Sigue esta sección:

La opinión de los expertos: "La educación sexual reduciría los abortos entre adolescentes"

Ni los padres ni los colegios sirven de fuente de información sexual para los jóvenes. Los amigos ya experimentados y los medios de comunicación son las
Foto: La opinión de los expertos: "La educación sexual reduciría los abortos entre adolescentes"
La opinión de los expertos: "La educación sexual reduciría los abortos entre adolescentes"
Fecha
Tags

Ni los padres ni los colegios sirven de fuente de información sexual para los jóvenes. Los amigos ya experimentados y los medios de comunicación son las únicas vías por la que los adolescentes se empapan de cómo se practica una relación sexual, los métodos anticonceptivos que existen o contestar a las dudas previas que surgen ante la primera vez. El Ejecutivo insiste en querer atajar el número de embarazos no deseados. La solución al problema parece ser un anteproyecto de ley para que las jóvenes de 16 años puedan abortar sin el consentimiento de sus padres o, en su defecto, tomarse la píldora del día después sin receta médica. Sin embargo, todavía no se ha planteado aumentar los contenidos obligatorios de sexualidad en colegios e institutos. La solución más sana para terminar con el problema.

 

Algo debe fallar en España para que 112.138 mujeres interrumpieran voluntariamente su embarazo en 2007. 6.000 eran menores de edad y 500 de ellas no habían cumplido los 16 años. Un dato que refleja el deficiente e inadecuado uso de la anticoncepción en el país. Los jóvenes que, según las estadísticas, inician cada vez antes el acto sexual, aseguran no haber recibido de sus padres las primeras nociones sobre sexualidad y anticoncepción, aunque les hubiera gustado. Tampoco parece ser suficiente la información escolar a la hora de afrontar las presiones y los retos que les surgen al enfrentarse a una relación y al sexo. “La educación sexual que reciben es muy deficiente, se mide con cuentagotas”, cuenta Marisol Insua, coordinadora del Centro Joven de Anticoncepción y Sexualidad de Galicia. En la mayoría de los casos, las únicas prácticas que reciben son charlas puntuales de una a tres horas que realizan centros como el suyo. Y, en ese escaso tiempo, debes comunicarle lo básico: “Cómo se coloca un preservativo o por qué se rompe, qué enfermedades se puede transmitir por vía sexual y resolver sus dudas, que son muchas”.

 

A todos les entra la risa nerviosa y les da vergüenza preguntar sus inquietudes. Aun sabiendo que ésta será la base de la educación que reciban sobre las prácticas, las responsabilidades y los distintos tipos de relaciones afectivas que establecen las personas. Será la base porque, en los colegios e institutos, los contenidos obligatorios sobre sexualidad se reducen a un tema en Ciencias Naturales en 3º de la ESO, con 14 años, donde los profesores explican la parte biológica del ser humano. Ni rastro de las enfermedades de transmisión sexual o qué métodos anticonceptivos utilizar. Hay colegios e institutos en los que no ni siquiera existe esta educación y, otros, en los que se imparte más materia. Pero sigue siendo insuficiente. Entre el 15 y el 22% de los jóvenes de 15 a 18 años no utiliza el preservativo, y uno de cada diez practica la marcha atrás.

 

Los pocos adolescentes que tienen el honor de acudir a un curso sobre educación sexual no pueden contener la risa cuando escuchan las palabras condón, pene o sexo. La toma de contacto siempre es tensa. No se atreven a preguntar, agachan la cabeza, se enrojecen, se mueren de la vergüenza. La asistente social siempre rompe el hielo. “¿Alguien sabe cuándo se puede quedar o dejar embarazada?”. “Cuando lo haces sin…”, murmura alguien al fondo. “Pero si te quedas embarazada la responsabilidad es tuya, no de tus padres”, comenta una chica. “Claro, mi prima se tomó la píldora a los 16 sin decírselo a nadie, porque ya podía”. Ésa es la única vía de contacto con información, a veces ciertas, a veces no, de qué es y cómo se practica la sexualidad.

 

“Si no lo has hecho nunca, es normal que no sepas, ¿no?”, pregunta una joven. Las hay que tienen la menstruación y ni siquiera saben qué es el himen. Incluso han llegado a preguntar si hacerlo en la piscina evita el embarazo. En todos los casos la homosexualidad sigue siendo el tema más tabú al que se enfrentan. Ellos siguen dejando ver comportamientos machistas. Ellas prefieren agradar más a ellos antes que a ellas mismas.

