La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

LOS DEPREDADORES EMOCIONALES CONVIERTEN EN OBSESIVAS A SUS PAREJAS

Cómo llamar 65.000 veces a su ex novio y ser una víctima

Una mujer holandesa ha sido condenada por llamar a su ex novio cada ocho minutos (más de siete llamadas cada hora, 178 al día, 65.000 en
Foto: Cómo llamar 65.000 veces a su ex novio y ser una víctima
Cómo llamar 65.000 veces a su ex novio y ser una víctima
Autor
Tags
    Tiempo de lectura4 min

    Una mujer holandesa ha sido condenada por llamar a su ex novio cada ocho minutos (más de siete llamadas cada hora, 178 al día, 65.000 en un año). Por más que pueda parecer una persona profundamente desequilibrada, también podría resultar una simple víctima de un personaje dañino y que pasa desapercibido: el ‘depredador emocional’. 

    Son personas que en sus relaciones (laborales, de pareja, parentales) actúan con la intención de apoderarse de sus presas, funcionando como verdaderos agujeros negros que absorben la energía vital, el optimismo, la alegría de vivir, la autoestima y la voluntad de quienes les rodean. 

    Y lo hacen además con gran habilidad para aparecer como la parte más sensata de la relación. Suelen generar una dependencia tan acentuada en su pareja que, si la relación se rompe, la llevan a actuar de forma desequilibrada. Lo peor es que en estos casos es el depredador el que queda como persona cabal, y su víctima la que aparece ante la sociedad como alguien perturbado. 

    Los depredadores suelen ser bastante inteligentes y ponen en práctica un proceso de lo más elaborado para hacer caer a las víctimas en sus redes. El primer paso es aislarla y debilitarla, cortando los lazos afectivos anteriores, de modo que sólo perciban la realidad a través de sus ojos. El depredador intentará deteriorar la autoestima de quien haya escogido, generando dudas sobre su eficacia, su valor, su aspecto…Así, la víctima se vuelve tan insegura y vulnerable que el depredador podrá hacer de ella prácticamente lo que desee.  

    El depredador se convierte en la única vara de medir y en la única persona en la que, en apariencia, puede confiar la víctima. Una vez que se ha creado esa enorme dependencia emocional en la que el depredador aparece como el único que puede entender y defender a la víctima, nace en ella un temor de abandono tan arraigado que llega a tener pánico de hacerle enfadar, o simplemente molestarle, por si la deja.

    De ahí al abuso psicológico que implique insultos y desprecio sólo hay un paso. Con ello, la víctima se debilita y no sabe muy bien a qué corresponde el “doble” juego del depredador, por el cual él la trata de formas muy distintas dependiendo del entorno en el que estén. Por último, y para reforzar el aislamiento, el depredador se alejará emocionalmente de su víctima para hacerla sentir necesitada y culpable.

    El precio de la libertad 

    Es difícil darse cuenta de si alguien cercano actúa de esta forma, especialmente si se trata de la pareja, pero tampoco es nada fácil, una vez rota la relación, salir de la espiral del depredador. De hecho, tras la separación, la víctima tardará tiempo en ‘sacarse’ a la pareja de dentro, en recuperar la confianza y la autoestima, en volver a abrirse al mundo.

    Un proceso que él no facilitará en absoluto ya que su intención, aunque no quiera volver con su pareja, será la de ejercer el poder hasta límites insospechados, utilizando para ello todas las herramientas que tenga a su alcance. Por ejemplo, los niños, si es que los hay, o las propiedades en común. Es frecuente que los depredadores utilicen, por ejemplo, el farragoso proceso de divorcio para atacar a esa víctima, que ha tenido la ‘osadía’ de liberarse, con la intención de aniquilarla. Para él supone un fracaso y no lo va a consentir fácilmente, por eso, es recomendable en muchos casos dejarle ‘ganar’ la casa o el coche para que así, satisfecho con la sensación de haber triunfado, deje descansar a la víctima.  

    Eso sí, cuando el depredador se da cuenta de que los bienes materiales no le interesan a su víctima va a por los hijos, si los hay. Puede hacerlo, por ejemplo, comprándoles estupendos regalos pero poniéndoles la condición de sólo los pueden usar con él, lo cual les hace a los pequeños un daño atroz, tanto que se puede llegar a la desesperación e incluso al suicidio.

    En cualquier caso, y superados estos dolorosos escollos, lo que debería hacer la víctima es considerar el periodo del depredador como una especie de coma del que se despierta con la ilusión de comenzar una nueva vida. Es muy duro, sí, pero es el precio a pagar a cambio es la libertad. 

    *Neus Colomer es psicóloga y autora del libro Depredadores emocionales. Libérate y toma el control de tus emociones.

