud de los padres japoneses, por lo general, es la de esperar un desenlace de forma pasiva, alimentando al hijo encerrado y respetando su actitud. Lo normal es que pasen hasta cuatro años en esta situación antes de que los progenitores decidan solicitar ayuda a algún psicólogo o bien a alguno de los 700 centros para hikikomoris que han surgido en los últimos años a lo largo de la isla.

    El tratamiento que deberían seguir estos jóvenes está dando lugar a un intenso debate entre dos visiones médicas: la occidental y la japonesa. “No sólo los padres, sino también los expertos japoneses piensan que se debe esperar hasta que el hikikomori se reincorpore a la sociedad por su propia voluntad”, recuerda Gándara.

    Los especialistas occidentales, sin embargo, siguen mayoritariamente la opinión del psicólogo de la Universidad de Maryland Henry Grubb, quien publicara el primer estudio académico sobre los hikikomori escrito fuera de Japón, y que sostiene que hay que forzarlo si es necesario: “Si fuera mi niño tiraría la puerta abajo. Simple. Pero en Japón los padres creen en la elasticidad, les dan tiempo y creen que es sólo una fase”, asegura.

    Alma, Corazón, Vida
    Comparte en:
    Sigue esta sección:
    #26
    Compartir
    12 En Japon no se exactamente como lo haran, pero aqui no hay de &034;esos&034;.Los de aqui son mas listos, mas &034;echaos p&039;alante&034; y se lo montan mejor.
    Todos los dias de fiesta, con el botellon, los porritos y demas &034;cositas&034; de ponerse a gusto por las noches y de dia durmiendo en casita de los papas y con el cartelito en la puerta del dormitorio de &034;NO MOLESTAR AL NENE&034; ya que esta reponiendo fuerzas para la noche siguiente.
    Recuerdo aquel programa del &034;hermano mayor&034; o algo asi y salia cada perla que daba grima verlos con sus actitudes hacia los papas y estos como peleles, llorando cuando al niño le salia la vena intrannsigente y como decia mi hijo: A ese con 2 hostias lo arreglaba yo.
    Ampliar comentario
    #25
    Compartir
    1 Si se trata de una enfermedad mental, lo que Vd. sugiere no funciona.

    Pero un millón de personas aisladas es ya un problema social, no una patología personal. Y es que estos japoneses son más raros que un perro verde

    Le pongo otro caso: hace ya unos 20 años sacaron al mercado unos muñecos muy realistas. Resulta que fue un éxito: se vendieron en su mayoría en las &034;ciudades de ancianos&034; donde recluyen a sus mayores.

    Ampliar comentario
    #24
    Compartir
    Son niños y familias que es están sufriendo lo indecible y que no consiguen una solución, no entiendo algunos de los comentarios.
    Ampliar comentario
    #23
    Compartir
    21 ¿La división azul es un tema sensible?
    Ampliar comentario
    #22
    Compartir
    22 [II] La educación no consiste en moverse como un péndulo, entre la intransigencia extrema y la permisividad absoluta; entre ambos puntos hay vías intermedias, y que tienden a fomentar algo tan importante, y sin embargo tan olvidado hasta ahora, como es la inteligencia emocional, en sociedades cada vez mas complejas y deshumanizadas, para sobrevivir y realizarse como persona no solo es importante la formación técnica sino la inteligencia emocional


    Ampliar comentario
    #21
    Compartir
    20 ¿Tontunas? Mas bien que hay muchas personas que no son capaces de ver dos palmos mas allá de sus narices, y se aferran a los esquemas pasados sin tener en cuenta que el mundo cambia, y las situaciones y problemas son distintos, de forma y manera que lo valido en el pasado, deja de ser valido en el presente, y viceversa; Es por desgracia que muchos hijos se encuentran con padres de esa calaña, y tienen ya firmado, de antemano, su condena a permanecer en un espiral del cual no van a salir.