 

Las expertas dicen que los temas que más preocupa a los jóvenes son las dudas sobre la primera vez, cuándo falla un anticonceptivo o cómo se transmite enfermedades sexualmente. “Muchos ni siquiera saben cómo colocarse un condón”, insiste Insua. Se cabrean porque se está tratando “la punta del iceberg”, el aborto, y el problema de fondo pasa de largo.

 

Los expertos miran hacia países donde la educación sexual está implantada desde infantil hasta la universidad, como Holanda, un modelo a seguir por ostentar el honor de tener la tasa más baja de abortos en adolescentes de Europa. Gracias, dicen, a su base de educación sexual desde pequeños. “Hay que informar a los jóvenes, que se comporten y tengan una actitud y un comportamiento con la sexualidad responsable”, reivindica Insua.

 

Por eso, Insua coinciden en que hablar de educación sexual para jóvenes es una obligación de todos. Padres, profesores y médicos deben sentir propia la responsabilidad de educar sexualmente a sus adolescentes para evitar una salida que cada vez tiene más facilidades: practicar un aborto no deseado.

Alma, Corazón, Vida
#36
Compartir
18 Pues me alegro por Vd. que su señor hijo decida no hacerle abuelo ¿y si comete el error de nacer niña y su nieta saliera una putiguarri [como seguramente lo sería su nuera, la que &034;cazó&034; a su virtuoso hijo]? Sí, desde luego eran mejores sus tiempos, donde pagaba y elegía quien le desvirgaba, en estos pecadores tiempos las chicas son fulanas deseosas de pillar ets y quedarse preñás del primer descerebrao que conocen en un Museo ¡Perdón! Quise decir Biblioteca ¡Perdón de nuevo, no me acordaba que en su casa son analfabetos funcionales! Quizás se conocen [descerebraos/putiguarris]en esos cultos sitios como los que frecuenta casualmente su hijo: botellones, o el asiento trasero tuneados al ritmo del tunda tunda, o la disco donde regalan éxtasis....
¿Porque no le plantea el celibato a su hijo? Como ya está harto de la jodienda, tampoco le costará mucho renunciar a ella.....Por cierto, suerte que solo tuvo hijos varones, les educará Vd. sexualmente como campeones....no digo de qué.
Ampliar comentario
#35
Compartir
sigo aquí => del deseo sexual y la realización del mismo, antes de que se establezcan los mecanismos de desarrollo aprendidos o permitidos por los agentes. Es en la cabeza del deseo donde hay que incidir y educar. Lo que quiero expresar es tan sencillo como que educar es algo más que hacer aprender la gramática o los Mandamientos de la ley de Dios. Cualquier pecador se sabe los mandamientos. Cualquier estudiante de inglés sabe el verbo &034;to like&034; y también que en la tercera persona del singular es &034;he likes&034;, es decir, que se tiene que añadir una &034;s&034;. Se sabe, pero no se hace. Y en este último caso, fallan los profesores que confunden &034;la situación de aprender&034; con la situación de &034;hablar&034;. El adulto puede acelerar el aprendizaje de una lengua mediante la gramática, pero es inevitable que aprendan también desde la vivencia de la &034;situación de la comunicación&034;, siendo el profesor que ha de inducir tales situaciones. En el sexo, la educación pasa por la expresión transparente de las tendencias individuales: éstas han de ser el objeto de análisis y educación. Hay que catalogar comportamientos y discutirlos, analizarlos desde múltiples puntos de vista y hacer reflexionar al alumnado.
Ampliar comentario
#34
Compartir
Me temo que este tema, como otros muchos, hacen presencia forzosamente en nuestra sociedad y que los tratamos con una superficialidad y distancia enormes. Los grandes temas de la historia han dejado poca huella en nuestro país y desde hace siglos nos movemos más entre modas que entre temas ante los que nos comprometemos altruistamente y con los que nos identificamos al menos intelectualmente. Si el sicoanálisis [se me ocurre porque acaba de morir Castilla del Pino] apenas mereció un tratamiento serio y profundo [independientemente de las posibilidades de éxito de su aplicación] en nuestro país y fue fácil decantarnos hacia el conductismo americano, no es porque uno fuera mejor que el otro, sino por nuestra falta de capacidad de profundizar en las cosas y nuestra ansia de sacar rédito inmediato a lo poco que sabemos. Se habla de educación sexual y se confunde con la &034;información&034; sobre el tema. Educación e información son tan diferentes como lo puedan ser palabras tan comunes como comprender y entender. Educar en este tema sería por ejemplo llegar a todas las variantes de nexos de unión entre el surgimiento [no la inducción] del deseo sexual y la realizazión del mismo, antes... sigo
Ampliar comentario
#33
Compartir
Educación sexual para adolescentes, muy bien. Pero ya en el primer párrafo de la información mezcla usted la píldora poscoital, no abortiva, y recurso de emergencia, con la futura ley del aborto. Mal comienzo.
La poscoital o del día siguiente es un recurso necesario, puede ser polémico si se da con receta o sin receta, pero tiene que estar disponible con las garantías que se quiera cuando se demande por una mujer en edad fértil, ya que sólo tiene efecto en las 72 horas siguientes y quien la pide, sea por paranoia o precaución es porque ha tenido una relación de riesgo.
El aborto es otra cosa. No se hace esta ley para que se pueda abortar sin consentimiento paterno sino para que ninguna mujer vaya a la cárcel. Ya veremos en qué queda el anteproyecto, pero me gustaría que el plazo de 14 semanas se redujera a 12 o diez. Lo de los 16 años me parece discutible pero no grave, porque si tienen confianza con sus padres se lo van a decir, y si no, 16 años son suficientes, ya que a esa edad pueden también consentir relaciones con adultos.
Ampliar comentario
#32
Compartir
Este comentario ha sido eliminado por el moderador.
Ampliar comentario
#31
Compartir
28 MOTAONE, las clases de educación sexual que recibí yo en la EGB no incitaban precisamente al sexo... claro, que era un colegio de curas...