    #27
    Si es cierto lo que dice la notícia de La Vanguardia, no veo al Depredador por ningún lado. Lo que si veo es un acoso en toda regla.

    http://www.lavanguardia.com/internacional/20110915/54216319373/la-mujer-que-llamo-65-000-veces-al-ano-a-su-ex-novio.html
    Ampliar comentario
    #26
    21 Gracias Mafaldita, por tus sensatas palabras.

    Aqui me temia que pasara lo mismo que cuando se habla del catalan, que aparecen mas hinchas furiosos que aficionados.

    Te recomiendo encarecidamente el link de mi comentario 8. Mi hija me dijo que era muy bueno.
    Ampliar comentario
    #25
    22 No se donde pone en el artículo que la victima de las llamadas contestaba al teléfono pero bueno, vamos a asumir que la ex-novia estaba forrada que eso hace la historia menos sangrante.

    Por otro lado yo no soy del ramo de la medicina pero tenía entendido que los enganches enfermizos no se sentían tipo la fiebre o la varicela. Yo siempre había pensado que la gente enganchada no era consciente al 100% [y con esto no estoy justificado].

    Gracias a Dios no he sido testigo de primera mano de ningún caso de este tipo pero recomiendo ver Te doy mis ojos . A mi personalmente me impactó.
    Ampliar comentario
    #24
    Yo conozco unas alguna por la que me dejaría depredar.De hecho, hasta pagaría por ello
    Ampliar comentario
    #23
    Recomiendo releer el artículo antes de lanzarse al criticar.

    Hace referencia a &034;personas&034;, es decir, en ambos sexos existen víctimas y depredadoras-es.

    Aunque tome como referencia un caso concreto, ocurre en ambos sexos. Lo que cambia no es el trasfondo psicológico sino el social y las consecuencias legales.

    Muchas opiniones acusan a los medios de comunicación, la práctica judicial, procesos de divorcio y Leyes en los que se benefician a uno de los dos sexos, hasta ahora en su mayoría, el femenino.
    Si los medios de comunicación, al igual que fueron pieza fundamental para conseguir &034;igualdad&034;, se posicionasen ahora en denunciar asimismo los flagrantes abusos que se están cometiendo, llegaría a la opinión pública y de ahí a los jueces y legisladores la necesidad de cambios que transformen la vida de los injustamente tratados por la situación actual, víctimas y &034;VICTIMOS&034;. Dentro del movimiento 15M existieron se levantaron reivindicaciones sobre éste asunto, que nadie de los medios transmitió.
    Ampliar comentario
    #22


    Al menos una cosa nos deja tranquilos, que la ex-novia en cuestión estaba forrada porque para aguantar facturas de teléfono de 65.000 llamadas ya hay que tener ingresos.

    Eso por no contar las veces que ha debido de coger un taxi para apostarse en el portal del &034;depredador&034; a vigilar sus movimientos.

    En fin, mejor tomarse este artículo con un poco de sentido del humor porque no hay por donde cogerlo.


    Ampliar comentario
    #21

    La verdad es que el hecho de que alguien que se dice profesional de la psicología y que, para más INRI, sea mujer escriba este tipo de articulos nos hace una flaco favor a la mayoría de las mujeres.

    Si una mujer se separa y siente que tiene un &034;engache enfermizo&034; con su ex-pareja lo que tiene que hacer es pedir ayuda psicológica y no justificar 65.000 ó 65 llamadas. Obviamente, y a ser posible, que la terapeuta en cuestión no sea la autora del artículo porque, tras la primera visita, la paciente saldrá de la consulta reforzada y convencida de que la culpa es del ex.

    Seamos serios, como ya han dicho, por mucho menos a un hombre se le aplica una orden de alejamiento. Justificar estos comportamientos en una mujer porque &034;supuestamente&034; es la parte débil de una separación es injusto, demagógico y, sobre todo, peligroso.

    Chalados, depredadores, agresivos, manipuladores o peligrosos los hay de ambos sexos.


    Ampliar comentario
    #20
    Desde el retorno vacacional del personal habitual de El Confidencial, y coincidiendo con una especie de reorganización de la portada, tenemos todos los días por lo menos una estupidez psicológica con la que echarnos a temblar: desde niños con todo tipo de síndromes-chorra hasta presuntas víctimas que llaman, nah, solo sesenta y cinco mil veces a su exmarido en un año.

    Voy a tomar un número al azar, y le voy a llamar ciento setenta y cinco veces al día, a ver si me siento acosado. Por cierto, vivo en un pais musulman, ¿entenderán que soy la víctima?

