Sigue esta sección:

Pegging: cuando los pantalones se los pone ella

Los pantalones, en este caso, se los pone ella. Se llama Bend over boyfriend o pegging. El uso de arnés ha salido del armario y ya
Foto: Pegging: cuando los pantalones se los pone ella
Pegging: cuando los pantalones se los pone ella
Fecha
Tags

    Los pantalones, en este caso, se los pone ella. Se llama Bend over boyfriend o pegging. El uso de arnés ha salido del armario y ya no sólo es un asunto de lesbianas. Por los rincones de los sex shop se rumorea que cada vez es más común ver cómo parejas heterosexuales de todas las edades eligen su juguete para que sea ella la que penetre. Ellos suelen elegir el grosor. Ellas, el color del juguetito. Dicen que suelen salir muy contentos y frotándose las manos por la experiencia que les espera.

     

    Los expertos hablan de una igualdad entre sexos. En un mundo donde la igualdad de la mujer y el hombre en el trabajo está superada, donde él hace las tareas de la casa al 50% y los dos cambian los pañales al bebé, ¿va a haber algún problema porque ella sea la que tome el papel activo de una relación sexual? Es cierto que muchos hombres no se han quitado la venda de hace 50 años, la que exigía que el hombre es un macho y el sexo se practica “única y exclusivamente” asumiendo él el papel activo. Pero las cosas ya no son lo que eran.

     

    Los heterosexuales que lo han probado (y no han tenido ningún tapujo en confesarlo) coinciden en que el placer es infinito. Tal vez se dejan arrastrar por la satisfacción que sienten cuando ella se hacer cargo de la parte activa de la relación: estimularlo, acariciarlo, excitarlo y penetrarlo. A ellas, sólo pensar en la idea, les pone a cien. Ellos, los que aceptan el juego, acaban a cien también.

     

    Los expertos insisten en que el mayor lastre que se arrastra todavía es que el hombre heterosexual no puede (porque no lo concibe) recibir sexo. “Eso es cosa de maricones”, pensará más de uno sin saber lo equivocados que están y la fuente de orgasmos que se pierden. Si el bando hetero se quitara la careta de que es sucio o de gays, más de una pareja disfrutaría mucho más de lo que lo hace. “El sexo anal por lo general tiene muy mala prensa, pero más por el desconocimiento que existe”, insisten los especialistas.

     

    Si se practica correctamente, puede ser totalmente sana y agradable, si se hace bien. Es obvio que la zona es delicada y requiere mucha atención y mimo. Por eso es imprescindible una buena comunicación y tomárselo con calma. Para quien no lo sepa, la estimulación de la próstata (el equivalente al punto G femenino) llega por la puerta de atrás.

    Alma, Corazón, Vida
    #21
    Compartir
    me parece increible el artículo! por fín alguién se atreve a decirlo, es un gran avance!!, soy mujer y lo he probado, he tenido la suerte de tener una pareja lo suficientemente liberal como para permitirme hacerlo. es lo mejor, os lo recomiendo a todas y ... a TODOS!
    el placer es recíproco y nosotras nos sentimos las reinas del mundo! el tener un pene erecto entre las piernas nos ayuda a entender mejor muchas de las &034;peculiaridades&034; de nuestros chicos!
    hecho con cariño, con respeto sin prejuicios y con mucho mimo el resultado es de máximo placer!!
    Ampliar comentario
    #20
    Compartir
    Está claro que el sexo es uno, y como muy bien han explicado otros foreros su disfrute, ha sido , es y será de lo más variado: en solitario, a dúo, trío,..

    Lo que también está muy claro es que no se puede mezclar las opciones con las &034;obligaciones&034;. Que será lo próximo, habrá que travestirse para sentir algo sublime, o quizás tendremos que arrastrar nuestro vehículo enganchado a los huevos para alcanzar el paroxismo sexual.

    Ya está bien de decirle al Macho que deje de serlo, o al menos que adopte roles que a lo largo de los siglos siempre existieron, pero por lo que se ve, nunca triunfaron.
    Ampliar comentario
    #19
    Compartir

    Rebeca deberías probar con alguien de la redacción del confidencial,tampoco me parece tan extraordinario:las mujeres les están dando a los hombres por .... hace tiempo,esto sería la guinda del pastel y además estoy seguro de que en este pais hay muchos&034;hombres&034;que se prestarían ...millones.http://alesandrofreeuomo.blogspot.com
    Ampliar comentario
    #18
    Compartir
    No acabo de entender el paralelismo que hace la autora de este artículo entre &034;penetrar&034; y &034;llevar los pantalones&034;, o sea, tener el poder. ¿No es eso caer en y reforzar el viejo esquema falocrático de pene = poder?