    Efectivamente que me contesto, un menor necesita la educación de sus padres, y en ella se incluye no solamente el protegerles sino el enseñarles a luchar y defenderse por si solos pero claro que para eso hay que tener la capacidad de ponerse en la posición del hijo y comprender las dificultades a que se enfrenta en vez de darle recitales de batallitas pasadas, inaplicables e inútiles hoy en día.



    Ampliar comentario
    #20
    Compartir
    19 desgraciadamente no ...cuando se tocan temas sensibles, las herramientas literarias se pueden convertir en lanzas...en todo caso como se desprende de su comentario , lo tomo como una herramienta literaria de estos tiempos... soy de la opinión de Don Pelayo y &034;ver sus profundas interacciones con el medio hostil en el que no se integra debido a sinergías&034;...
    Ampliar comentario
    #19
    Compartir
    18 Tu mismo te has dado la respuesta. TANTA TONTERIA. Como la tuya de dialogar y ver sus profundas interacciones con el medio hostil en el que no se integra debido a sinergias . . . . . .

    Y asi hasta el infinito. TONTUNAS.

    Por suerte, como tuve un progenitor &034;fascista&034;, desde bien pequeño me enseñaron que esta vida es una mierda, que el que quiera algo se lo tiene que currar [entre los pobres obviamente], que hay que estudiar, trabajar y matarse para sobrevivir dignamente y que mi progenitor se iba a las 7 de la mañana de casa y volvia a las 9 o 10 de la noche por que es lo que hay, asi, sin mas, esto me hizo no tener tiempo ni ganas de pensar idioteces, tampoco me dejaban, una rabieta se quitaba con una ostia, asi tenias motivos para llorar, simple, sencillo y EFECTIVO. Mientras, Vd. eduque como le plazca, claro que luego no llore si le sale un tontopelao de vastago. Yo utilizare la vieja escuela, nada de paños calientes, esto es lo que hay, asi, en crudo, sin barnices. Y o te mueves y lo solucionas o te vas de casa, QUE VAGOS NO MANTENGO [frase superfascista]
    Ampliar comentario
    #18
    Compartir
    17 ¿Usted no esta muy familiarizado con las herramientas literarias?¿verdad?


    Ampliar comentario
    #17
    Compartir
    16 ..si, y a la nena buscarle un buen partido.

    Claro que es mas difícil, y quizás &034;progre&034;, tratar de establecer un dialogo con el hijo que permita conocer que le ha llevado a adoptar una conducta tan anti natural como encerrarse en su cuarto y poder de tal forma ayudarle a que solucione sus problemas, y desarrolle su inteligencia emocional para que pueda ser feliz


    Ampliar comentario
    #16
    Compartir
    14 a ver si te enteras de una vez...los que mataban y daban paseitos eran los rojos, haber repite conmigo rojos, rojos...simplemente te han mentido , como en todo...mienten y se lo creen...dicen una mentira tres veces y se convierte en una verdad absoluta...sin olvidar que en una guerra civil hay de todo, desde venganzas personales hasta liquidación de cuentas pendientes...por desgracia.
    Ampliar comentario
    #15
    Compartir
    14 Pues no es mala idea, entre no morir congelado, ni de hambre ni por un tiro de las tropas comunistas manolito ya tenia el dia echado y no le daba por pensar tontunas como encerrarse.
    Ampliar comentario
    #14
    Compartir
    PORQUE NO SE HABRÁ HECHO ZP HIKIKOMORI ESO EN EL 2003. LA DE MILLONES DE MILLONES DE EUROS QUE NOS HABRIAMOS AHORRADO Y LA DE PUESTOS DE TRABAJO QUE AUN HABRIA EN ESPAÑA
    Ampliar comentario
    #13
    Compartir
    12 Hombre, si que es un poco de papa facha, le falta mandarlo a la division azul a matar rojos para que niño se haga un hombre.

    Ampliar comentario
    #12
    Compartir
    12 Hombre no sea tan radical,una alternativa mejor seria que ingresase en un convento cartujano
    Ampliar comentario