    Sigo leyendo -o por lo menos mirando- El Confidencial porque vivo a diez mil kilómetros de España y me sirve de entretenimiento, pero doy gracias a Dios por haberme dado algo de uso de razón para discernir, ya que el valor de cada vez más artículos es digno de encontrarse en Público. Solo se salva la sección de automóvil-Fórmula 1, que esperemos no sea tomada al asalto por la tropa de indeseables que están acabando con la equivalente de El Mundo.
    Ampliar comentario
    #19
    Así nos va, con esta panda de Psicólogos, pedagogos, y demás IGNORANTES.

    Siempre descargando de responsabilidad a la presunta &034;Victima&034;. EEsa victima noooo tiene la culpa de nada. Es el otroooo, que es maaalo.

    El ser humano es bueeeeno y liiisto, es la sociedaaaa que lo hace maaalo y tooonto. y por eso suuufre.

    Si alguien es &034;depredado&034; voluntariamente, simplemente que se JOD...

    Nadie obliga a nadie a estar con nadie. y si alguien esta.. allá él o ella. Será que.. emocionalmente, le compensa ese &034;sufrimiento&034; - en otras palabras que le PONE

    Panda de Progres que siempre interpretan la realidad a la inversa de lo que es. Y así nos va

    Ampliar comentario
    #18
    Lamentable Neus Colomer,
    Has conseguido ponerme los pelos de punta, solo dudo en si crees de verdad en lo que has escrito, o si por el contrario, se trata de parafernalia propagandística para darte a conocer.
    Si es así, doblemente lamentable y peligroso.
    Sigue así, dando buenas ideas a esa minoría de mujeres profesionales del chantaje emocional.
    viva la ley de igualdad
    Ampliar comentario
    #17
    15 Si no pasé por el juzgado ni por el calabozo fue por la perspicacia de mi ABOGADO, desde el primer momento vio por donde iba la &034;victima&034; y su letrada.
    Por recomendación de mi ABOGADO no pasaba ni un minuto solo y con el teléfono también habíamos tomado medidas previas antes del &034;acoso&034;, aún así, lo cambié dos veces y como he dicho, también cambié de ciudad.

    Repito, sra. psicóloga ¿qué trastorno padece la &034;victima&034;?
    Ampliar comentario
    #16
    Otra que quiere forrarse a base de crear y &034;tratar&034; un síndrome imaginario... vivimos en un entorno en el cual cada día resulta más difícil relacionarse, todo es susceptible de considerarse acoso psicológico, chantaje emocional, violencia verbal, etc.
    Hace unas semanas salía una noticia en la que a un marido se le condenaba a pagar a su mujer 10.000 tras el proceso de divorcio por haberse negado a mantener relaciones sexuales con ella de forma prolongada. Me pregunto cuántos jueces fallarían a favor del marido en España por la misma causa.
    Cada vez me recuerda más a las desquiciadas patochadas legales que reflejan algunas series americanas.
    Ampliar comentario
    #15
    11 Conozco yo ya un par de casos parecidos al suyo, suma y sigue, suerte tiene Vd. de no haber pasado por el juzgado ya. Tenemos una mi$%da de legislacion de aupa, y como no lo diga claramente el PP los va a votar Rita.

    PD: Segun la &034;psicologa&034; que escribe esto, en España hubieran metido al &034;depredador emocional&034; en el trullo de por vida.

    Ampliar comentario
    #14
    Increible el artículo, no hay por donde cogerlo.

    Esta mujer o psicóloga o periodista o lo que sea, necesita ayuda. Comparto casi todos los comentarios expuestos anteriormente.
    Ampliar comentario
    #13
    Alucinante lo de las llamadas, sean 6500 ó 650.

    Mucho más alucinante el artículo de la redactora y psicóloga.

    Sí, estoy seguro que existen hombres y -quizás aún más- mujeres con tendencia absorvente; pero lo del artículo es, sinceramente, para hacérselo mirar. Parece el relato de una secta absorbente.

    Quizás reunirse con otros compañeros psicólogos o psiquiatras y descubrir exageraciones o traumas ocultos.

    Lo que destila el artículo, da miedo. Miedo de quien lo redacta.

    Incluso con el toque de HUMOR [porque no puede sino definirse como humor sarcástico] de que las mujeres tiene que dejar &034;ganar&034; a los hombres en los procesos de divorcio... Dejar que se queden con el coche y demás. Ja,ja,ja, buenísimo. Justo es eso lo que pasa, corregido y aumentado con los miles de denuncias falsas que hacen que el hombre tenga que estar callado, sumiso 100% y largarse motu propio de la casa el primer día, por si acaso.

    Una psicológa que usa los términos &034;ganar&034; o &034;perder&034; para referirse a la división patrimonial en los procesos de divorcio, debería hacérselo mirar.

    Además le recomendaría que siguiese en directo y a fondo 65-100 procesos de divorcio y viese la realidad española.
    Ampliar comentario