Debe ser por eso por lo que los dirigentes del PSOE llevan a sus hijos a colegios privados...
Ampliar comentario
#30
Compartir
27 BESTIANEGRA, precisamente por lo que dices en tu última frase se producen muchos de los embarazos no deseados, así que estamos como al principio... ¿qué hacemos?

Yo lo tengo claro: autoridad. Para eso y para tantísimas otras cuestiones de la vida de un adolescente [alcohol y drogas, formación...]
Ampliar comentario
#29
Compartir
18 VARONLIBRE, por lo que cuentas, me da la sensación que el que es un &034;putiguarri&034; de mucho cuidado ES TU HIJO... ¡jajaja!
Ampliar comentario
#28
Compartir
Todos los graves problemas que acarreamos con la juventud y adolescencia de índole sexual han explotado desde que se imparte educación sexual en las aulas.

Y se equivocan los expertos, puesto que los adolescentes no están preparados psicológicamente para mantener relaciones sexuales adultas, porque no son adultos. El sexo es algo muy serio como para tomarlo como si de un juego se tratase. Sí, es divertido hasta que te enfrentas a un embarazo, a una enfermedad de transmisión sexual, desamor, etc.

Los adolescentes deben ser tratados como adolescentes, no como adultos, porque aún no lo son. Y TODAS las clases de educación sexual van dirigidas a la ORIENTACION sexual, que básicamente es una invitación a su práctica.

Es inúntil creer que un adolescente, que en muchas ocasiones no sabe controlar su ira, su desidia por los estudios, o mantener buenas relaciones con sus familiares [cosa propia de la edad], pueda tener el autocontrol necesario para hacer del sexo algo responsable...