    Por favor. Una cosa es la libertad para disfrutar del propio cuerpo como se quiera, y otra los revanchismos y pseudomoralismos cutres [&034;si no te dejas encular eres un antiguo&034;, anda que...]
    Ampliar comentario
    #17
    Compartir
    ¿Qué tipo de información es esta? Madre mía, vaya panda de ociosos de verano. Valoraré que dejen de escribir obviedades sin tino, dejen a la gente hacer lo que le plazca y no conviertan la provocación en rutina.
    Esto no es 20 minutos, espero.
    Ampliar comentario
    #16
    Compartir
    Que cada uno haga lo que le dé gana con su cuerpo, eso sí con elegancia y compostura.
    Ampliar comentario
    #15
    Compartir
    Quitando la oportunidad de este artículo o si la redacción es más o menos correcta, lo que yo creo que la redactora viene a decir, que si no etiquetáramos el sexo en plan hetero VS gay y de muto acuerdo, y en pleno uso de nuestras libertades probamos cosas nuevas, probablemente descubriríamos nuevas dimensiones del placer. Pero claro, teniendo en cuenta que porque ha expresado su opinión de forma correcta ya hay alguno recomendándole la zoofilia con un caballo, pues va a ser que El Confi no es el lugar para ello?.
    Ampliar comentario
    #14
    Compartir
    11 Hombre, Aemilius II, que lo que se llevaba en esas épocas era que tras el porculizamiento, o sodomización, se crucificara, empalara, llevara al circo a servir de comida de animales no domésticos, se recibiera muerte real en una naumaquia [batalla naval fingida], o cosa similar.
    La penetración anal de los enemigos solía realizarse con los jóvenes, los guerreros mas talluditos pasaban directamente a la fase B sin catar la A.
    Y no se crea que con dar por la retaguardia a los vencidos, después se abrazaban amorosamente y tan amigos. Para nada, que ahí no se andaban con la Convención de Ginebra ni tratos exquisitos a los prisioneros, sobre todo si esos prisioneros no podían ser vendidos en condiciones ventajosas.
    Ampliar comentario
    #13
    Compartir
    Tanto grito al cielo! A mi, nada experta en estas lides, me lo han pedido dos hombres. Y puedo asegurar que de homosexuales no tienen absolutamente. En el peor de los casos es una opinión. ¿Donde queda la libertad de expresión y el respeto a la intimidad de cada cual?
    Ampliar comentario
    #12
    Compartir
    Pues nada, oye, que si no te dejas dar por culo por la degenerada de turno, eres un antiguo, traumado por sentimientos de culpa, dominado por las imposiciones de la cultura, con prejuicios religiosos, patatín, patatán, y la abuela fuma. Anda, Rebequita, hija, te recomiendo que pruebes con los caballos, que seguro que te provocan también un &034;placer infinito&034;. Ah, ¿que me pones cara de asco?
    Ampliar comentario
    #11
    Compartir
    A nadie se le obliga a hacer nada, una cosa son las modas y otra que tengas que seguirla; en el sexo la mayoría de europeos sigue las pautas de la religión cristiana, que no permite demasiadas alegrías al respecto. Para muchas parejas de los años 50, el hacer el amor a plean luz, o completamente desnudos, o practicar sexo oral era considerado tabú.

    Sin embargo, no siempre fue así. Ustedes, como gente culta que son, se habrán mosqueado mas de una vez con la &034;amistad íntima&034; que se profesaban Aquiles y Patroclo en la Ilíada, lo que no obstaba para que el primero tuviera sus buenas esclavas para investigar por otros orificios; que decir de Sócrates y Platón; de Alejandro Magno, de Alcibiades, de los batallones sagrados de Pelópidas y Epaminondas, de los efebos que acompañaban a los Diez Mil de Jenofonte. ¿Y esa curiosa costumbre de sodomizar a los presos de guerra, sería por costumbre, humillación, placer ?

    Que vete tu a saber si es mejor que te sodomicen a que te empalen o te crucifiquen. De momento, mejor no saberlo.

    Ampliar comentario
    #10
    Compartir
    Vaya, Rebeca, ¿por qué no se lo propones a tu novio?, y en caso de que lo hayas hecho, ¿por qué no nos comenta él como le ha ido con el &034;trozo de plastico&034; metido por detrás...?
    Ampliar comentario
    #9
    Compartir
    Leyendo este artículo me he quedado de piedra.Cuanto ha descendido el nivel socio-cultural de este diario.- Este artículo es basura porno de las peores revistas. Para leer estas guarradas acudo a otros medios. Y yo que enviaba escritos de el Confidencial a algunas amistades siento vergüenza.Esto no es para lectores influyentes.
    Ampliar comentario
    #8
    Compartir
    5
    Ampliar comentario
    #7
    Compartir
    La verdad es que la calidad y el nivel general de los artículos está cayendo en picado, además de contener absurdos rellenos sin ningún interés. Aparte de ser de dudosísima calidad periodística, lo son de poco o nulo interés real, además de que por el enfoque son totalmente tendenciosos.
    Como ya han comentado, lo cierto es que llegamos a un punto en el que tenemos SÍ o SÍ que terminar teniendo que decir lo que nos imponen, y ahora resultará que lo más normal es que a los tíos nos metan algo por detrás, y resulta que sin eso no estamos completos, y si además no nos apetece [oh, qué raro que no me apetezca que mi pareja me meta una p... de goma por el c...], es que somos muy raros y muy cerrados.
    Si combinamos esto con el artículo de que los homosexuales, transexuales, etc. son muy buenos turistas y se gastan mucho más que los heterosexuales. El problema es que si fuéramos todos así, en dos generaciones no habría ni turistas para ir a hoteles ni personal para atenderles, o sea que vamos a ser serios de una vez.
    Respeto sí, imposición y tener que decir que es mejor lo invertido que lo normal, eso ya no, nunca ha sido así y, por mucho que se quiera, nunca lo será.
    Ampliar comentario