Esos &034;expertos&034; son unos ignorantes del más sencillo y natural sentido común.
Ampliar comentario
#27
Compartir
Buenas foro, a mis venti pocos años tengo que decir que una de las clases más utiles que dieron en mi instituto público fué educación sexual. Tenia 14 años o asi. Vino una chica voluntaria de la Cruz Roja a darnos una charla sobre preservativos y otros metodos anticonceptivos, además de enfermedades de transmisión sexual. Fueron dos clases, nada más, pero fueron muy útiles y quitaron muchas dudas. Era asombroso ver como todos en clase prestaban atención con la boca abierta. Mi instituto no era famoso por el comportamiento de los alumnos.
La educación sexual es muy necesaria. Las nuevas generaciones van más rápido de lo que nos imaginamos. A los 15 años fui a EEUU y allí eran pocas las vírgenes que llegaban a los 13. Me pareció una abominación. Pero eso está pasando aquí ahora. Lo mejor que se puede hacer es informar, sobre todo de las consecuencias. En EEUU todos los adolescentes están obsesionados con el sexo, nada mas ver las peliculas que hacen [American Pie, Superbad...]. Hay que educar a nuestros adolescentes a que se tomen el sexo de forma seria. Lo hagan o no ya no es cosa nuestra porque los adolescentes tienen sus maneras de hacer lo que quieren sin que sus padres se enteren...
Ampliar comentario
#26
Compartir
Tengo contacto con profesionales que sufren el fracaso que trata la noticia y el problema es mucho mayor que el que sale en los medios.
Es falso lo del desconocimiento, Practican el sexo [¿tendremos que utilizar, también la palabra “género” para ser del todo correctos? -interrupción voluntaria del embarazo, violencia de género…-] sin condón, porque a su chico no le agrada hacerlo con él y ella no lo previene de otras maneras, por achaques similares y porque disponen de la píldora del día después. Vamos camino de lo que sucede en Rusia y Cuba, p.e. Bastantes repiten.
Cuando la familia fracasa y la educación lo hace desde la escuela maternal hasta la universidad, acudimos a ellas como solución.

1 En mi opinión no acierta Vd. ni una. Conozco colegios que tratan este tema desde hace más de 30 años.

Y hoy me puedo ir contento a dormir. La redactora me ha enseñado algo importante al escribir: “Los pocos adolescentes que tienen el honor de acudir a un curso de educación sexual…” Honor, honor… pensaba que era otra cosa.

Si Peroncito Iluminado lee el artículo, es posible que adopte el término y pronto hablaríamos todos de este tipo de honor con este nuevo significado
Ampliar comentario
#25
Compartir
Pero si lo mismo que decís de las mujeres támbien a pasado con los hombres, los tios tiene la hormonas a flor de piel no solo la chicas asi que no miremos solo lo que nos conviene, critiquemos el panorama completo y emvolver a todos en el mismo paquete es un error, sin hacernos los de la &034;vista gorda&034;
Ampliar comentario
#24
Compartir
Es una cuestión matemática. Si aumentas el uso del preservativo un 400% y a la vez aumentas las relaciones sexuales al 400 %, pues hasta aquí se compensa y queda el 100% de nuevo para el caso de embarazos no deseados. Pero si además aumenta el hedonismo, la falta del respeto por la otra persona, y todo lo que se os ocurra, pues es normal que aumente el caso de abortos aunque aumente el uso del condón.

Nota: niña de 16 años, yo lo hago sin condón porque sino mi novio se va con otra. ¿Qué hace Bibiana para arreglar esto. Lo único que va a mejorar con la ley del aborto es que habrá menos fracaso escolar, porque habrá menos niños, claro, porque el índice seguirá siendo igual de malo.
Ampliar comentario
#23
Compartir
18

Jejejejejeje... como toda caricatura es divertida, y está basada en la realidad, pero también un pelo exagerada, no????

Pero algo de cierto hay. Yo estoy en los 30 y debo decir que sí, lo que ha cambiado es la parte femenina, porque los tíos somos básicamente iguales. Vamos, mi panda era bastante parecida a las que veo por ahí ahora, pero las chicas sí son diferentes. Todavía recuerdo con escalofríos el ver como una niña de no más de 11 o 12 años le hacía una felación a un twister [un helado de estos faliforme], delante de cuatro o cinco chavales, y con un estilo que para sí quisiera alguna actriz porno. Y en una plaza en el centro de la ciudad, a las 6 de la tarde y rodeada de gente.

No creo que sea lo habitual, pero no deja de dar miedo. A mí me dio muchísimo miedo, vaya. Y eso antes [hace 10 o 15 años, no hablo de la dictadura] era inimaginable. Por cierto, yo creo que de los cuatro chavales tres no pillaron la idea;], seguimos siendo igual de pardillos que siempre.
Ampliar comentario
#22
Compartir
18 Señor lo que yo me cuestionaría en su caso es con que clase putiguarras andará su hijo y que clase de amistades tiene por que obviamente no en todos los casos es lo mismo,
y con la misma ganas de follar que se pueda tener se puede decir no o que eso también solo lo debemos decir nosotras, y dejeme decirle que si tal es su noción de las cosas y la educación que le dio a su hijo pues no me sorprende que su hijo sea un guarro!
Ampliar comentario